Oriente es Oriente

Jueves, 17 de enero de 2008, 20h.
Oriente es Oriente
(East is East)
Gran Bretaña, 1999, 96 min. Color
Dirigida por Damien O’Donnell
Interpretada por Om Pury (George Khan), Linda Basset
(Ella), Jordan Routledge (Sajid Kkan), Archi Panjabi (Meena Khan)
Guión: Ayub Khan-Din
Música: Deborah Mollison
Fotografía: Brian Tufano

Calificación: no recomendada para menores de 13 años

ARGUMENTO:

Gran Bretaña, principios de los años setenta. Un padre de origen paquistaní muy tradicionalista se encuentra con que sus hijos quieren seguir por caminos divergentes al suyo. Sus seis hijos y una hija se resisten a que sus matrimonios sean concertados, y quieren vivir una vida conforme a las costumbres del país en que han nacido.

DATOS DE INTERÉS:

Es la primera película de Damien O’Donnel, autor del cortometraje Thirty five aside.

Consiguió en 1999 la Espiga de Oro y el Premio a la mejor actriz (Linda Basset) en el Festival de Cine de Valladolid.

Se basa en la obra de teatro del mismo nombre escrita por Ayub Khan Din, que fue un gran éxito en los teatros londinenses. Como actor ha intervenido en Sammy y Rosie se lo montan, de Stephen Frears.

A inicios de los 70, tiempo en el que discurre la película, existió un gran debate nacional en Reino Unido en torno a la inmigración de paquistaníes.


SUGERENCIAS PARA EL DEBATE:

Esta película sirve de excusa perfecta para debatir en este Ciclo la realidad multicultural que cada vez se dibuja con mayor evidencia en nuestras escuelas. Por lo demás, nos vuelve a retratar las difíciles relaciones interpersonales en el ámbito familiar. ¿Cómo abordaríamos estos temas -con este material audiovisual o cualquier otro- desde nuestros centros educativos o en nuestras casas?

La película aborda una compleja problemática racial. Los británicos son racistas con los paquistaníes y éstos, a su vez, lo son respecto a los indios. ¿El racismo se da solo en los países desarrollados? ¿Es el mismo tipo de racismo?

Las conductas claramente racistas son automáticamente descalificadas por el director, vengan de donde vengan, mediante la sátira y la distorsión esperpéntica hacia el ridículo (véase por ejemplo el vecino de la familia Khan, con una hija que sale con un paquistaní y un nieto que es el mejor amigo del pequeño), como queriendo expresar que son obvias y criticables y, por tanto, no forman parte del debate central de la película, que gira en torno a las tensiones del núcleo familiar.

Analícese la posible simbología de la parka -o chambergo con el gorro permanentemente puesto sobre la cabeza- del pequeño de la familia Khan. De hecho, algunas escenas se graban desde una cámara subjetiva situada en los ojos de dicho personaje.


Obsérvese el lenguaje utilizado en la película y su adecuación a los ambientes retratados.

Debe analizarse el ambiente de los pueblos y barrios descritos en la película. La ciudad que van a visitar es prácticamente un gueto paquistaní. El barrio donde viven parece ser del extrarradio, de clase media baja.

Señala las contradicciones en las que incurre el padre con su propia vida. Se presenta como modelo de tradición cuando él mismo ha traicionado sus propias tradiciones.

Analiza la violencia de género en esta película.


La película, en los primeros compases, se muestra indulgente con el carácter del padre mediante algunas escenas íntimas de éste con su confesor, con su propia mujer o con algunas escenas cómicas. Sin embargo, esa tesis justificativa parece desaparecer en las escenas finales, donde las escenas cobran un cierto tono sombrío, dramático. La película juega constantemente con el género, pasando de la comedia a la tragicomedia y finalmente al drama.

Pensemos en el papel de la educación laica en este tipo de contexto familiar, tradicional y religioso. ¿Se enfrentan, se complementan o representan, sencillamente, opciones excluyentes?

El racismo, ¿se da en todas las capas sociales y a todas las edades por igual o, en cambio, hay diferencias sustanciales en las distintas etapas de la vida de una persona? La película parece indicar, por los personajes retratados, que existe menos racismo en las personas en etapas de formación, como niños y adolescentes.

Educación, racismo y sexo. Analiza los modelos de parejas que se dan en la película.

¿Crees que la película critica más a una cultura que a otra o a las dos por igual? ¿Viene a decirnos que la verdadera integración es inviable? ¿O es que critica, en último extremo, un tipo de tradicionalismo intolerante, que puede pertenecer a cualquier cultura?

WEBS DE APOYO:

Ficha de trabajo para el profesor.

Ficha de trabajo para el alumno.

Críticas de la película: Página especializada en cine donde se pueden leer diversas críticas acerca de la película y se puede participar escribiendo la propia crítica sobre el film.

Películas sobre el tema del racismo: Amplísima página con una relación de películas sobre el tema del racismo en diferentes partes del mundo y entre diferentes razas.

Películas sobre inmigración.

Cine y migraciones: Una muy completa página sobre las películas que a lo largo de la historia del cine han tratado el tema de las grandes migraciones y el racismo.

Historia de Pakistán: Una pequeña historia de Pakistán, su independencia, sus tensiones con la India, su religión y sus avatares políticos.

Racismo en Europa: Página del Parlamento Europeo con diversos artículos y enlaces sobre racismo en Europa.

Racismo y educación: Página en la que se analiza el tema del racismo relacionándolo con la educación, el terrorismo, las víctimas, etc.


OTRAS PELÍCULAS:
(que abordan el tema del racismo, la inmigración, la familia y la educación)

- Matar un ruiseñor, Robert Mulligan (1962)
- Enemigo mío, Wolfang Petersen (1985)
- Grita libertad, Richard Attenborough (1987)
- Europa, Europa, Agnieszka Holland (1990)
- Underground, Emir Kusturica (1995)
- Bwana, Imanol Uribe (1995)
- American History X, Tony Caye (1998)


MATERIAL AUDIOVISUAL:


Tráiler de la película


Selección de escenas de la película para trabajar en el aula

75 comentarios:

Piedad Jiménez Rivera dijo...

"El miedo desaparece con la pérdida de la capucha".
Aunque la película hace que la risa se asome sin pudor, para mi tiene más de drama que de comedia.
Drama en la vida de un hombre que añora su país, sus costumbres; que sueña con inculcar a sus hijos aquellas tradiciones que moldearon su infancia y su juventud. Drama porque ve como sus hijos se alejan de aquelo que el cree lo correcto.Drama por el orgullo perdido.
Drama en la vida de su mujer, una inglesa enamorada de su marido,que sufre día a día el terrible enfrentamiento entre el amor que siente por su pareja, y el sufrimiento de ver como sus hijos son infelices por las imposiciones de un padre que no quiere escuchar. Imposiciones que contrastan con el ambiente liberal en el que viven.
Drama en la vida de los siete hijos que afrontan el día al día con miedos y engaños. Que viven una vida paralela: aquella que su padre quiere que vivan y las que ellos mismos desean.
El final de la película me parece genial. El director de la misma hace coincidir la capucha, del hermano menor, con la liberación del miedo que tienen al padre.
En todo la película la capucha escondiendo la cara del hermano menor simboliza el miedo de los hijos. La rotura de la misma actúa como causa, como detonante del cambio de actitud de toda la familia.
Piedad Jiménez Rivera

Lola dijo...

Me gusta el tratamiento del tema y la ambientación de la película.La forma irónica de presentar la inclusión social de los inmigrantes me parece fantástica.
Maravillosa la metáfora de la capucha del parka del niño, incluso hay un fotograma en el que el director enmarca la imagen a través de su capucha.
Dura la responsabilidad de un padre de educar a sus hijos en su cultura familiar,cuando él mismo se ha casado con una inglesa.
En definitiva una película espectacular.
Saludos.Lola Molina.

ElSalvador dijo...

La película nos muestra una problemática muy actual, ambientada en la Inglaterra de principios de los 70 y lo hace con el inconfundible humor británico (en algún momento da la sensación de que va a aparecer Benny Hill , correteando y repartiendo collejas). De este modo, las escenas que hacen referencia a la discriminación racial son presentadas con un sentido del humor que suaviza el trasfondo del asunto. Ahora bien, en un intento de posicionarse contra cualquier tipo de racismo, la película también hace referencia a la repulsión racista que siente los pakistaníes contra los indios lo cual no deja de resultar paradójico.
El film tiene las carácterísticas típicas del cine británico de los 90: Historia sencilla, bien narrada, sin excesivos alardes técnicos pero con muy buen gusto y con mucho calado social. (características que vemos en otras películas coetáneas como: “The Van”, “Full monty” o “Trainspoting”).
Destaca entre los personajes, el del pequeño Sajid Khan, un muchacho que vive dentro de un vieja parka de la que nunca se despoja. Una parka protectora que simboliza la necesidad de protección frente a un mundo que le resulta hostil y de la que tan sólo se liberará cuando todos los prejuicios salgan a la luz. La parka sirve de paralelismo entre el pequeño y su padre, que tiene una “capucha de prejuicios” que no le deja ver el mundo real. De ahí que la ruptura del abrigo del niño coincide con el momento en el que el padre al fin descubre que hay mas mundo del que él veía.
Mencionar, asimismo, la labor interpretativa de Linda Bassett, que encarna a la madre, uno de los personajes más interesantes de la película sobre el que gira el desarrollo narrativo de la acción.
En cuanto a la relación entre la película y la educación en los centros, me gustaría decir que: igual de absurdo resulta ver como un obcecado padre de familia intenta inculcar valores obsoletos a unos adolescentes que viven en un contexto en el que no tiene ningún sentido la religión, que impartir religión en las aulas en el S.XXI.
Con todos mis respetos tanto la religión como las asignaturas alternativas que ha generado son una perdida de un tiempo que se podía aprovechar en cosas más interesantes.
Y no, no es necesario tener religión para adquirir valores. Quienes defienden esto son los mismos que de decían que ir al servicio militar era fundamental para adquirir disciplina...
Resumiendo, gran película y... ¡viva Satanás!
JOSÉ MANUEL GONZÁLEZ MUÑOZ

antonio dijo...

Qué película más divertida a la vez que dramática!. Magistral el tratamiento que se hace de la poca integración de algunas comunidades en otras, viviendo casi a espaldas de la realidad que les rodea. Y todo girando alrededor de una capucha. El abrigo del niño, su fimosis. Una vez eliminada "la capucha" parece que los personajes deciden de una vez enfrentarse a la realidad y hacerse cara unos a otros.
Me lo pasé muy bien viéndola. Felicidades por la elección.

Antonio Vivar Muñoz

Julia Timón dijo...

La sencillez y al mismo tiempo la profundidad conque el tema de la integración se trata en esta pelicula me han impresionado. Si, recuerda a Full Monty y a Billy Elliot,los ingleses, ya se sabe. Los actores son estupendos, te hacen sentir que eso le pasa a tu vecino de al lado. Supongo quye la idea de Ramón & Ramón ha sido esa, hacernos ver proximo las dificultades con las que se encuentran las familias que llegan a nuestro país,la problemaática que sufren las personas que salen de su entorno, por las contradicciones en las que aparentemente incurren y el gasto de "energia emocional" que supone la adaptación. Me ha gustado especialemente que no se detengan tanto en los problemas económicos o relacionales con el entorno sino los relacionados con los miembros de su propia familia y sobretodo con uno mismo. Esa es la clave: ¿quién soy yo? Es quizá el gran problema que expresa el padre al verse sus raices arrancada, pero que podemos trasladar a tb a los hijos entre dos aguas, el respeto al padre y su oposición a su conducta. En definitiva todo esto les genera un sufrimeitno que vew un rayo de esperanza en la metafora de la desaparición de la capucha y las miradads interrogativas y miedosas del padre. Magnifica la elección, no solo por el tema sino por permitirnos disfrutar de la esplendida dramatización de sus actores.

Pepa dijo...

