Las alas de la vida


11 de marzo, 18:00 horas

Antes de visionar la película, comenzaremos con la proyección del siguiente cortometraje:

La dama y la muerte
España, 2009, 8 min.
Dirigida por Javier Recio Gracia
Premio Goya al mejor corto de animación 2009
Nominado al mejor corto de animación en los Premios Oscar 2009






Las alas de la vida
España, 2006, 90 min.
Dirigida por Antoni P. Canet
Interpretada por Carlos Cristos, Omar Karpyza, Carmen Font, Carmela Cristos Font
Guión de Jorge Goldenberg, Carmen Font, Carmen Santos, Francesc Hernández, Xavi García-Raffi, María Tomás y Antoni P. Canet.
Fotografía de Alejandro Plá
Música de Enric Murillo y Carlos Cristos

Calificación: mayores de 13 años


RECOMENDACIÓN DIDÁCTICA:


Edad: se recomienda su uso didáctico en las aulas a partir de 16 años.
Grupos: alumnos de Secundaria (4º ESO), Bachillerato, Ciclos Formativos y Escuela de adultos o de padres.
Áreas:
Ciencias de la Salud, Tutoría, Educación para la Ciudadanía.
Temas: imagen e integración social de personas con diversidad funcional, ética de los cuidados paliativos, la muerte digna, valores de disfrute de la vida y de solidaridad, reflexión sobre el dolor y la enfermedad.


SINOPSIS:


Carlos Cristos y su mujer, Carmen Font, son médicos. Carlos ha llevado siempre una vida muy activa, con pasiones como el montañismo, o ser piloto de vuelo. Como médico ha tenido que transmitir a muchos pacientes diagnósticos muy graves y ha tenido que acompañar a algunos de ellos hasta su muerte. Su vida cambió cuando a los 47 años se sienta ante su propio médico para escuchar el diagnóstico: A.M.S. (atrofia sistémica múltiple), una enfermedad neurodegenerativa, invalidante y mortal.

Carlos Cristos con su mujer, sus padres y otros familiares.


DATOS DE INTERÉS:

La película se centra en el testimonio de Carlos Cristos, médico de familia al que diagnosticaron una enfermedad neurológica degenerativa, sin posible tratamiento. Pide a su amigo y cineasta Antoni P. Canet que le grabe en sus últimos años de vida, con la intención de que pudieran servir a quienes se encontrasen en circunstancias parecidas, a solas ante el dolor y la muerte.

Carlos Cristos era licenciado en medicina y cirugía, colaborador de RNE con un programa propio sobre la salud, amante de la investigación y la ciencia, músico, piloto, patrón de vela, montañero, entre otras aficiones más.

El documental ha ganado muchos premios nacionales, entre los que destaca el primer premio en el Festival de Cine de Valladolid 2006.


El rodaje duró tres años y se grabó principalmente en Mallorca.



Una de las melodías la compuso Carlos y se convirtió en el tema central de la banda sonora de la película. De hecho, Carlos ue músico de calle "de oído" con el grupo Buxo. Compartió escenario como músico con el coro Ars Musicae de Pontevedra y con la cantante Pilocha. Le acompañan ante las cámaras los músicos Pablo Sampedro, Pilar Martínez Pilocha y Luis Andrade.

Cuenta el director: "Nosotros empezamos a rodar con anterioridad a Mar adentro. Como personajes, Carlos es muy distinto a Ramón Sampedro y también las películas son muy diferentes. Mar adentro es una película que defiende una tesis, a favor de la eutanasia. La nuestra no respalda ningún alegato sobre estos temas, pero sí que se tocan todos los problemas del tramo final de la vida, como los cuidados paliativos. Las alas de la vida no es una tesis, no toma partido; si algo defiende nuestra película es que está a favor de la sanidad pública y de la dignidad de la vida. Como detalle curioso, en un momento del rodaje, Carlos bromeó: ‘A que lo hago mejor que Bardem’."