Divertidísima película desde el inicio y a la vez desgarradora (genial la escena inicial de la procesión)
El hijo pequeño, al que todos dan capones, ignoran e insultan (hay incluso una escena en la que el padre lo quita del asiento delantero del coche con la excusa de que huele mal) y el que pasa el 99% de la película enfundado en su parka con capucha, es el que mejor representa el miedo, el acoso, la humillación, su única salida es esconderse de los demás, al final de la película se desprende de su parka porque ya no tiene miedo, ya todo ha pasado y se le ve reir por primera vez.
Me ha enternecido de una manera especial la escena en la que la madre acompañada por todos sus hijos, avanzan arropados por tan solo dos paraguas pequeñitos, lloviendo a cántaros, hasta llegar a la cabina para hablar con Nassir, el hijo mayor, la esperanza de todos ellos, la salida del entorno familiar.
Sorprendente la sociedad inglesa más reaccionaria y xenófoba representada en la figura del vecino, y cuyos nietos "comparten" la vida con la familia "paqui" y a su vez la sociedad paquistaní que mantiene la misma actitud xenófoba hacia los indios.
Se agradece la suciedad debajo de la cama cuando el hijo menor se esconde huyendo del padre. Esto es imposible verlo en las películas americanas.
Tengo la suerte de trabajar en un centro de atención educativa preferente y a menudo me encuentro con familias con problemáticas tan dolorosas, tan violentas como la familia protagonista.
Me gustaría dejar algunas preguntas que inviten a la reflexión:
Todos tenemos alumnos o alumnas en nuestras aulas que también se enfundan en "parkas con capucha". ¿Tenemos la capacidad de ver lo que se esconde detrás?
¿Hasta que punto puede influir la situación sociofamiliar en el comportamiento de nuestros alumnos y alumnas?
¿Qué hacer, cómo actuar en estos casos?

julia dijo...

La grandeza de esta obra de arte (me ha conmovido), está en su sencillez. Espectacular en sus actores y puesta en escena, recuerda a Full monty y a Billy Elliot; es el estilo inconfundible de los ingleses, ya se sabe. Consigue trasmitir mucho con esa luz gris y difusa que nos habla también de ambigúedad y del sentimiento de incoherencia en el que se mueven los miembros de la familia (incomprensible que hijos varones de esa edad permitan la actitud del padre hacia la madre, pero que a la vez rechazen a sus acciones; hombre musulmán pero fumador y casado con una blanca...)
El guión, sin embargo es lo que más singular se nos muestra. No está basado en los problemas económicos ni en las relaciones con un entorno hostil, cuestiones muy manoseadas y que nos implican menos. El drama es mucho más hondo. trata del tema del desgaste emocional de los miembros de una falmilia, de la familia en sí. se quieren, pero no encuentran puntos comunes, valores comunes que ellos identifican con sus raices. Es el dolor de no tener a lo que agarrarse, compartir, identificarse; resistirse a perder valores que implican seguridad y fuerza a la hora de tomar decisiones. ¿Quién soy yo? ¿Qué es bueno y que es malo?. ¿El peor de los dramas? . Gracias a Ramón & Ramón por hacernos disfrutar con esta maravilla. Julia

Anónimo dijo...

Historia agridulce que nos presenta a una familia interracial y el choque de culturas que esta sufre entre sí y de adaptación al entorno.
Me ha sorprendido la diversidad de temas de carácter social que aborda en tan solo 96 minutos: violencia de género, racismo, integraciión social e inmigración, homosexualidad...
Aunque muy amena y desarrollada en clave de humor, esconde un auténtico drama: el de un padre pakistaní, inmigrante en Gran Bretaña y anhelante de su país, que con una férrea disciplina trata por todos los medios de educar a sus siete hijos imponiendoles su cultura y tradiciones; sin tener en cuenta las ideas y sentimientos de estos.
Hay un claro paralelismo entre el asilamiento del padre del medio en que vive y el de su hijo menor que vive protegido por la capucha de su parka. La rotura d ela misma traerá la liberación del miedo que soportan todos los miembros de la familia.
Sinceramente, me ha encantado.
Saludos a todos!
Dulce María Pardo.

Anónimo dijo...

Esta es una película que merece la pena ver. Comedia dramática que no sólo hace pasar un rato entretenido, sino que hace a uno reflexionar sobre los diferentes temas tratados.
El choque de culturas es comparable al choque de comedia y drama que se ve en la cinta, que si bien cuenta con puntos donde te sale la carcajada tiene escenas muy duras que no hay que ignorar.

Victoria Cejudo García

Anónimo dijo...

La película podía analizarse desde dos puntos de vista claramente diferenciados o desde la unidad de un todo que busca establecer la unión cuasicómica entre un problema de supuesta inadaptación social y una visión desenfadada del asunto, coherente por otro lado con la tendencia general que tiene la vivión que del asunto se suele establecer por parte de algunos directores.
Sin embargo, creo que lo suyo es verlo desde las dos perspectivas que establece la película: una la estrictamente escénica y otra la problemática sociocultural que encierra o pretende reflejar.
El tratamiento irónico y en algunos momentos cómico que se hace en la película del asunto como aquellos que vemos en el problema del hijo pequeño, las juergas de uno de los hermanos, el encuentro entre las familias...ambientado en los años setenta con toda la parafernalia y los "adornos" religiosos del principio serían bastante frívolos en un planteamiento serio del tema de la problemática religiosa y de la mezcla de culturas. Sin embargo, pienso que ha sido acertado establecerlo de esa manera pues el mensaje llega igual y amparado en el "utile dulci" o "delectare et prodesse" el mensaje consigue ser enviado.
¿Cuál es el asunto? Parece claro.Un padre intenta que su familia siga sus pasos en torno a su religión y aquellos aspectos culturales de su Pakistán natal. Pero él es el primero que se enamora de una mujer británica y establece el primer paso de necesaria mezcla cultural
Sus siete hijos, salvo uno que sí parece seguirle, educados en un ambiente de más libertad desarrollan en la medida de lo posible su día a día dentro del mundo en el que viven lo que resulta molesto y ofensivo para su padre. La clave está en la búsqueda de equilibrios...
No seré yo el que analice cuál sería mi postura. Sólo dos pistas:
-La mujer se casa con él sabiendo que es un férreo defensor de sus costumbres religiosas y culturales...
-Él va a otro país, con otra cultura, con otras ideas...
Equilibrio, escuchar al otro, ceder, Un matrimonio, vamos.
Libertad no significa ni libertinaje, ni falta de respeto.
Fdo: José Muñiz

mepm dijo...

La idea central gira en torno a los problemas de integración, de un emigrado paquistí, en la Inglaterra de los años setenta. Nostálgico de un supuesto paraiso perdido, sufre lo que no deja de ser un auténtico encontronazo de civilizaciones.

Marido y padre autoritario y dominador, su devenir cotidiano es un ejercicio de incapacidad y falta de deseo de integrarse, y dejar hacerlo a los suyos, en la sociedad que le rodea. Su sentido patriarcal del deber le lleva a decidir por los demás, gracias en gran manera a una esposa complaciente y a unos hijos incapaces, por temor, de llevarle la contraria.

Mientras, los suyos intentan asimilar la situación, sometidos a una estado de permanente intolerancia, por parte del padre, ante cualquier alteración de un código de conducta impuesto a la fuerza.

Tratamiento cercano de un drama cotidiano, enfocado desde la comedia, pero drama al fin. Humor fresco y espontáneo, con gags originales, que hacen de ella una película entretenida, a la par que testimonial de una realidad más cercana de lo que en ocasiones creemos.

Saludos y hasta la próxima.

Mª del Mar Paredes Maña

Anónimo dijo...

La película nos presenta dos culturas diferentes: una conservadora, definitiva, de desfiles, gorritos y relojes, y otra progresista, más permisiva, dubitativa y didipada. La primera se encuentra inmersa en la segunda, petende transmitirse, perdurar, pero termina siendo devorada por la segunda.
La figura de la madre como mediadora entre dos mundos hostiles transforma su táctica de pacifismo pasivo, enfrentándose cara a cara respaldada por sus hijos -que vivían una doble vida, a la violencia y al miedo. Oriente claudica, al parecer absorbido por media taza de té.
Se imponen la tolerancia y la comprensión.

Carmen Folgado Fernández

APOrtiz dijo...

La situación vivida pareceespecial pero no es muy distinta de las que se han vivido en muchas partes del mundo y no hace tanto tiempo en el que los hijos quedaban supeditados a los acuerdos de familias que negociaban entre ellos el matrimnio de sus hijos y sobre todo el de las hijasn que en la mayoría de los casos no estaban o no tenían porque estar de acuerdo y que un a vez realizados estos matrimonios fracasaban e incluso acababan en tragedia amén del ejemplo negativo y trágico para los hijos.
El trasfondo de esta película es la religión mezclada con la política y pone de manifiesto que más que proporcionar libertad esta queda totalmente anulada y con dramáticas consecuencias y más si tenemos en cuenta que deja clara la situación planteada en que el maltrato a los hijos y a la mujer están de alguna manera justificados.
Cada hijo cumple una misión en cada una de las facetas de la personalidad y en cada caso esta queda supeditada a la ignorancia que conlleva el hecho de no dialogar y de tener como bueno y a pie juntillas todo lo que dicter la religión esta en este caso u otras en otros.
El palel del hijo pequeño es fundamental y constituye el hilo conductor de todo el relato y que de alguna manera abre los ojos de sus hermanos mayores como contrapunto y por encima de cualquier ideología política y religiosa: es la inociencia misma que atraviesa limpiamente todas las barreras y obstáculos. Una vez conseguido el cambio en todos los miembros de la familia, e incluso en su amigo y vecino pelirrojo, se desprende de su capucha -hecho simbólico realizado por su hermano preferido- y se muestra tal como es y a cara descubierta.
La madre es madre desde el comienzo hasta el final y protege y quiere a sus hijos desde el respeto a su padre y su papel liberal y compresivo permite el proceso de cambio aún a pesar de ser maltratada cuando su marido no esta de acuerdo con él ya que el fanatismo no deja ver más que desde el prisma opaco de la ignarancia y la represión de las cuales incluso el mismo padre es víctima.
¿quieres uan tazas de té? -ponme media por favor.
Antonio Pérez Ortiz

Anónimo dijo...

¡Qué película más interesante! se la he recomendado a mucha gente. Desde una perspectiva cómica, se tratan temas duros y serios, tales como el maltrato, la intolerancia ante nuevas costumbres, religión o simplemente los cambios que se producen . Cambios al encontrarse la familia en un país diferente y ante los nuevos habitos existentes en las nuevas generaciones.
Al final, todos se enfrentan a la realidad, los hijos al padre y el padre acepta lo irremediable si al fin y al cabo desea la felicidad de sus hijos por encima de religión o reglas establecidas hasta entonces.
Ana Fatima Rodriguez Garcia

brutamonte dijo...

Película que sirve para acercar, por su tratamiento simple (pero a la vez certero), la realidad de las minorías emigrantes en algunos países de Occidente. La primera generación, en este caso el padre, lucha para mantener la pura esencia de los valores morales que identifican su cultura materna, la definen y sirven, para él, como firme puntal para idealizarla.

Por aquello de que "no hay peor cuña que la de la propia madera", la oposición más inmediata vendrá por parte de sus hijos, emigrantes de segunda generación, que aspiran a ser dueños de sus propias vidas, de sus sueños y voluntades.

La trama, viene a ser un relato del devenir cotidiano que se genera como consecuencia del choque distintas actitudes vitales y formas de ver la vida.

No deja de ser "una película de barrio", con actores casi desconocidos en su mayoría, seguramente de bajo presupuesto, y si el recurso de grandes artificios. Todo ello, ayuda a ver la realidad de un drama cotidiano tratado desde un enfoque en ocasiones cómico, pero que, no obstante, permite observar entre líneas un mensaje bastante claro.

Luis-Alonso Rubio Muñoz.

malena dijo...

Esta película con rasgos de obra teatral presenta las dos caras de una realidad existente en la actualidad: un matrimonio formado por una esposa de origen inglés y un esposo de origen paquistaní. El mundo occidental y oriental tan distintos, unidos por el AMOR. Sin embargo, la educación que han recibido cada uno de los cónyuges les hace tener una visión distinta de la educación familiar. Forman dicha familia unos hijos en los que predomina el sexo masculino (seis hijos) y una hija, educados en unas estrictas normas orientales, pero vividas en un mundo occidental.
Se pone de manifiesto la falta de diálogo entre el padre y los hijos mientras que hay un lazo de unión más estrecho entre los hijos y la madre. Esta mujer abierta al diálogo y tolerante con las costumbres y religión islamista de su marido ha de enfrentarse a un hombre, su marido, autoritario, que impone su voluntad sin escuchar la opinión de unos hijos criados en un ambiente occidental, los cuales se enfrentarán a ese miedo que se oculta bajo la capucha del pequeño.
La falta de diálogo entre los miembros que forman la familia y la imposición de unas rígidas normas y costumbres religiosas y culturales ancladas en un pasado, que no han evolucionado respecto a los tiempos que vivimos, generan violencia y rencores que llevan a dañar seriamente el núcleo familiar.
El ser humano sólo puede crecer psicológica e intelectualmente cuando respeta los valores morales y éticos del Otro.
La proyección de esta historia me aporta muchas cosas como enseñante de secundaria, y entre ellas, el reforzar en los alumnos el respeto a otras culturas y tradiciones religiosas, sin olvidar la importancia que tiene para la vida el diálogo entre los miembros de la familia y el rechazo al autoritarismo.


Aprovecho el comentario para felicitar a los organizadores de este curso por la selección tan acertada de las películas y lo que aportan al espectador. Gracias.

amsiru dijo...

Una historia de emigrantes y, por tanto, de adaptación contada desde diversas perspectivas, siendo la más interesante y descriptiva la que se observa desde la capucha del más pequeño, por aquello de la infancia sorprendente.
Historia de hacinamiento, xenofobia, unión, exsclusión y mentiras. De grupo, subgrupo y aislamiento.
Una madre perdida en su casa con un cigarrillo, tratando de conciliar pasado y presente, padre e hijos.
Oriente padre, directivo, violento, negro, viejo, macho, malo, muerto. Occidente madre, abierto, dialogante, comprensivo, blanco y negro, acogedor, herido.
Oriente es Oriente nos recuerda las razones del odio y del perdón.

Ángel Manuel Silva Ruiz

Elena Blázquez dijo...

Me ha parecido genial la película sobre todo por la perfecta integración de la ironía y la comicidad en un tema tan duro, que hace reaccionar a los personajes de la película a veces de forma brutal. Frente a este aspecto, que hace de la película un relato que me parece desgarrado y muy violento en ocasiones, se utiliza la ironía para manifestar esa posición contraria a la postura dictatorial del padre, a la intransigencia, a la cerrazón de mente, etc. Como ejemplos, el vecino xenófobo que tiene una nieta enamorada de un paquistaní y el niño amigo del hijo pequeño (que me parece buenísimo) que saluda siempre en árabe y que parece más paquistaní que cualquiera de los que lo son realmente.

Me llama la atención también como gira todo el relato en torno a la figura de la madre. Por ella pasa todo, lo bueno y lo malo. A la vez consiente y se enfrenta a lo irracional de la postura de su marido. Comprende y condena y es el eje vertebrador de toda la historia.

El elemento parka es el símbolo del miedo, de la necesidad de protección del hijo pequeño ante tanta barbarie que no comprende. Cuando se rasga, al final de la película, es el momento de la liberación, de la caída del padre.

La discriminación/violencia como generadora de más violencia se ve claramente cuando los vecinos discriminan a los paquistaníes pero ellos también odian a los indúes.

Finalmente, solo me queda añadir que la cerrazón y la imposición de las normas y creencias que vemos en la película tienen su correspondencia en la enseñanza de la religión católica en nuestras aulas que no serán libres hasta que esto desaparezca.
¡¡Sociedad laica, ya, por favor!!

Elena Blazquez Durán

Blanca I. Martín dijo...

La película me ha encantado, aunque la verdad es que no le he visto una aplicación muy directa como docente. No coincido con "el salvador" en la falta de sentido de que se imparta religión en las aulas, ya que considero que es necesario conocer las raíces de la propia cultura (cristiana y católica en España. Gracias a Dios que no es musulmana, sino ninguna mujer estaríamos así...), pero sin imposiciones, como intenta el padre a toda costa. Es curioso cómo él quiere que sus hijos se casen con una pakistaní y sin embargo, él se casó con una y luego con una occidental, con la cual llevaba 25 años, tal y como le dice uno de sus hijos... ¿No predicaremos a veces nosotros algo que luego no cumplimos? Me ha parecido una buena reflexión acerca de la libertad de elección (no confundir "libertad" con "libertinaje") sobre todo para los padres.
Blanca I. Martín

Anónimo dijo...

Antes de nada,quiero agradecer a los "Ramones" el ofrecernos cursos como éste.Enhorabuena por la acertada selección de las películas y por el interesante material que se nos proporciona de cada una de las mismas.
La presente película yo ya la conocía y he vuelto a verla con la misma frescura que la vi la vez anterior.
¿De qué os hablo?, son tantas las ideas que se me vienen a la cabeza...El tema, pese a no ser en sí original, recibe en la cinta un tratamiento originalísimo y el toque tragicómico e irónico con que se aborda me parece muy logrado.
Los personajes son de una factura intachable, especialmente el de la madre y el de su amiga, que son los que ven el panorama desde una perspectiva más amplia y acertada. Muchos de los otros están caricaturizados y se pasan buena parte de sus vidas viendo el mundo a través de la caperuza de una parka...Un aspecto interesante ha sido el del lenguaje utilizado por los distintos personajes, casi todos ellos se mueven en un registro medio-bajo, que en no pocas ocasiones entra de lleno en el vulgar (plagado de tacos y expresiones malsonantes,...) Ello es un rasgo muy característico en este tipo de colectivos que buscan desesperadamente integrarse en un determinado modelo social, por eso de "donde fueres, haz lo que vieres..." Sixto Galán Melo.

Anónimo dijo...

La película, a pesar de ir derivando de la comedia al drama, me gustó mucho y pasé un rato muy divertido viéndola. Es evidente que las situaciones cómicas no ocultan los grandes problemas que aparecen en la trama: diferencias culturales, violencia familiar, racismo, diferencias generacionales, emigración e inadaptación a otras sociedades,...Todos estos temas aparecen en un ambiente de los años 70 y en una ciudad inglesa pero son problemas universales y que se van acentuando debido a la gran capacidad de emigrar que tiene el ser humano.La película se me hizo muy corta y en muchos momentos llegó a emocionarme, pues el amor parece paliar problemas aparentemente sin solución.EUSTAQUIO MORGADO CORCHADO.

Anónimo dijo...

La película me ha gustado muchisimo. La considero muy completa.Desde el punto de vista de obra de arte quiero señalar lo siguiente: la fotografía, el color con sus contrastes, la música, la interpretación, la mezcla comedia y drama al estilo de C. Chaplin ( parece incluso que hay un pequeño homenaje en la escena del sillón de barbero de la película "El gran dictador"). Respecto a temas de posible comentario parece que están casi todos: mezcla de culturas, liberación de la mujer, vida en barrios humildes, religión, educación familiar,violencia machista, identidades sexuales, ritos sexuales, incomprensión del mundo en que se vive, paro ...
Se disfruta al verla pero no se pierde de vista la gravedad de los problemas que plantea, es dura.
Me impresionó mucho la actitud de incomprensión de la realidad que expresaba el padre en la escena final, aunque , por supuesto, estoy completamente en contra de su manera de ver el mundo y además tratar de imponerla.
Firma: Maria Teresa Claver Romero

mariana dijo...

Me ha parecido muy buena, tanto por la temática que aborda, como por la forma tan particular de presentarla... Durante la proyección tan pronto ries, como te entran ganas de llorar, te mantiene todo el tiempo en alerta, espectante. Es una historia trágica, pero con una gran comicidad que la hace muy entretenida y nos hace salir de esos momentos melodramáticos, a veces muy duros. Pero todo esto es real como la vida misma, tenemos momentos de alegria desenfada y momentos verdaderamente tristes, muy crueles, o no?.
El tema de la inmigración siempre es un tema recurrente, pero no siempre bien tratado. Aquí el tratamiento es buenísimo y la historia es muy creíble, es la historia de una familia, en su día a día.
El fenómeno intercultural es cada día más importante, y más preocupante. En nuestro propio país cada vez hay más inmigrantes. En nuestras clases tenemos alumnos de otras culturas y vivimos su problemática. Creo que tenemos que hacer un análisis de cómo lo estamos haciendo desde la enseñanza, o cómo nos dejan hacer desde el ministerio... Muchas veces siento impotencia, por la falta de medios y por la poca preparación que tenemos al respecto(hay que valorar la buena voluntad que existe en nuestro colectivo).
Por último me ha llamado mucho la atención cómo viven los dos personajes principales de la película. El padre,inmigrante, no quiere olvidar ni dejar su cultura, su forma de vida. La madre, viviendo en su propio país, es una "inmigrante" en su propia casa.... De cualquier forma, los dos aceptan vivir así. Solucionan los problemas con media taza de té.
Saludos. Mariana Ferrera.

Anónimo dijo...

Creo que la película pretende abarcar demasiados temas, y el tratamiento que le da a algunos de ellos no me acaba de convencer. Se enmarca en el año 1971, en Inglaterra, época de bonanza económica, de revoluciones, de contracultura, y de cambios de mentalidad en muchas partes de Europa. Los conflictos intergeneracionales dentro de las familias se agudizaron al enfrentar a unos padres educados (por las penurias) en valores tradicionales y conservadores, y unos hijos bien alimentados e influidos por un ambiente de mayor libertad religiosa, moral, sexual, estética… No hacía falta escoger una familia con un padre extranjero para apreciar esa falta de incomunicación entre generaciones y la desintegración del modelo familiar de la primera mitad del siglo XX. Pero el director de la película introduce un elemento más de enfrentamiento entre padres e hijos: la diferencia cultural entre un pakistaní, celoso defensor del Islam y de las tradiciones y costumbres de su país de origen, y sus hijos, educados al tiempo en la cultura pakistaní, de la que no se sienten parte, y en la cultura inglesa, representada por esa calle siempre llena de niños jugando que está siempre presente en la película y que es un buen símbolo del cambio de mentalidad. La película defiende sin duda la nueva sociedad que estaba surgiendo, plena de libertades individuales y de promesas de un mundo más feliz e interesante, ¿pero era necesario en el camino pisotear a la cultura pakistaní, encarnada casi exclusivamente por la figura del padre? ¿Acaso esos jóvenes y adolescentes de la película no pisotearían también la propia cultura inglesa de los años 50?
En general, no me gusta que el tratamiento que se da a la cultura pakistaní sea tan despreciativo: es difícil extraer del filme alguna característica de dicha cultura que resulte agradable. ¿Hay alguna? Me quedo con el baile que se marca la única hija de la familia.
El curso en el que participamos presenta películas en las que aparecen formas diferentes de entender la educación. En “Oriente es Oriente” vemos claramente una manera de educar basada en la rigidez ideológica, en la ceguera ante los nuevos tiempos, o en la violencia a través de un cuchillo o de unos puños. Nadie negará que el padre es un tipo antipedagógico, pero creo que no sólo estamos viendo a un actor que hace de educador, sino que nosotros mismos estamos siendo educados: educados para la xenofobia, para sentir rechazo ante Oriente, para despreciar una religión, una cultura en su conjunto. La televisión (la verdadera educadora de la sociedad actual), nos aburre siempre con una visión del Islam y de Pakistán en la cual todos sus integrantes son terroristas, fanáticos religiosos, maltratadores de mujeres, etc., en definitiva, gente sin sesera y sin la clarividencia y lucidez que caracteriza a nuestros alumnos, todos ellos librepensadores, desde luego. Desde nuestro maravilloso mundo occidental no podemos cerrar los ojos a los defectos que -según nuestra perspectiva- pueda tener la cultura pakistaní, pero estoy convencido de que esa visión que nos transmiten la película y la televisión es parcial y en gran medida falseadora, y creo que la película “Oriente es Oriente” no contribuye a tener una visión intercultural de las sociedades actuales, sino que refuerza el aprendizaje televisivo de que todo lo que viene de fuera es malo y todo lo que tenemos aquí en Occidente es bueno, o al menos, mucho mejor. "El que viene de fuera es el que debe adaptarse a la nueva cultura". Desde luego, porque nosotros somos incapaces de comprender nada. Desgraciadamente, mirarse el ombligo es la estrategia educativa más extendida.
Diego Calleja García

Anónimo dijo...