SUGERENCIAS PARA EL DEBATE:

"Cuando te pasa algo así —nos decía hace un año— lo entiendes con la cabeza pero no con el corazón. Un poco más tarde supe que no me habían cambiado de camino y me estaban dando la oportunidad de usar mi caso para que se hablara del fallecimiento y otras cosas próximas que había visto multitud de veces en mis pacientes, mientras les acompañaba por el camino que ahora me toca recorrer a mí.”

“Que en los últimos momentos no se me acerque nadie disfrazado a contarme no sé qué. Quiero morir como he vivido.”


El planteamiento del protagonista ante la muerte es no provocarla, pero tampoco prolongarla de manera artificial.


Obsérvese no sólo el testinomio de Carlos, sino también las actitudes de los familiares, cuidadores y amigos.


El protagonista intenta en lo posible que la enfermedad no le impida seguir viviendo la vida que hacía antes. Por eso, durante el documental hay momento en los que olvidamos la enfermedad de Carlos. Nos zambullimos en su vida, en aquello que le apasiona.

“La vida es una enfermedad, de transmisión sexual por cierto, que acaba inevitablemente en la muerte.”


Carlos falleció a los 51 años en su domicilio de Sa Cabaneta (Mallorca), dos años después de acabar el rodaje de este documental.



Durante el rodaje.



OTRAS PELÍCULAS:
(que abordan de manera más o menos directa la muerte, las discapacidades o la integración social de las personas con diversidad funcional)

- Johnny cogió su fusil (1971)
- Mi vida es mía (1981)
- Mi chica (1991)
- El aceite de la vida (1992)
- El rey león (1994)
- La habitación de Marvin (1996)
- Patch Adams (1998)
- Planta 4ª (2003)
- Mi vida sin mí (2003)
- Mar adentro (2004)
- La novia cadáver (2005)
- El patito feo y yo (2006)
- El niño con el pijama de rayas (2008)

33 comentarios:

Certamen EducaRed dijo...

Enhorabuena por estas iniciativas.

Nos gustaría informaros de la convocatoria del Certamen Internacional EducaRed, que pretende facilitar a la comunidad educativa nuevas herramientas, conocimientos y métodos de trabajo para asumir los cambios que las Tecnologías de la Información y la Comunicación (TIC) provocan en nuestra sociedad y en las nuevas generaciones de estudiantes, así como en los métodos de enseñanza y aprendizaje.

Tenéis toda la información en nuestra web: http://www.educared.org/certameninternacional

También os invitamos a ver el vídeo promocional de esta edición en: http://www.youtube.com/watch?v=GGikEyxxrHc

Se puede participar en el Certamen creando blogs, webs y wikis. Además, los docentes pueden participar en solitario, con Experiencias Didácticas relacionadas con el uso de las TIC.

El plazo de inscripción finaliza el 16 de abril. Si tenéis alguna duda, poneos en contacto con la Oficina del Certamen.

Un cordial saludo,


Oficina del Certamen Internacional EducaRed
Correo electrónico: certamen@educared.org
Teléfono: 902.905.144
+34.981.975.621

Anónimo dijo...

Tenemos aquí,dos ejemplos d Cine Español cn un tema común:la muerte digna.El Corto d animación,nominado a ls Oscar trata el tema sin olvidar el humor.
En el Documental,el protagonista intenta no perder la sonrisa.El médico padece una enfermedad terminal,y ante esto,quiere morir d forma natural ya q no existe posibilidad d tratamiento para él,pr eso ns ofrece ste Documental para q sirva su testimonio dl proceso.Recomendada sobre todo para adultos.
Me qdo cn la scena final d Vuelo...

Alicia Díaz

Anónimo dijo...

Sobre el corto de animación, una lucha entre la vida y la muerte tratada con mucha gracia.
Sobre el documental, ni que decir tiene que no fue agradable de ver, el personaje nos provoca más que pena, su media sonrisa lo dice todo y no hablemos de su mujer, su entereza no hay quien se la crea, es muy duro tener al lado a alguien que se va ya mismo, de hecho Carlos Cristos no tardó en morir una vez terminado este documental.
Lo recomendaría para ser visionado en Tutorías y Escuelas de Padres/Madres.
No me quito de la cabeza la escena de “Mira papá como buceo”.

Carlos Escudero Salas

Anónimo dijo...

Me pareció muy interesante el corto pues trata el tema de la muerte de una forma sarcástica y divertida.
Sin embargo, tengo que decir que el documental me pareció demasiado impactante. Nunca se lo pondría a mis alumnos pues ni casi yo misma fui capaz de soportarlo. Quiero destacar la entereza del protagonista y de su esposa y no dejo de valorar el esfuerzo que debió de suponer para la familia. Lo mejor fue la escena del vuelo y la última de la invención de un telescopio con una sartén.

María José Arias Vergel

Elena Torres Bautista dijo...

Parece mentira que un mismo tema, el de la muerte en este caso, se pueda enfocar de maneras tan dispares.
Sobre el corto de animación, animo a todos a que busquéis en internet vídeos del cómo se hizo, los bocetos del proyecto, etc, porque son de lo más interesante.
En cuanto al documental, son los trabajos como este los que me hacen pensar en el valor del cine como herramienta para aprender, emocionar y conocernos mejor, planteándonos, como en este caso, la fragilidad de la vida y el error de nuestra cultura de mostrar la muerte como tema tabú. Me ha parecido una película rebosante de humanidad, que no busca en ningún momento la lágrima fácil.
Personalmente, agradezco a Carlos Cristo que compartiera el final de su vida, tan difícil y doloroso, pero intentando no renunciar a la sonrisa.

Anónimo dijo...

‘Las alas de la vida’ es un documental en el que el protagonista narra una muerte anunciada y su resignación ante la idea de que toda existencia se termina irremediablemente un día; y que es preciso saber asumir.
Se observa que el deterioro causado por la enfermedad no consigue apagar la agudeza intelectual de un personaje que insiste a lo largo de la cinta en sentirse un privilegiado y explora continuamente con su raciocinio las dudas existenciales que se le plantean.
Me llamo la atención el hecho de que familiares, amigos y colaboradores huyen de cualquier dramatismo. La enfermedad y la muerte están presentes, pero las ganas de vivir del médico se imponen contando su historia personal, si es posible con una sonrisa.

Blanca Díez García

Anónimo dijo...

Excelente documental centrado en los últimos años de vida de Carlos Cristo afectado por una rara enfermedad, sin cura, invalidante y rápidamente mortal. Me sorprende su entereza, quizá el hecho de ser médico y poder adoptar una visión más “científica” de su enfermedad; pese a ello y como él mismo reconocía y lloraba, era muy duro y nunca se estaba preparado para esto. Le leían en esos momentos su Testamento vital, concretamente el punto en el que rechazando cualquier tipo de eutanasia también pedía dejar que la muerte le llegara sin impedimentos. Retazos de su vida nos muestran a Carlos, un hombre entregado a su profesión, voluntario en Ruanda, volando en ala delta en Galicia y Mallorca y, por encima de todas las cosas, esa amable sonrisa con la que era capaz de llevar el final de su enfermedad. Aporta testimonios de sus personas cercanas, sobre todo de su esposa y amigos. Algo más fríos y distantes la actitud de los padres. Nos aporta una excepcional visión, cruda, de las distintas reacciones del ser humano ante otro humano en trance de morir. Amigos que desaparecen porque no quieren estar cerca de la muerte. Y un planteamiento curioso desde el punto de vista médico, utilizamos gran cantidad de tecnología en curar y diagnosticar y sin embargo, cuando llega la hora de la muerte del enfermo, cuando más cerca hay que estar de él y su familia, no tenemos el apoyo médico necesario. En menos de 3 años de grabaciones vamos presenciando la dependencia cada vez mayor de Carlos a la vez como vemos que su hija de poco más de 7 años crece mientras toca el piano. Magnífico y edificante documental que es un canto a la vida. Acaba el documental con el sonido de la guitarra de Carlos mientras, en una grabación de video antigua, Carlos se lanza en ala delta. Su transición al otro lado del túnel.
CLOTILDE MARTIN DE PRADO NIETO-GUERRERO

Anónimo dijo...