Interesante y dramática película a la vez que divertida. El tratamiento de un tema tan actual como es la inmigración y en concreto la integración en una nueva cultura es fantástico.Sobretodo el análisis desde puntos de vista tan distintos como son el del estricto y conservador padre,hasta los ojos del hijo pequeño escondido tras su capucha. Sin olvidar el incansable afán de los hijos mayores por integrarse en la que ellos consideran su cultura y la posición intermedia que se ve obligada a adoptar la madre.

Como se nos muestra en la película esta situación, vivida por muchas familias actualmente, es bastante complicada ya desde el mismo núcleo familiar al no entender todos los miembros la integración de la misma manera.

Rosalía Benítez.

Anónimo dijo...

La película muestra cómo es siempre la cultura del marido la que se impone en los matrimonios mixtos y los hijos deben seguir la tradición del padre. Esto llega a ser dramático en el caso de la otra pareja mixta que aparece, cuya hija es casada y enviada a Pakistán ocasionándole un gran dolor a la madre.
El personaje que refleja el drama de la adaptación al país de origen es el padre. Este quiere mantener los lazos con la comunidad pakistaní y le cuesta admitir que sus hijos son distintos. Muestra de esta contradición está en su propio nombre, mientras a sus hijos les ha puesto nombres pakistaníes él es conocido por un nombre inglés. Al final tiene que adaptarse y renunciar a un sentido del honor que está fuera de lugar.
La película muestra también la inutilidad de una educación autoritaria que sólo lleva a la destrucción de la familia.
Montaña Rojo Romero

Anónimo dijo...

Película maravillosa que nos hace pasar ratos muy divertidos y a la vez logra emocionarnos vivamente.
En ella se muestra con gran capacidad de ironía y ternura las cárceles que los seres humanos nos fabricamos a veces al no ser capaces de asimilar debidamente los asuntos culturales o religiosos. Así veo yo al padre. Encerrado en un fanatismo que lo hace desgraciado y lo aleja de su familia.
Tiene al lado a una mujer fuerte y maravillosa, que también sufre mucho, y que es el pilar de la familia.
Por otro lado está el hijo pequeño, parapetado detrás de su chambergo del que se libera al final.
Creo que la escuela podría hacer mucho por esta familia, respetando lo que tiene de bueno su religión y su cultura.
M. Paz Pérez Rodríguez.

Anónimo dijo...

Oriente es Oriente:FASCINANTE película en tono de humor pero que relata una trágica historia, donde los descendientes de un pakistaní y una inglesa deben debatirse a diario con dos mundos opuestos, ya que aún sintiéndose pertenecer a la sociedad liberal en la que han nacido, no quieren ofender a un progenitor que quiere mantener vivas e imponer a sus hijos la tradición, religión y cultura del lugar del que procede.

Tintes xenófogos desde el principio hasta el fin, sociedades enfrentadas e incomprendidas; vecinos que les llaman "monos de feria", ellos mismos que despectivamente llaman "pakis" a otros pakistanies,odio racial y político hacia los indúes.

Me conmueve especialmente el papel de la madre y esposa, que aún permitiendo la imposición de la cultura y religión de su marido a sus hijos (bodas concertadas,circursición del hijo menor,vestuario de su hija en celebraciones...)les protege, respeta e incluso se vuelve complice de ellos, les intenta ayudar y suavizar la situación familiar. Es muy significativa su despedida al hijo: "que Dios te bendiga".

Al final de la pelicula se viven situaciones dramáticas de gran violencia al sublevarse la mujer ante sus imposiciones e intolerancia aún así pediráa sus hijos respeto y obedencia. Dos de sus hijos mayores intentan un acercamiento y diálogo pero todo es inútil y no hace más que empeorar la siyuación familiar.ES entonces cuando se atreven a acusarlo de estar casado con una inglesa que aporta beneficios económicos, en realidad ésto ya le atormentaba como demuestra en su conversación con el Imán y cuando se justifica diciendo: "quiero ayudaros, no pretendo haceros daño".

En cuanto a sus descendientes hay diferentes posiciones, alguno más conformista, pero el resto expresa su rechazo hacia este exceso de autoridad de diferentes formas:abandono del hogar, esconderse bajo la capucha de su parka,destrozar los regalos que les tenía preparado su padre...

Llama la atención que el único que utiliza el saludo musulmán sea Arthur, el hijo delvecino xenófogo intimo amigo de Sallí.

Nos encontramos ante una historia actual recordemos dos posturas distintas que en poco tiempo se han tomado hacía alumnas que acudian a clase con la cabeza cubierta, en Francia se les obligo a asistir al centro sin velo,ya quese consideraba como símbolo machista; en España hace poco se obligo a un centro a admitir a la alumna vestida con la tradicional vestimenta musulmana porque se entendió que el derecho de la educación prima. Otro centro tambien en nuestro país decidió no realizar actividades relacionadas con la navidad por su gran número de alumnado de otras religiones.
Los alumnos procedentes de otros paises y culturas de nuestros centros están viviendo en mayor o menor medida entre dos mundos que muchas veces chocan, su lugar en esta sociedad deben elegirlo y madurarlo ellos mismos, siempre respetando las normas y tradiciones de la sociedad de la que en este momento pasan a formar parte, al igual que como educadores deberemos transmitir y exigir el respeto y la tolerancia hacía todos y cada uno de nuestros alumnos sea la que sea su opción personal.

Una cuestión que invito a reflexionar: siempre creí que el conocimientob de otros pueblos,tradiciones y cultura nos ayudaría a respetarnos;¿o tal vez no? podemos observar que los lugares con mayor índice de problemas raciales son aquellos donde más inmigrantes hay, observemos incluso el desprecio que muestran nuestros protagonistas por otros orientales.

eva morales jimenez

Anónimo dijo...

Me pareció una película magnífica y muy compleja, que trata temas muy delicados e importantes en nuestra sociedad actual.
Veo al padre atrapado por unas reglas en las que en el fondo no cree, y esto le hace responder de manera absurda y violenta, como siempre ocurre cuando la lógica está ausente de las discusiones. Con ello hablo de la forma de vivir él determinados principios, no de los principios en sí mismos.
Después vemos cómo esta actitud afecta a toda la familia, capitaneada por una madre que se debate entre el amor por su marido y la felicidad de los hijos.
El pequeño, tras su capucha, asiste al espectáculo y va aprendiendo, hasta ganar fuerzas para liberarse.
Película que nos muestra de forma tierna y dura la urgente necesidad de respeto por los demás, por lo que son, por su cultura, por su religión, en Oriente y en Occidente.M. Ángeles Martín Manso.

Anónimo dijo...

Estupenda comedia con crítica social y tintes dramáticos.

Para mí, la figura central de esta película es la madre, a través de la cual gira todo el desarrollo de la película. Mujer fuerte y maltratada por el marido, que intenta proteger a sus hijos frente a la falta de libertad y de intolerancia del padre.

Padre autoritario, tirano y maltratador que pretende conservar sus tradiciones culturales a costa de la felicidad de sus hijos.

Por otra parte, visionando esta película, encontramos una gran variedad de temas que nos hacen reflexionar: discriminanción racial, violencia de género, homoxesualidad, emigración...

En definitiva, una película que nos hace pensar y pasar un rato muy divertido.

Mª Elisa Sánchez Piris.

Maria Jesús Penco dijo...

Una película estupenda que refleja la realidad intercultural existente en muchos países de nuestro entorno.
Desde las primeras imágenes se percibe el "enfrentamiento", la "incomprensión", la dura realidad de la vida cotidiana; los hijos "paquistano-ingleses" llevando en procesión un crucificado, deben esconderse de su padre "musulman conservador" escena cómica si no fuera por la realidad que esconde.
Hay un enfrentamiento trágico de dos culturas. Por un lado, el padre, aferrado a sus valores tradicionales, cree que hace "lo mejor" para los suyos y no permite que se salgan ni un ápice de los cánones marcados por su tradición, por otro, los hijos, nacidos de una inglesa, han conocido otra realidad y se revelan contra esa tradición pretendiendo llevar una vida acorde a una cultura occidental que consideran suya.
En el fondo de todo esto sólo hay "INTRANSIGENCIA", de los paquistaníes hacia los occidentales a los que consideran inferiores ( sólo ellos son hombres "puros"), de los occidentales hacia los paquistaníes (el abuelo inglés desprecia olímpicamente las costumbres de sus vecinos).
Y, en medio de todo, un niño ve la realidad escondido en su "parka", sin atreverse a salir al mundo hasta que, de forma brutal, le es arrancada la "parka " y la "Inocencia", cuando defiende a su madre y hermanos de la tiranía del padre,´¡Que manera más trágica de entrar en el mundo de los adultos!.
Bajo un aspecto tragicómico,se nos presentan varios temas:
- El racismo de los paquistaníes hacia los occidentales y los hindúes y de los inglese hacia los orientales.
- La homosexualidad incomprendida y escondida
- El abuso de poder y los malos tratos del padre hacia su mujer y sus hijos
- El hacinamiento de las familias humildes en viviendas sociales demasiado pequeñas
- La discriminación de la mujer, a la que no se le consulta en cuestiones imprtantes que conciernen a su familia(matrimonios concertados y educación).
La película provoca no pocas sonrisas, sería incluso divertida si no fuera por lo triste y duro de la realidad que presenta, que me hace pensar en lo difícil que es la convivencia entre culturas tan distantes y, a veces, irreconciliables.
¿Porqué el título Oriente es Oriente? ¿Quizá sea que entre los musulmanes, los planteamientos y costumbres están tan enraizados que no hay posibilidad de cambio?
Me asusta pensar que eso es así, algún detalle de la historia me permite creer que no todo es inamovible, que Oriente y Occidente pueden entenderse, al menos en la segunda generación.
El amigo inglés del hijo menor, saluda en árabe con toda la naturalidad del mundo a los paquistaníes. ¡Quizá no todo esté perdido!
Felicidades por la elección, ¡seguid provocando nuestra reflexión! Es un buen ejercicio.

Anónimo dijo...

Divertido drama que se asoma a un choque de culturas en Manchester, Inglaterra. George un inmigrante pakistaní trata de inculcar sus tradiciones a sus seis hijos y una hija, tarea difícil ñuesto que su madre es inglesa y ya les ha transmitido parte de su cultura. Ellos se sienten ingleses y no soportan las restricciones de su padre rebelándose continúamente en los más mínimos detalles, por ejemplo, comiendo tocino y salchichas cuando el padre no está o la resistencia de su hermana a ponerse un sari, otro de los hijos que presuntamente estudia ingeniería y en realidad es artista ¡ y qúé artista!, el pequeño escondido tras su parka...
El choque de estas dos culturas antagónicas se presenta al comienzo de la película cuando el hijo mayor se escapa del altar, este conflicto pone en peligro la ya frágil estabilidad familiar. Los jòvenes se debaten constantemente entre honrar a su padre o luchar por sus propios sueños.
Me gustaría resaltar el papel mediador de la madre quien atiende a las necesidades de sus hijos y por otro lado muestra un profundo respeto a las tradiciones de su marido.
En definitiva, interesante y completísima película donde se mezclan escenas muy cómicas, por ejemplo, cuando la familia de las dos posibles novias visitan la casa para formalizar el matrimonio previamente concertado y situaciones muy dramáticas y desgarradoras: la paliza que George le da a su esposa y a uno de sus hijos. De una forma dramática o cómica esta película nos hace reflexionar sobre muchos temas: el respeto, la violencia doméstica, el racismo, la problemática de inmigrantes, la homosexualidad....
Mercedes Naranjo

Rosa Tamurejo Sánchez dijo...

Estupenda película tragi-cómica que abarca un sin fin de problemas sociales (la homosexualidad, identidad religiosa, violencia de género, conflictos generacionales,etc).
Parece ser que un solo personaje ha cargado con casi todos los conflictos, y todo ello enfrentado a una rígida educación tradicional, el padre.
Aparte de todo este drama, en el que los hijos viven dos vidas antagonicamente paralelas y la madre lucha por mantener el equilibrio enfrentándose a la violencia de su marido para camuflar la farsa de éstos; me quedo con el humor con el que los chicos cambian de tercio o escena de su vida cuando saben que su padre se acerca.
Ójala muchos supiéramos afrontar nuestros problemas con tanta naturalidad.