LAS ALAS DE LA VIDA

La mayoría de los encuentros cinematográficos de este III Ciclo de cine y educación nos vienen a recordar tópicos literarios tan conocidos como el Tempus fugit (el tiempo huye), el Memento mori (recuerda que vas a morir) y de los que muchos podemos extraer como conclusión el Carpe diem (Atrapa el momento).
Desde que comenzamos nuestro peregrinaje en el mes de octubre con Amar la vida, pasando por la batalla entre la vida y la muerte que se libraba cuerpo adentro en el personaje de Bill Murray en Ósmosis Jones, la muerte del padre del Rey León (tan dolorosa y emotiva que nos hacía comprender, cuando niños, el ciclo de la vida) en la selección de cortos, hasta la proyección de La dama y la muerte y Las alas de la vida, seguimos concienciándonos de lo que muy acertadamente nos decían La Biblia y Quevedo: Pulvis eris…
Y es que el hombre siempre ha tenido la necesidad de enfrentarse a aquello que le preocupa, en este caso la muerte, convertida en tema universal y tratada desde todos los aspectos inimaginables: el desafiante de La dama y la muerte o el indescriptible de Las alas de la vida. La belleza que se deja ver en la fuerza con la que Carlos Cristos se aferra a la vida, la inteligencia de su discurso, la valentía de enfrentarse a la muerte con todo su saber, científico y humano, y la comprensión de lo que está por venir, lo más aterrador, quizá. Ver Las alas de la vida, por lo tremendo de su tratamiento, no deja indiferente a nadie, tanto si te gusta como si no. Carlos Cristos resulta tan cercano que parece que lo conoces desde siempre y por eso duele esa funesta contradicción de que a una persona tan llena de vida, ésta se le escape por momentos.
Luz Romero Rodríguez, 5 de abril de 2010.

Anónimo dijo...

La película no me parece adecuada para alumnos de secundaria, pero el corto sí puede hacer que nos planteemos hasta dónde puede llegar la ciencia para vencer a la muerte, incluso a costa de la propia vida; y con humor.
La única certeza que tenemos cuando nacemos, es que algún día moriremos. Aún así, la muerte nos aterra y angustia, y luchamos contra ella como si pudiéramos vencerla.
Me causó mucha impresión lo que dijo la amiga del protagonista, la que le ayudaba con su testamento vital. Si la medicina considera la muerte como un fracaso, no está teniendo en cuenta a la persona para nada, y en un momento tan importante, como es el hecho de morir, a veces no ayuda a que sea dignamente.
Muchas otras veces, hace milagros y se lo agradecemos.

Mª Dolores Fernández Zan

Anónimo dijo...

Dos formas distintas de enfocar algo tan nuestro como el paso previo de la vida a la muerte. En el corto de animación, en clave de humor, pero mostrando el derecho a una muerte digna (por cierto, ¡qué terca es la muerte cuando nos quiere llevar!). En el documental sobre los últimos años de vida de Carlos Cristo, se muestra un camino final acompañado siempre de una sonrisa. Aún así, es un relato muy duro y sorprende la entereza y fortaleza del protagonista. No sé cómo reaccionaríamos muchos de nosotros ante una situación similar. En este caso me ha parecido simplemente IMPRESIONANTE.
Como aplicación educativa en el aula, el corto me parece adecuado y hasta divertido como actividad, no así el documental. Creo que este último debería ir dirigido a un público de más edad que la de nuestros alumnos de Secundaria y Bachillerato.

Anónimo dijo...

Dos formas distintas de enfocar algo tan nuestro como el paso previo de la vida a la muerte. En el corto de animación, en clave de humor, pero mostrando el derecho a una muerte digna (por cierto, ¡qué terca es la muerte cuando nos quiere llevar!). En el documental sobre los últimos años de vida de Carlos Cristos, se muestra un camino final acompañado siempre de una sonrisa. Aún así, es un relato muy duro y sorprende la entereza y fortaleza del protagonista. No sé cómo reaccionaríamos muchos de nosotros ante una situación similar. En este caso me ha parecido simplemente IMPRESIONANTE.
Como aplicación educativa en el aula, el corto me parece adecuado y hasta divertido como actividad, no así el documental. Creo que este último debería ir dirigido a un público de más edad que la de nuestros alumnos de Secundaria y Bachillerato.
Julián E. Guzmán Córdoba

Anónimo dijo...

"La dama y la muerte". El cortometraje me ha parecido una sencilla reflexión sobre la relación entre la ciencia y la muerte. La ciencia nos ayuda a vivir más y mejor, pero también puede pecar por exceso de celo, y es que la ciencia quizás sin pretenderlo puede hacernos vivir de manera indigna. Es un tema que cada vez va a generar más y más debates. El humor negro no está de más.
"Las alas de la vida". Pocas películas sobre la muerte pueden presumir de ser tan sinceras y directas como la presente. La enfermedad degenerativa que Carlos Cristos padecía es la triste y desgraciada excusa para que observemos como testigos de excepción el combate amañado con la muerte al que todos tendremos que enfrentarnos más tarde o temprano. El de Carlos es además un combate demasiado largo, nada envidiable, colmado de sentimientos y reflexiones, de desesperanza y añoranza, de humor y temor, de dudas y certezas, que nos acercan a flor de piel a ese hecho traumático cuyo solo nombre tratamos de esquivar en nuestros pensamientos cotidianos. El documental me parece impecable porque describe a la perfección el desconcierto y la ansiedad ante ese mundo inevitablemente sórdido de la muerte por venir; y aunque por momentos resulta insoportable e incómodo a más no poder el penetrar en la intimidad más triste del ser humano, creo que en general no se puede acusar a su director, Antoni Canet, de haber claudicado ante el morbo. Me gusta especialmente el documental por abordar los temas de la eutanasia o la espiritualidad desde una perspectiva estrictamente individual y personal, desde la óptica de alguien que presenta numerosas dudas pero tiene que elegir. No creo por ello que se pueda utilizar la película como estandarte a enarbolar a favor o en contra de determinados temas. El mensaje que se nos transmite es el de que cada uno debe elegir qué quiere hacer o creer en esos momentos tan delicados. La profundidad y la sencillez se muestran a partes iguales en las reflexiones de un moribundo que pese a tratar de aparecer como una persona normal, como uno más del montón, acabamos por descubrir como una mente privilegiada que incluso en sus peores momentos rinde tributo a su vocación de divulgador médico. La muerte nos hace iguales a todos, pero la vida no, y la vida es lo que cuenta. Carlos Cristos, descanse en paz.
DIEGO CALLEJA

Anónimo dijo...

¡Cuánto valor el de Carlos Cristos!
El hecho de pedir que se filmara su lucha por la vida y una muerte dignas es muy “fuerte”.
Destacable su naturalidad al hablar de todo el proceso hacia la muerte con serenidad y “si es posible con una sonrisa” (como Carlos decía).
Persona sensible, pero que va asumiendo que se acabará su vida con entereza, intentando superar con esfuerzo e ingenio las limitaciones físicas que le produce su enfermedad.
Este documental es una enseñanza de vida y aceptación de la muerte, una lección de humanidad y también de fragilidad ante su destino.
Un buen ejemplo las actitudes de su mujer, padres, cuidadores y amigos, que están a su lado en este “viaje”.
Me resultó duro ver cómo tenía que ir renunciando a cosas básicas, su resignación y deterioro en todos los aspectos.
Lo que me gustó fue la escena del vuelo final.

Ana Rey Cabezudo.

Anónimo dijo...

lo simpático del corto contrasta con la seriedad y el dolor que trasmite el documental. Creo que sería de gran utilidad en bachillerato y adultos, descartándolo para primaria.
Supondría un refuerzo notable en la educación de valores y en la aceptación de los pequeños inconvenientes que nos presenta la vida a diario con solo imaginar QUE NOS PUEDE PASAR A CUALQUIERA DE NOSOTROS O DE NUESTROS CERCANOS.
Al igual de la mayoría de comentarios la escena del vuelo nos llevó a parte de nosostros con él.