Anónimo dijo...

Me ha parecido genial la forma de hacer de un drama, algo divertido, utilizar la ironia para exponer un conflicto de plena actualidad, hacernos pensar en un lastre de la educación, que la condiciona y mucho: la religión.
Las posturas encontradas del padre y la madre, sus ceencias y en general forma de entender la vida, dificultan el entendimiento en cuanto a la educación de los hijos, aunque para ellos está claro el modelo a seguir; a pesar del empeño del padre en que predomine su cultura,que por otra parte ve amenazada continuamente.Afortunadamente este aspecto queda en un segundo plano al final de la pelicula,triunfando el amor sobre las creencias, trnasmitiendo un mensaje positivo, que unido a la frescura y diversion en muchas escenas, hacen que resulte muy interesante.Mº Yolanda Carrasco

INTERTATO dijo...

En primer lugar me gustaria señalar que la pelicula tiene unos contrastes de papeles, culturas, ideas... bastante bueno, incluso dentro de la familia cada uno tiene un papel distinto, seria comparable con esta sociedad donde todos los miembros de una familia representan los diferentes sectores de nuestra sociedad actual. esta pelicula demuestra de forma explicita una familia autoritaria donde el padre es la figura principal que se dedica a decidir el futuro de sus hijos, esta muy orgulloso porque al ser casi todos varones en su cultura es señal de riqueza, ademas de esto el niño pequeño es el mas afectado de todos, es el que ve, oye y no entiende nada, no le cuadran las cosas que ocurren a su alrededor y ¿como se protege? con el gorro de su chaqueta que a lo largo de toda la pelicula no se lo quita, el daño psicologico que ese padre hace a todos sus hijos y que cada uno muestra de distinta forma uno rezando, el otro escondiendose, el otro revelandose... y asi cada uno de los hijos lo expresa de forma distinta, este daño que sin querer les hace, (digo sin querer porque el tiene una cultura integrada y cree que las cosas como el las hace son lo mas correcta aunque no vayan acorde con la realidad), como decia, este daño que sin querer les hace nos hace ver a nosotros como podemos influir en nuestros alumnos y como ellos pueden superarlo de diferentes modos. personalmente la pelicula es divertida y tiene una mezcla de humor y drama que al terminar hace que te quede un buen sabor de boca, a mi me ha gustado mucho.

JOSE CAYETANO DEL HOYO MOLINA

elena torres dijo...

me llamaron la atención varias cosas de la película, pero especialmente la sensación de miedo de las últimas escenas. Un miedo con sabor dramático y ácido por los tintes de humor con los que se mezclaba. Lo percibí como una sensación intensa, fruto de un pasado, presente y futuro. Todo cambio es riesgo, y a veces se siente como amenaza. Por eso mejor protegerse con unas sábanas a media noche, abrazarse a un muñeco, o esconderse tras una capucha... parece que así se sobrelleva mejor. Hasta que no dan más de sí, y hay que enfrentarse cara a cara.

elena torres bautista

Anónimo dijo...

Me ha parecido una película muy interesante al tratar de una forma tan peculiar la imposición de normas y creencias a través de un tratamiento muy original entre la tragedia y la comedia.
He disfrutado mucho viéndola pues a pesar de la comicidad a la que puede llegar en muchas ocasiones no pierde de vista la gravedad de los problemas que plantea:violencia machista,ritos ancestrales´rigidez idiológica...
Aspectos todos trasladables a nuestra sociedad actual en situaciones vividas por muchas familias de inmigrantes.
Me parece especiamente importante el papel de la madre y esposa que por un lado permite las imposiciones de su marido pero por otro intenta respetar la libertad de sus hijos.
No quiero terminar mi comentario sin resaltar la metáfora de la capucha del hermano pequeño,me parece genial.La capucha establece un mundo paralelo entre el niño y su padre."Ninguno de los dos quiere enfrentarse con el mundo real"
MªSoledad Bueno Sánchez

Anónimo dijo...

Antes de comentar el film quería volver a felicitar a quienes han elegido las películas que integran el curso.Las dos proyectadas hasta el momento me han parecido muy interesantes,además de entretenidas y esta última de lo más divertida.
La película,cargada de grandes dosis de humor así como también de drama relata la vida de un pakistaní casado con una inglesa y de sus hijos,afincados en Inglaterra.Nos muestra la constante lucha de la mujer,enamorada por un lado de su marido y por otro crítica con la actitud del mismo hacia sus hijos.Estos últimos,alejados del país natal de su padre quieren vivir como ingleses y no entienden los valores y las tradiciones que éste les quiere imponer,como por ejemplo los matrimonios concertados.
Su contenido nos puede servir para reflexionar sobre la diversidad que hay en nuestras aulas,en cuanto a razas,costumbres,creencias,etc .Debemos tener presente en todo momento que detrás de algunos de nuestros alumnos puede haber situaciones similares,lo cual complica el proceso de enseñanza-aprendizaje pues nosotros por un lado en clase les enseñamos unos valores que a lo mejor se oponen a los que les están inculcando en su casa.
Concepción Teresa Sierra Martínez

Anónimo dijo...

Antes de comentar el film quería volver a felicitar a quienes han elegido las películas que integran el curso.Las dos proyectadas hasta el momento me han parecido muy interesantes,además de entretenidas y esta última de lo más divertida.
La película,cargada de grandes dosis de humor así como también de drama relata la vida de un pakistaní casado con una inglesa y de sus hijos,afincados en Inglaterra.Nos muestra la constante lucha de la mujer,enamorada por un lado de su marido y por otro crítica con la actitud del mismo hacia sus hijos.Estos últimos,alejados del país natal de su padre quieren vivir como ingleses y no entienden los valores y las tradiciones que su padre les quiere imponer,como por ejemplo los matrimonios concertados.
Su contenido nos puede servir para reflexionar sobre la diversidad que hay en nuestras aulas,en cuanto a razas,costumbres
creencias,etc.Debemos tener presente en todo momento que detrás de algunos de nuestros alumnos puede haber situaciones similares,lo cual complica el proceso de enseñanza-aprendizaje pues nosotros por un lado en clase les enseñamos unos valores que a lo mejor se oponen a los que les están inculcando en su casa.
Concepción Teresa Sierra Martínez

Anónimo dijo...

Me ha encantado la película y esta muy bien hecha.Consigue mantener un dificil equilibrio entre el drama y la comedia sin caer en ridiculo o la lágrima fácil.Lo que mas me encantado es la forma en que refleja la vida cotidiana de una familia mesclando momentos dramaticos y tensos con otros divertidos,subversivos e incluso surrealistas ,sobre todo, toda la última escena del encuentro de las dos familias y los lios causados por la escultura púbica .Y todo ello adobado por esa extraña mescolanza de religiones, tradiciones y razas en una misma familia que es lo que aparentemente provoca todo los conflictos familiares y desemboca en el comportamiento irracional y violento del padre y donde termina por salir a la luz toda la actitud hipocrita y de doble moral.El pretende que lo hijos cumplan y sigan las tradiciones de su pais cuando el mismo las ha traicionado una a una,quiere imponer por la fuerza bruta sus deseos con la excusa de recuperar su honor y el respeto de sus iguales y lo que consigue es perder el respeto de sus hijos y su mujer. Helena Grajera Jariego

Anónimo dijo...

Película divertida a la vez que conmovedora. Nos presenta una familia interracial en un país desarrollado que podría ser el nuestro. Cada día vemos más ejemplos de estos alumnos en nuestras aulas.
Maltrato, intolerancia, religión o educación están perfectamente interrelacionado en el ambiente familiar del día a día. Podemos observar como las nuevas generaciones, los hijos, se mueven en parámetros completamente distintos al que posee el padre.
Desde el punto de vista educativo nos aporta varias enseñanzas a tener en cuenta con el alumnado:
-Respeto a otras culturas y a otras tradiciones religiosas.
-Rechazo del autoritarismo paterno sin contar con la opinión de los hijos.
-Valor del diálogo como único método de resolución de conflictos.
Un saludo
Francisco Javier García Carrero

Anónimo dijo...

El choque de las culturas occidental y oriental es uno de los temas de la película.
El padre nacido en Oriente tiene un carácter machista y tradicional con el que quiere educar a sus hijos, pero ellos han crecido en Occidente y no quieren seguir la cultura de su padre.
La película tiene unos guiños muy interesantes, como por ejemplo la capucha tapando la cara del hermano mayor.
En definitiva una película muy interesante para tratar el tema de las diferentes culturas.
Pilar Cerro Ledo

Anónimo dijo...

Película muy, muy recomendable, en la que con muy pocos medios se consigue conmover a la vez que hacer pasar muy buen rato al espectador. Con un trasfondo de marginación los personajes sufren desde intolerancia social, religiosa, familiar, rechazo a unas tradiciones que no sienten suyas o maltrato, combinado todo ello con una vis cómica inmejorable.
Me ha encantado y me he reído tanto, a pesar de la seriedad de los temas que aborda, que me ha producido una verdadera catarsis. ¡ENHORABUENA POR LA ELECCIÓN!
Un saludo.
María Jesús Sánchez Carrero

Anónimo dijo...

Película estupenda ,estando de acuerdo con mis compañeros, la cual nos introduce en multitud de temas de nuestra sociedad y nuestra educación.

Nos hace reflexionar y debatir sobre diferentes aspectos como son:la multiculturalidad en la escuela;las relaciones familiares;la violencia de género;el racismo;la religión...

Felicitar a los organizadores del I Ciclo Cine y Educación, por el curso tan novedoso.

Saludos.Mªdel Rosario Marqués Muñoz.

Anónimo dijo...

Es curioso oir hablar a mis alumnos de los emigrantes ¿Cómo pueden ser racistas y no serlo a la misma vez?
Sus comentarios muestran que rechazan a las personas que han abandonado su país de origen buscando una vida mejor. Utilizann frases como las de la película: "que se vuelvan a su país", "dejas venir a uno y se traen a toda su tribu". Y siempre consideran que los valores propios son superiores a los de las otras culturas.
Sin embargo, aceptan a los compañeros extranjeros con los que comparten pupitre. Mientras que los emigrantes, como grupo, son vistos como una amenaza , el emigrante como individuo es tratado con igualdad.
El conocimiento favorece la aceptación de la diversidad.
Isabel Miguel Pérez

Anónimo dijo...

La película muestra la vida de una familia de Inglaterra en la que el padre ees pakistaní y la madre inglesa.
La mujer aunque durante la primera mitad de la película se somete a su marido e intenta complacerle (consintiendo la boda concertada de su hijo mayor, la circuncisión del pequeño, evitando que sus hijos coman carne de cerdo , obligándolos a asistir a clases para aprender el idioma pakistaní...)la esposa termina revelándose cuando ve que el tradicionalismo pakistaní de su marido atenta directamente contra la libertad y felicidad de sus hijos.
El padre pretende que los hijos continúen con su cultura mientras que el al casarse con una mujer inglesa ya la ha traicionado, para ello deben casarse con mujeres pakistaníes a las que ni siquiera conocen, y no disfrutar de las costumbres del pais en el que viven, como conocer chicas blancas,salidas nocturnas.
Al final de la película la madre apoya a sus hijos y se revela frente a su marido sufriendo el maltrato físico por parte de éste. Los hijos y la madre acaban revelandose contra George, el padre de familia, pero la mujer en todo momento respeta a su marido y exige a los hijos respeto a su padre.
La película ridiculiza las costumbres de las dos culturas y expone que el rechazo es mutuo, pero este rechazo no existe entre los jóvenes y aun menos entre los niños.
Se simboliza la liberación de la familia de la cultura paterna con la perdida de la parka del niño pequeño, que supone un alivio para el espectador.
Inmaculada Casimiro Manzano

Anónimo dijo...

En el inicio de la película vemos como unos chocos participan en una procesión católica y toman un desvío para no encontrarse con el padre al pasar por su casa. Esta escena plantea el eje central de la película que es el ocultamiento entre padres e hijos.