Anónimo dijo...

lo simpático del corto contrasta con la seriedad y el dolor que trasmite el documental. Creo que sería de gran utilidad en bachillerato y adultos, descartándolo para primaria.
Supondría un refuerzo notable en la educación de valores y en la aceptación de los pequeños inconvenientes que nos presenta la vida a diario con solo imaginar QUE NOS PUEDE PASAR A CUALQUIERA DE NOSOTROS O DE NUESTROS CERCANOS.
Al igual de la mayoría de comentarios la escena del vuelo nos llevó a parte de nosostros con él.
Fernando Negrete García

Anónimo dijo...

En principio, la película retrata y nos va descubriendo, poco a poco, a una persona (Carlos Cristos) fuera de lo común, sumamente interesante, inteligente y culta (sus continuos comentarios nos lo revelan). Médico de familia pero también comentarista de una programa de radio, voluntario en África, guitarrista, deportista de ala delta, inventor... También miembro de una familia y de un entorno social concreto.
Después, nos contrapone su pasado al presente marcado por la enfermedad: su deterioro físico pero también la presencia constante de una muerte próxima. Y, a partir de este punto, la lucha por la normalidad, por intentar vivir el (poco) tiempo que le resta superando, en lo posible, los escollos físicos cada vez mayores y evitando ser absorbido por la angustia de un final inminente.
Y por último, y para mí lo más interesante de la película, sus reflexiones, claras, rotundas y lúcidas. Sobre el sentido de la vida, sobre la actitud hacia la muerte, sobre la dignidad humana, sobre la transcendencia...
Por otro lado, el corto La dama y la muerte parte de una idea interesante. Sin embargo, la abundancia de gags y de acción trepidante (nada originales, por cierto) enmascara una premisa que podría haber dado mucho juego si se hubiera desarrollado por otros derroteros.

Israel Alberto Cardador Castanedo

Anónimo dijo...

Carlos prometía al espectador, al inicio del film, que iba a hablar de la vida y de la muerte con una sonrisa. Y así fue. La película es un canto a la vida, sabiendo que la vida es un fenómeno frágil y limitado, pero absolutamente hermoso y único.
Carlos pensaba que en la solidaridad esta nuestra forma de trascendencia: “quedará de nosotros” -afirmaba rotundo- “lo que dejemos hecho para los demás”, para la “manada” a la que él pertenecía. Participó como médico voluntario en Ruanda, país con el que mantuvo una fuerte vinculación toda su vida, ayudando a reconstruir su estructura sanitaria .
Luchar por la dignidad en el vivir y en el morir, sin dramatismo Y “si es posible con una sonrisa”.
¡Que tu último vuelo te lleve al mejor lugar posible!
Purificación Pinto C.

Anónimo dijo...

Aunque lo ideal sería verlo en 3D para poder apreciar todo el trabajo que tiene.

Purificación Pinto C.

Anónimo dijo...

El corto nos narra el camino de una anciana hacia la muerte en un corto tiempo. Pensaba por el título “La dama y la muerte” y por las películas proyectadas que, sería dramático pero no, se trata de un corto sin dialogos con humor muy ameno y divertido. Dicen que el director creó la historia a partir de vivir la situación de que su abuela estaba viviendo sus últimos días.
Purificacion Pinto C

Anónimo dijo...

El corto de animación me pareció genial, trata con gran creatividad y acertada crítica la lucha por la vida. El mensaje que recibí se subrayó al escuchar uno de los comentarios del personal médico que sale en el documental que vimos a continuación. En el corto vimos la arrogancia humana por burlar la muerte como si la buena medicina fuera sólo eso… mientras que en el documental, una de los médicos comentó, precisamente, que una de las funciones de su profesión es hacer que el tránsito hacia la muerte sea lo más llevadero para el paciente. La verdad es que me impactan mucho las imágenes duras y ya van dos sesiones en este curso que me han hecho removerme en mi asiento, casi agradecí que el protagonista no muriera durante el documental porque bastante mal me dejó el verlo deteriorarse, eso sí… al menos con una sonrisa, bravo por su protagonista… esté donde esté.
Gloria Morán Mayo

calbi dijo...