Nos encontramos con una familia numerosa constituída por un paquistaní y una inglesa, con el inevitable choque de culturas. George, el padre, es amante de sus raíces y sus costumbres, autoritario, egocéntrico, testarudo y fanático, que impone su voluntad a fuerza de golpes porque no es capaz de explicar con palabras las razones de sus principios.
La madre es tolerante con sus hijos, les conoce y escucha, les protege y ayuda e espaldas del padre. Respeta a su marido y le aprecia, pero no permitirá que les arruine sus vidas.
Los hijos representan distintos puntos de vista acerca del progreso, la cultura y la adaptación, a pesar de tener un mismo origen. Esa contraposición y variedad en los distintos puntos de vista provoca el enfrentamiento de todos ellos con el padre y la necesidad de vivir de un modo personal y libre.

Creo que no es una película donde la inmigración sea un conflicto entre la familia y el entorno que les rodea, aunque a veces sean considerados "monos de feria" por sus vecinos, sino que el conflicto es de carácter interno, dentro de la propia familia. Se trata de un enfrentamiento entre distintos valores, lo viejo y lo nuevo, la tradición y la modernidad, y la dificultad de adaptación a un país diferente.

La falta de entendimiento del padre e hijos puede ser extrapolable a la conflictiva situación actual en el mundo entre países y culturas.
Manuel Corcobado Carrasco.

Anónimo dijo...

El interés fundamental de esta película se centra en un tema de total actualidad, la multiculturalidad. Estamos en una sociedad plural, cada vez más integrada por personas inmigrantes. En la práctica, resulta realmente compleja una integración real que asuma las diferencias no como algo negativo, sino como algo positivo por la riqueza que aporta a la globalidad de la sociedad de un país. El problema surje cuando por un lado, el inmigrante no asume que se encuentra en un lugar diferente al de su origen, con una cultura y costumbres distintas y por otro lado, aquellos que por haber tenido la "suerte" de nacer en un país desarrollado, quieren imponer a los demás aquello que les es propio. Estas dos posiciones se encuentran reflejadas en la película, en la actitud del padre y "cabeza de familia" que no quiere integrarse ni que sus hijos lo hagan, aún siendo su mujer natal del país, sino que intenta imponer su cultura a los demás sin respetar sus opiniones, y en la de un vecino que aboga por el rechazo de la inmigración, fundamentándose en una ideología ultraderechista. Por otro lado, se encuentran los hijos y los vecinos, que dejando de lado radicalismos, políticos, culturales, religiosos, etc., conviven en armonía.
Un saludo. Pedro Alejandro Gragera Luna

hablador dijo...

COMENTARIOS DE SOBRE LA SEGUNDA PELÍCULA: ORIENTE ES ORIENTE

En las clases de Tutoría de Grupo deberíamos dedicar sesiones a la aceptación mutua entre personas de diversas culturas que están ya ahí, cercanas físicamente, pero lejanas en el trato, debido a nuestro rechazo casi involuntario motivado por prejuicios transmitidos de padres a hijos, la diferencia idiomas, costumbres alimentarias, higiénicas, religiosas y de trato para con las personas de distinto sexo.
Los alumnos, que ven llegar los nuevos compañeros a las aulas, y los que del lado opuesto “sufren” el aterrizaje, muchas veces forzoso, pueden enseñarnos mucho a los adultos. Tenemos muy arraigada la desconfianza, sin pensar que algún día podría tocarnos a nosotros por circunstancias inesperadas (guerras, terremotos, sequía, etc.)
En las sociedades tradicionales de Oriente, donde el padre es la máxima autoridad, siempre existe riesgo de quebrar la armonía de en el hogar por abusos de poder... Mayor es la tiranía si son los hijos quienes emprenden la justicia por su cuenta... Lo vemos en la película.. Gracias a la actitud y corage de la madre inglesa se salva la familia a punto de desintegrarse.
El personaje del hijo menor se aprovecha para soportar gran peso de la reponsabilidad de transmitir el mensaje de la película desde un centro de observación neutro, no se le permite opinar. Recibe todo los golpes. No se atreve el chico ni a pedir el orinal... Es un niño bueno, pero poco feliz en su casa y mucho en la calle, con su amigo el inglés. No sabe con quién identificarse. Quizás la capucha sea un sinónimo de la vestimenda de la nacionalidad del padre.
El lenguaje usado por los personajes es típico de extrarradio de ciudad. Pronuncian frases mal sonantes para descargar su sentimiento de rechazado. Zonas donde nadie quiere vivir. Las casas son, por ello, más baratas y es en este lugar donde encuentra su oportunidad de residencia la familia Khan... Los ingresos del negocio no dan para mucho más.
El padre intenta dar ejemplo de persona con prestigio social entre los de su raza y religión. Por culpa de esto, sintiendose obligado por tradición a imponer su voluntad, maltrata a mujer e hijos. Ellos siempre le tuvieron más miedo que respeto. Nunca huvo diálogo familiar con él. Era firme en la idea y acción de que “el padre” debe elegir las mujeres para sus hijos y no les consultaba...Los jóvenes, más ingleses por convivencia que por papeles, se revelaron contra la tiranía del padre.
La figura de la madre es clave. Continuamente tapa todos los fallos del marido árabe... Hasta que ya no aguanta más y lo echa de casa (ya colmó su paciencia al empezar con los malos tratos físicos).
No es la clásica película con el final favorito de las mujers de hoy, pero gracias a la actitud de infinito amor, autoexigencia, responsabilidad y perdón, la esposa europea saca a su familia del hundimiento a que este marido la llevó. Ella, arropada por sus hijos, se embalentona, no para lincharlo, sino para salvar el calor de los corazones en su hogar.
Al final ella perdona porque, arrepentido y humillado, este se queda en el negocio. Parece empezar a importarle más mujer e hijos cuando se siente despreciado...
El movimiento feminista no estará contento con el final reconciliador.
La religión aquí no ayuda, perjudica. Se muestra como la culpable de la intolerancia y casi la justificación de los malos tratos físicos en el hogar.
Durante la década que estaba terminando, años sesenta, ya llevaban Los Escarabajos (The Beatles) unos diez años haciendo vibrar a la juventud. En la película pudimos ver y escuchar la música de la época en las diskotecas. Tan solo faltaban dos a tres años más para que la televisión en color inundara el 50% de los hogares de clase media alta. Todo iba a cambiar. Ese cambio lo haría la juventud, hijos y nietos de los padres implicados en la Segunda Guerra Mundial.
Esa generación criticó la intervención de los Estados Unidos en otros paises como nadie lo había hecho jamás, por la vía pacífica. Haz el amor y no la guerra- Se decía en los años sesenta, mientras las bombas de napal quemaban seres vivos en Oriente. Las nuevas parejas se demostraban el amor ante los demás besándose con pasión en la calle. Les importaba poco la raza, el ser hombre o mujer, la riqueza...Fue un movimiento que apareció en el mundo desarrollado (Francia, Inglaterra, Suecia...)
Para debatir:
La intolerancia por razones de raza y cultura se produce casi siempre en todos los lugares. Hasta ahora, en España sólo teníamos la raza gitana y no fuimos capaces conseguir la total integración. ¿Qué ocurrirá con el boom de la inmigración?... Estos temas son de alto interés. La película nos sugiere la reflexión.

Fdo./ Antonio Trenado Ojeda

Maria Carmen Garcia dijo...

Esta película nos abre los ojos a la realidad multicultural que cada vez se hace más patente en nuestros centros y nos hace darnos cuenta de que nosotros sólo vemos la punta del iceberg, que detrás de determinados comportamientos de nuestros alumnos o de sus padres, hay una rica realidad que no llegamos a vislumbrar.

Maria Carmen Garcia dijo...

Es curioso descubrir en la película la compleja problemática racial: los ingleses quieren echar a los paquis, éstos no soportan a los hindúes,...sin embargo, todos están relacionados con todos llegando a ser los mejores amigos (curioso el personaje del niño pelirrojo)

El pequeño de la familia encuentra su refugio en la parka y desde allí ve el mundo desde su propia perspectiva a la vez que lo muestra al espectador.

El lenguaje de la película es bastante rudo y soez pero sin embargo refleja la piña que forman los hijos y la madre y se trasluce el gran cariño que reina entre ellos. (Impresionante la escela en que van todos bajo la lluvia y resguardados solamente por dos paraguas a hablar con el hermano mayor). Destacar cómo cambian de registro según estén en un ambiente o en otro (incluso cambian su nombre en el mundo de la discoteca)

La acción se desarrolla en un barrio obrero de clase media-baja donde todos se esfuerzan por sacar el negocio adelante. El padre es el que menos colabora y el que más incurre en contradicciones exigiendo a sus hijos cumplir unas tradiciones que él mismo no cumple y queriendo vivir en el pasado soñando con trasladarse al pueblo ese auténticamente paquistaní.

Las escenas de viloencia de género son sencillamente espeluznantes. Los hijos y la mujer se dejan pegar para no enfrentarse directamente al padre (Es paradógico que el hijo que recibe una brutal paliza sea el que más se acerca a lo que su padre les exige). Ese padre autoritario que no permite el diálogo en casa, ni que los demás expresen un punto de vista diferente al suyo, que se cree portador de la verdad absoluta, vemos que no es un modelo educativo adecuado.

La educación y la sociedad en la que viven ha hecho tener otra visión más amplia del mundo a la mujer y a los hijos, que parece que el padre se niega a ver.

Ha sido una película agridulce: dura y a la vez divertida y que conforme va pasando el tiempo más lecturas se pueden ir haciendo de ella. Una auténtica joya.

Anónimo dijo...

Me gustó mucho la película, no me la esperaba que a través de una comedia, se pudiera tratar también la realidad de estar dentro de una religión y me gustó el modo en que se trataba el tema. No es una película larga, y tampoco se hace pesada,pues, a primera vista, que una película trate de la vida de una familia pakistaní en los suburbios de Londres, no es que atraiga demasiado, pero una vez que comienzas a verla, puedes disfrutar de cómo una familia con unas tradiciones muy marcadas se ha adaptado a un país, que por supuesto, no es el suyo.

Pilar Cayero Lebrijo

Anónimo dijo...

"La cara y la cruz de una misma moneda", así podríamos describir el comportamiento de unos padres para tratar de que sus hijos sean felices; el marido, gobernando a toda la familia con mano de hierro, y la esposa, a pesar de querer honrar y respetar a su marido, dejándoles más libertad a sus hijos, con el consiguiente problema de encontrarse siempre en medio y salir perjudicada de los conflictos entre el padre y sus hijos. No obstante, es una buena película en la que unos hijos se resisten a que sus matrimonios sean concertados y quieren vivir una vida conforme a las costumbres del país en el que han nacido.

Blanca Cayero Lebrijo

Anónimo dijo...

Poco más que añadir a los comentarios de los compañeros, estoy de acuerdo con muchos de ellos.

Pactos que hacen los padres, costumbres y tradiciones religiosas que afectan a la vida de los hijos, sin contar con ellos. Todo ello en un ambiente familiar donde se encuentran dos mundos muy distintos (oriente y occidente). Por un lado, los hijos adaptándose, dentro de sus posibilidades al país donde viven, por otro, el padre intentando evitar perder su propia cultura y en medio, la figura de una madre mediadora, víctima de la violencia, que intenta ser comprensiva con su marido (¿cariño/miedo?) pero siempre protegiendo a sus hijos.

La película nos muestra la tragedia de la inmigración suavizada con pinceladas cómicas.
Deberíamos aprovechar la presencia en nuestras aulas de niños de diferentes culturas para enriquecernos todos.

Disfruté viendo la película, la vería de nuevo. Mª Coronada Corral Robles

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy acertado el enfoque que da la película de la inmigración, ya que consigue enfocarla desde tres puntos de vista distintos y necesarios: el del padre (que no renuncia a su cultura original y trata de imponerla en su casa), los hijos (que llegan a tal punto de integración que se sienten ya más ingleses que cualquier otra cosa) y la madre (que ve cómo las diferentes posturas chocan sin remedio).
Aunque la película transcurre en tono irónico, su trasfondo es duro y dramático. Consigue que el espectador se involucre en la trama y se plantee, al menos y aunque sea mientras que dura la película, lo complicado de una situación en la que todos nos deberíamos implicar, la dificultad de la integración de los inmigrantes que llegan a un nuevo país.
Ana Ramírez Bernabé

Isabel Venegas Torvisco dijo...

Desconocía totalmente esta película y para mi fue una sorpresa más que agradable descubrirla. Me gustó sobre todo cómo trata un tema tan controvertido como es el choque entre la cultura musulmana y la occidental (que no cristiana) desde un punto de vista tanto trágico como divertido llegando incluso a lo ridículo.
Considero que su uso en las aulas puede ser muy provechoso pero haciendo una buena guía didáctica de la película.
Un saludo
Isabel Venegas Torvisco.
I.E.S. San Roque

marivi dijo...

Veía de nuevo esta película y de nuevo me ha producido las mismas sensaciones, consigue hacernos reir a pesar de la crudeza de lo que nos relata.
A mi me gustaría introducir un nuevo motivo para la reflexión, en la película nos encontramos con un padre que a toda costa quiere mantener sus costumbres y a sus hijos que ya viven en otro mundo y la influencia que este tiene sobre ellos y sobre lo que desean.
¿No es la que nos encontramos cada día en nuestras aulas, maestros intentando enseñar a unos alumnos que viven en una sociedad donde no se valora el esfuerzo y el estudio?

María Vicenta Cabalgante Perera

Anónimo dijo...

La película es una buena muestra de la problemática actual consecuencia de la llegada de inmigrantes y la necesidad de su integración tanto para ellos mismos como para los habitantes del país receptor. El tema es retratado como un conflicto entre la tradición del país de origen del inmigrante y la acepatición de las constumbres del nuevo país. El desarraigo es un fenómeno muy común en las modernas sociedades, no solo entre los inmigrantes sino entre todos nosotros, se está produciendo una pérdida de valores tradicionales, incomunicación , referentes morales que están haciendo que nuestros jóvenes y no tan jóvenes estén perdiéndose entre esa marabunta de iconos sexuales, deportivos o de cualquier otra clase.
José Luis Galeano Martínez

Anónimo dijo...

Anónimo Anónimo dijo...

Oriente es Oriente, en oriente, parece decirnos la película. Porque las ideas impuestas por una cultura o una religión, es difícil que se mantengan fuera de su entorno, sobre todo si éstas van en contra de la liberad y la dignidad de las personas.
la inmigración es una dura aventura, como perfectamente refleja esta historia, pero también es un camino a la esperanza, a la desaparición de ideas que van en contra de los derechos humanos.
Hermosa película que a través de lo cotidiano profundiza en el interior del ser humano,sus miedos, ilusiones y su evolución.
Como educadores es importante conocer esta nueva realidad que se presenta en nuestras aulas, diferentes culturas, nuevos problemas,camino en el que todos perdemos algo y ganamos mucho.

Ana Andaluz Carmona.

Anónimo dijo...

En primer lugar ¡buenísma elección! (Se la he recomendado a mis más allegados)

Aquí encontramos a un pakistaní que deja su país y decide vivir en occidente y además se casa con una mujer que no es pakistaní, con todo lo que ello conlleva. Él se contradice desde el primer momento, pues debe saber que con esas dos decisiones su cultura se va a ver "contaminada" o al menos, su forma de vida va a ser diferente a la que podría tener en su país.

Qué difíciles son las relaciones interpersonales. Desde el principio creo que el espectador está al lado de la mujer, ella defiende, no su cultura en contra de la que intenta imponer su marido,sino la felicidad de sus hijos. Pero no por ello quiere romper el compromiso que un día firmó con su esposo, sería una "musulmana decente". Así todos nos quedamos petrificados cuando tras la pelea con su marido se dirige a sus hijos y les dice: "Si oigo otra palabra contra él os la vais a cargar" ¿Lucha pasiva? ¿Conformismo?

Genial la cámara dentro de la parka de Sajid, un niño que por serlo aún no "practica" el racismo.

La integración es posible. Lo es siempre y cuando no se intenten imponer determinadas tradiciones que en el siglo XXI son inviables como: no aceptar la homosexualidad (Nazir), la circuncisión, los matrimonios concertados, etc.

Entre todos seguro que lo conseguimos

Antonia Pajuelo Rollán

Anónimo dijo...

Esta pelicula me ha sorprendido gratamente ya que trata de forma amena (aunque con las inevitables pinceladas dramáticas teniendo en cuenta algunos de los temas que trata)la inmigración, las minorias etnicas, y la intolerencia de algunos sectores de la sociedad hacia ello.
Un tema realmente interesante para nosotros como docentes , ya que aunque la película está ambientada en un barrio inglés, podría exprapolarse perfectamente a los nuestros debido a la situación actual de creciente diversidad étnica.
También trata otros temas como la problemática de los matrimonios de religiones mixtas, la autoridad paterna, la amistad, el sexo, las dificultades de la convivencia entre padres e hijos,la integración, los lazos afectivos, la violencia doméstica, la homosexualidad...Sin olvidar el choque cultural y la simbólica capucha, ya comentada en las opiniones de otros compañeros.
En definitiva, una pelicula para ver y reflexionar sobre las implicaciones que pueden cursar con la inmigración, y por tanto afectar a este tipo de alumnado en vertientes muy diversas.

Elena López Parejo

Anónimo dijo...

En esta película he visto reflefado uno de los grandes temas de actualidad en el aula, que es la multicilturalidad. La película nos presenta con humor pero con crudeza la realidad a la que se enfrentan los hijos de inmigrantes ya nacidos en el país de acogida. Aquí vemos el choque brutal que se produce entre la familia y la sociedad en estos casos. Los hijos se ven divididos entre las pretensiones del padre de mantener unas tradiciones sin significado para ellos y la realidad exterior, marcada por la libertad y por unos patrones de conducta opuestos a los defendidos por la tradición pakistaní. Llegados a este punto podríamos preguntarnos de qué forma contibuye la escuela a aumentar esta tensión o a reconciliar diferencias actuando como punto de encuentro en el que las diferencias individuales con respecto a la cultura y a la procedencia son todas válidas. Si bien es en las aulas donde los chicos inmigrantes se enfrentan más directamnete a estas contradicciones, podríamos valorar el papel del profesor como puente, como elemnto unificador entrer los alumnos inmigrantes y sus compañeros promoviendo la tolerancia y el diálogo como camino de conocimiento y encuentro.
Victoria Cobo Peregrina

Anónimo dijo...

Era la tercera vez que la veía y me encantó como siempre. Una película que te estremece el corazón mientras te ries de los puntos. Película que en función de la posición en la que te pongas se puede entender, no hay malos, son todos víctimas de una educación.
El padre intentando educar en sus creencias y principios convencido de que será lo mejor para sus hijos, sin entender qué es lo que hace mal, preocupado por el qué dirán (y para eso no hay que irse a otras culturas). Esa madre escondiendo las actuaciones de sus hijos (esto a la mayoría les recordará, en mi caso "la Vicenta" es la que lleva los pantalones en casa) y mediadora de la relación padre - hijo /a, tragando lo intragable y aguantando incluso agresiones físicas. Cada uno de los hijos, el típico correcto, intando seguir a su padre, el desviado total pero el más inteligente para mi gusto, el hijo que para el padre no existe....

Todos absolutamente todos, pojniéndote en su pellego tienen gustificación de su actitud, independientemente de los principios de cada uno. Ser capaz de ponerte en el lugar del otro es para mí fundamental en la posible enseñanza que hay en esta película a la vez que la capacidad de comprensión que debe haber ante conflictos familiares y ser capaz de no pensar en qué es lo mejor para el otro según nuestro parecer. Una película que se le puede sacar mucho mucho jugo.


Manuela Domínguez Vinagre

Anónimo dijo...

Película tragicomedia, es una historia que trata la diferencia cultural que sufre una familia, debido a padres de muy distintas culturas que intentan educar a sus hijos e hijas bajo una coctel de ideas enfrentadas entre los padres; un padre que lucha por mantener sus creencias y rituales propios de la educación recibida por él y que intenta mantener aún fuera de su país; una madre que pretende convivir con un marido que impone a sus hijos unas tradiciones que se escapan a sus pensamientos.
Me divertí mucho con la película que trata un tema tan delicado y a la vez ha sabido trasmitirlo de una manera divertida que hace al espectador pasar un buen rato y a la vez poder reflexionar sobre el choque de culturas y la rebeldía final por parte de la madre apoyando a sus hijos sobre cuestiones que ni ella misma entendía.
Enhorabuena por la elección de la película.
Mª del Mar Jiménez Lozano

Anónimo dijo...

Película tragicomedia, es una historia que trata la diferencia cultural que sufre una familia, debido a padres de muy distintas culturas que intentan educar a sus hijos e hijas bajo una coctel de ideas enfrentadas entre los padres; un padre que lucha por mantener sus creencias y rituales propios de la educación recibida por él y que intenta mantener aún fuera de su país; una madre que pretende convivir con un marido que impone a sus hijos unas tradiciones que se escapan a sus pensamientos.
Me divertí mucho con la película que trata un tema tan delicado y a la vez ha sabido trasmitirlo de una manera divertida que hace al espectador pasar un buen rato y a la vez poder reflexionar sobre el choque de culturas y la rebeldía final por parte de la madre apoyando a sus hijos sobre cuestiones que ni ella misma entendía.
Enhorabuena por la elección de la película.
Mª del Mar Jiménez Lozano

maria josé rica dijo...

la película, salvo el final, resultó agradable y divertida. En mi caso, la vi pensando en qué medida me sería válida para tratar con los alumnos de Ética el tema del Multiculturalismo, aunque puede servir para ver otros muchos. En mi caso, también podría utilizarla para estudiar el tema de los valores y las funciones que lleva en las distintas culturas "ser mujer".
La película trata de presentar las múltiples actitudes que cabe ante una situación multicultural y los problemas emocionales que tal situación conlleva.
Está clara la posición crítica respecto a posturas racistas (inglés/paquistaní/ y paquistaní/hindú); igualmente su posición crítica con quién renuncia a su identidad cultural para convertirse en un representante "tópico" y "típico" de la nueva cultura ("Tony" creo recordar que hacía llamar el hermano que se escapaba de casa para ir a las discotecas y tenía un novia inglesa.

He pensado después de ver la película en el interés del hombre por ir a vivir al gueto paquistaní y en las últimas noticias sobre la creación de guetos en muchas ciudades con los chinos, marroquíes, etc. y he considerado si nuestros emigrantes de los años sesenta y setenta no hicieron lo mismo cuando fueron a Francia, Alemania, etc. No he llegado todavía a ninguna conclusión.


De la película me resultó "chocante" que mantenga el clima de comedia y enredo hasta el final, en el irrumpe, de repente, la violencia física. La posición que adopta la mujer hace pensar. sin embargo, que tal violencia ya se había dado con anterioridad ¿o no?.
Por último, señalar la presencia constante del tabaco en las mujeres inglesas, ¿es el único ámbito de libertad que se le permite, el único medio para soportar el dominio del marido, las tensiones familiares?

Anónimo dijo...

Bueno, tengo que decir que me ha gustado mucho la intervención en este foro de Diego Calleja García. Creo que ha dado una perspectiva un poco diferente del film y me ha hecho cavilar un poco más sobre él. Según El salvador, la película puede estar cargada de ciertos matices despreciativos hacia otras culturas como la pakistaní, cuyas tradiciones suelen aparecer en situaciones que la ridiculizan.

Puede que haya algo de eso, pero no estoy seguro al cien por cien. En todo caso, tomando una postura un poco sofista, si es así, no es una visión exclusiva hacia la cultura pakistaní o musulmana. Creo que es algo típico del mundo anglosajón. No en vano la hegemonía cultural y política del mundo anglosajón es la que ha imperado en los últimos doscientos años. En gran medida, esto puede responder a una ideología de imperio, de autocomplacencia con una cultura y un modo de ver el mundo ha triunfado hasta ahora en los últimos dos siglos. Digamos que el mundo británico está por ello imbuido de cierta autocomplacencia.

Sin embargo no creo que toda la película tenga esa tendencia minusvaloradora de la cultura pakistaní. Hemos de pensar que hay también ciertos guiños que dan valor positivo a la figura del padre. Por ejemplo, cuando en un momento dado narra como llegó a Gran Bretaña en 1938. Por un lado, es una fecha clave, pues nos ubica al padre viviendo en la Inglaterra de 1939-1945, bombardeada por la Alemania nazi, compartiendo así las dificultades y penurias de la comunidad a la que ha emigrado. Llega además sin nada, tan solo una maleta y, con todo, en 1971 tenía ya su propio negocio y había sido capaz de levantar una familia, aunque bien es cierto que buena parte de ese merito parece atribuírsele a su esposa.

Otra perspectiva que podría aportarse es que la película apuesta por una nueva realidad de integración cultural frente a unas tradiciones en la que las culturas aparecen encerradas en compartimentos estanco y sin relacionarse entre si. Por ejemplo, es cierto que en muchos aspectos los hijos de la familia renuncian a sus tradiciones pakistanies y asumen costumbres netamente británicas, como cuando uno de los hijos cambia su nombre por el de Tony para entrar a la discoteca. Sin embargo, el film también incluye una fuerte crítica al tradicionalismo británico. Eso lo vemos reflejado en el vecino que desprecia a los pakistaníes, aboga por su expulsión y trata de que sus nietos no mantengan relación alguna con ellos. Éste vecino parece también frecuentemente ridiculizado.

En resumen, parece que más que quererse mostrar una minusvaloración de la cultura pakistaní, lo que aparece reflejado es un choque generacional: aparecen ridiculizadas las posturas más tradicionales, la del padre de la familia pakistaní y la del vecino británico xenofobo, mientras que se exalta la mentalidad de los jóvenes, rupturistas con las tradiciones de sus mayores, sean británicos o pakistaníes: el hijo del pakistaní, que va a la discoteca y bebe alcohol, la nieta del vecino que mantiene una relación con él, el nieto del mismo vecino, que juega con el hijo pequeño de la familia pakistaní y los saluda en su lengua sin ningún problema ...

Fijémonos, por ejemplo, que hay aspectos de la cultura pakistaní que son “redimidos” en la figura del hijo más religioso de la familia, que incluso al final se enfrenta con su padre y se solidariza con los hermanos y la madre. Lo que vemos, quizás, no es tanto una crítica a la cultura pakistaní sino más bien a las tradiciones consideradas negativas, sean estas pakistaníes o británicas: los malos tratos, la xenofobia (venga de británico o de pakistaní), el machismo (recordemos que también el abuelo británico trata de imponer a su nieta con quien se relaciona y con quien no), la homofobia, etc.

Otro aspecto que me llama la atención del film es como trata la integración de los personajes dentro de comunidades o grupos. Al final, la moraleja del film parece apelar a la libertad del individuo para elegir si identidad de grupo e integrarse en una comunidad u otra. Pensemos en lo absurdo de muchas de las situaciones en las que los personajes se identifican con un grupo, callendo muchas veces en contradicciones absurdas e infantiles:

El padre pakistaní, por ejemplo, se siente totalmente pakistaní. Vive como propias las tradiciones pakistanies y trata de convencer a su mujer de irse a Bradford para integrarse en un ambiente plenamente pakistaní. Incluso vive la guerra indo-pakistaní de 1971 (que se saldó con un Bangladesh independizado de Pakistán) tomando partido. Sin embargo, y ahí están algunas de sus contradicciones, esa es una identidad elegida. Él vive en Inglaterra desde 1938, cuando Pakistán era parte del Imperio británico. Además, dentro de éste, Pakistan no era sino una serie de territorios integrados en la India. No había un “Pakistán” como tal. De hecho Pakistán es un fruto del proceso de descolonización. Al independizarse la India, hubo una serie de territorios de mayoría musulmana que quisieron formar un estado aparte. Ello significo incluso trasvase de población, en función de creencias religiosas: hindues que abandonaron Pakistán y musulmanes que abandonaron la India. Es más el “Pakistán” de 1971 incluía al actual Blangadesh: ¿de donde era nuestro personaje? ¿del territorio del Pakistán que siguió siéndolo o de la parte de Pakistán que se independizó con el nombre de Blangadesh?. ¿Cómo se debía sentir en ese caso...?. Además es un pakistaní que no ha conocido el Pakistan independiente, y vive en Inglaterra desde una época en la que ese Pakistán era parte del Imperio Británico. ¿Cual es por tanto su identidad ...?.

Además estas contradicciones se ven corroboradas cuando habla de las mujeres inglesas y dice que “no son buenas mujeres”, y sin embargo su hijo le replica que él se casó con una.

En esta linea de criticar las identidades impuestas, podemos señalar también los episodios en los que los hijos de la familias hablan de los “pakis” como un grupo extraño a ellos; o cuando el portero de la discoteca no deja pasar a unos pakistanies pero si a los hermanos de la familia porque uno de ellos viste un poco a lo hippie y adoptan nombres anglosajones. Recordemos que el padre “no quería hippies”. Creo que constantemente se critica en el film el encasillamiento “predestinado” de los individuos dentro de colectivos, y hay una reivindicación de que las personas deben poder elegir a que colectivos pertenecen. En este sentido, la educación en una serie de valores y tradiciones impuestos es también duramente criticado: tener un origen pakistaní no tiene porqué significar tener que casarte obligatoriamente o circuncidarte, y ser británico no tiene que implicar no poder mantener relaciones con aquel cuyos orígenes familiares no lo sean.

Andrés García Ruiz

Anónimo dijo...

Perdón, he dicho por ahí "Según El salvador, la película puede estar cargada de ciertos matices despreciativos". Queŕia decier que lo ha dicho Diego GArcía. Perdón por el deliz.

Andrés GArcía Ruiz

Anónimo dijo...

Parece que no tuve suerte ese día en guardar el comentario de esta película, por lo que voy a hacerlo de nuevo.

La película trata sobre las dificultades cotidianas que tiene una familia, en la que de forma muy pintoresca, el padre que es pakistaní, sigue con sus tradiciones religiosas y culturales; mientras,la madre que es inglesa, intenta mantener el tipo con la mediación constante, la paciencia y la ayuda de una amiga. El caso es que se producen situaciones constantes de interferencias, comicidades, contradicciones,...; en un ambiente divertido, alegre y respetuoso en el fondo con las decisiones de sus hijos.

Es muy simbólica la escena primera en la que desde arriba, se ven cruzarse dos grupos en procesión en sendas calles paralelas.

M. Carmen Ginestal Chamizo.

Manuel dijo...

ORIENTE ES ORIENTE
Ya conocía esta película desde hace años y siempre me pareció muy adecuada para trabajar con ella en el instituto. Aborda temas de gran trascendencia, pero entre ellos subrayaría dos líneas de trabajo muy sugerentes: a) interculturalidad, inmigración y racismo; b) maltrato y violencia de género. Es una película con múltiples registros, y extremos, desde la más desternillante comedia (el aspecto de las futuras esposas, la flamante “escultura” del hermano artista,…) hasta el abrumador dramatismo de las escenas de maltrato del padre hacia su mujer e hijos. Es inevitable recordar otras películas como “Mi hermosa lavandería”, de factura similar, o “Quiero ser como Beckham”, un éxito garantizado entre los alumnos, ya solo por el título
El tema de la interculturalidad es uno de los más recurrentes y apropiados en la actualidad: en todos los centros hay alumnos de diferente procedencia y la convivencia entre ellos es un imperativo irrenunciable. A través de esta película se pueden identificar diferentes prácticas culturales que pueden resultar a los alumnos novedosas, cuando no chocantes, como el hecho de pactar matrimonios entre familias o la circuncisión. Puede desarrollarse un debate de los límites de la identidad cultural cuando atenta contra la dignidad o los derechos básicos de las personas (por ejemplo, el trato de inferioridad hacia las mujeres, las mutilaciones genitales a que se ven sometidas, entre otros muchos).
Obviamente, determinados aspectos dejan clara la posición del director, Damien O’Donnel, que lejos de hacer una crítica a las culturas que refleja, ataca determinadas actitudes contra la libertad individual, provengan de la cultura que provengan: la intransigencia y cerrazón de George Khan o la ridícula actitud y situación en que vive su racista vecino.
Uno de los valores seguros de la lista de películas propuestas en el ciclo, que puede dar mucho partido en el aula y que seguro no aburrirá a los chavales (y eso no es fácil de lograr con cualquier película)
Saludos: Manuel Pimienta Muñiz

Anónimo dijo...

ORIENTE ES ORIENTE (Marisa Gil Burdallo)
Pese a la apariencia cómica, este película me ha parecido bastante dura y triste, aunque muy interesante (muchísimo mejor que la primera). El racismo, desde múltiples perspectivas, la violencia doméstica, las diferencias culturales y, en definitiva, los problemas para disfrutar de la libertad individual ofrecen interesantes puntos de partida para el debate en clase después de proyectarla a los alumnos.
La amplia descendencia de ese matrimonio entre pakistaní y británica da mucho juego para reflejar distintas posiciones ante la autoridad paterna y la integración en una cultura natal que no coincide con la cultura impuesta en casa por el padre, desde los hijos sumisos que intentan complacer al padre hasta diferentes límites, hasta los más beligerantes, que no están dispuestos a pasar por el aro que impone George Khan. Me habría gustado que hubiese desarrollado más el papel de la hija, Archi, que podría haber dado más juego. Un tema de gran interés y, desafortunadamente, de máxima actualidad, el maltrato a mujeres, muy bien reflejado en otras películas como “Te doy mis ojos”.
Felicito a los organizadores por la elección de esta película que me dejó un sabor de boca bastante mejor que la primera

Anónimo dijo...

Oriente es Oriente...

Pero si lo trasladas a Manchester en los 70, todo queda un poco desubicado.

He visto la película antes y siempre me da pena del padre:hombre recto,practicante religioso, educador severo, trabajador y amante de su familia para la que desea lo mejor de sus costumbres.¡Con qué cariño elige los trajes de boda de sus hijos!
¡Y qué dolor verse extirpado del reconocimiento social de los suyos por no poder hacer que sus hijos cumplan con la tradición!

y la madre, comprensiva con todos, tapando y aguantando el tira y afloja de unos hijos para los que la única referencia a su país es su padre, los familiares y esas bodas concertadas que no están dispuestos a aceptar. Ni las bodas ni los valores del padre, ni la manera de vestir, ni la religión ni la comida...no les gusta nada.

Todos los problemas que trata la película están en clave de humor, pero sobre todo la mezcla social y cultural. Es una película muy agradable de ver, pero no por eso menos crítica.

Me hace mucha gracia el hijo pequeño , Sajid. Imagino que desde sus ojitos, viendo cómo todo se desmorona ,no hace más que esconderse y retrasar el momento para ver si él se puede librar de la circuncisión...No pudo ser.

Es un película interesante.
Creo que puede proyectarse para comentar también qué está pasando con otras culturas que se han instalado entre nosotros en los últimos años, cómo de integradas están y dispuestos a perpeturar sus costumbres o abandonarlas por aquellas del país donde han decidido continuar sus vidas.

Anónimo dijo...

Oriente es Oriente...

Se me olvidaba firmarlo.
Un saludo.
Mª Jesús Núñez

Anónimo dijo...

Me ha parecido una de las mejores películas del ciclo,muy divertida.
Aunque yo me rei mucho viéndola, presenta un drama muy frecuente en las soiedades actuales,donde coviven diferentes culturas.Muestra a un padre autoritario,que intenta preservar la tradición familiar,aunque esto le cueste la perdida de uno de sus seís hijos.Destacar el papel del niño Sajid, y cómo su parka le sirve de protección ante un mundo que le resulta hostil.
Pepa Moreno Bayort

Anónimo dijo...

Esta peli me resultó menos interesante, pero esté bien conocerla, sobre todo para tratarla en nuestras aulas, cada día con personas de más paises. Creo que ayuda al entendimiento entre el visitante y el local, pues los discursos que escuhamos sobre el distinto, el otro no son los más adecuados
Me pareció genial el enfrentamiento final de padre hijo, cuando se niega a que se case con la chica inglesa cuando el padre, el garante de la tradición, ya lo había hecho, y no le iba mal, más libre, trabajaba y mantenía a una familia numerosísima. Somos profes y, algunos también padres, no está mal ser conscientes de que el dicho "haz lo que yo diga y no lo que yo haga" no debemos atribuírselo solo a los curas

Maribel Apostua

¿Dónde estamos?


Ver CPR de Badajoz en un mapa más grande