El corto de animación en 3D lo hemos proyectado en clase como ejemplo de producción audiovisual nacional. La realidad supera a la ficción , parece una frase hecha pero después de ver este largo ,la cara y la cruz de la vida se imponen .El espectador se enfrenta a la muerte esa compañera ausente que no se quiere ver , es un acompañante molesto , impúdico .Morir dignamente con consciencia, poder elegir .La moral , la medicina ,la calidad de vida de los enfermos terminales ,la libertad de elección ,el poder , los poderes .Al final el hombre solo frente a la ?.Carlos de Bunes

Anónimo dijo...

la película me ha resultado muy triste pero, a la vez, destacaría el positivismo de su protagonista, y la gran fortaleza que saca de sus adentros para luchar contra lo imposible. Supongo que su propia personalidad le favoreció la lucha incansable . la ayuda familiar, particularmente de su mujer, es fundamental para hacer más soportable lo que creo es insoportable, tanto sufrimiento y lucha hasta el final.
didácticamente creo que es un documental apropiado para alumnos bastante maduros como puede ser un segundo de bachillerato,pues en niveles inferiores la madurez no ha alcanzado un desarrollo apropiado para plantearles esta situación.MªCARMEN MOLÍN GLEZ

Anónimo dijo...

El corto me ha resultado muy agradable. Un estética distorsionada y expresionista, pero muy adecuada. La historia me ha parecido muy emotiva. Triste y al mismo tiempo dosis de humor y de optimismo. Un gran trabajo.
El largometraje en esta ocasión no ha sido de mi agrado. No cuestionó el enfoque narrativo ni ninguna cuestión técnica. Únicamente me parece que es una temática demasiado cruda. No cuestiono que se hagan películas así, pues seguro que mucha gente la podrá valorar de otra manera. Solamente sobrepasa lo que son mis gustos personales. No me importa ver tragedias, ni pido siempre películas con final feliz, ni mucho menos. Posiblemente sólo sea una cuestión de gustos. No obstante destaco el inmenso valor del protagonista y la simpatía que desprende por su actitud en momentos tan difíciles.
Mario Sánchez Jiménez

Anónimo dijo...

El corto "la dama y la muerte" me ha gustado (quizá un poco frenético) y puede servir para acercar a los más pequeños la idea de la muerte de una manera no excesivamente traumática. En cuanto a "Las alas de la vida", creo que tiene por encima de todo el valor documental de ver a alguien que se enfrenta con una entereza impropia de la situación a una enfermedad que le va a derrotar (y de qué manera!). Tremenda la valentía del protagonista y conmovedora hasta la médula la puesta en escena (o la ausencia de la misma). Nos presenta las típicas cosas que no queremos ver, las situaciones ante las que no nos gustaría encontrarnos...pero ahí están y son, como dice la sabiduría popular "para el que le toca". A nuestros alumnos les viene muy bien saber que no siempre la vida es de color de rosa y que a veces te arrea unos bofetones que te pueden dejar tambaleante para el resto de tus días.También de eso se puede aprender (la solidaridad, la comprensión y el cariño son buenas monedas de cambio). Francisco Javier Parra Montes

Anónimo dijo...

Tengo que decir que el documental me pareció demasiado impactante y tardé varios días en quitarme "el mal sabor de boca" que me dejó.ESta vez los personajes eran reales: el protagonista, la esposa, la hija,los padres...no habian doblajes, ni escenarios...No creo que pueda ser utilizada en las aulas y menos en las de primaria. Como experencia médica tal vez aporte información relevante, pero si hubiera estado en una sala comercial hubiera abandonado mi butaca antes de la finalización . Quizás mitificamos mucho el hecho de la muerte pero visianarla poco a poco es demasiado fuerte. Incluso para el mundo del adulto hay que estar preparado para ver este documental. Desde luego destacar la entereza del protagonista y de todos los familiares que lo rodean. Es increible la aceptación de todos y cada uno de ello ante la enfermedad y el previsible desenlace de la misma. Siento decir que no disfrute nada en esta sesión y que tardé mucho tiempo en olvidarla. Todavía a día de hoy recuerdo ese deterioramiento tal brutal del médico. Saludos.
Remedios Climent Mata

Anónimo dijo...

El corto de animación me pareció carente de interés; sin embargo tengo que decir que el documental me pareció impresionante.
Las imágenes hablan por sí solas, un médico acostumbrado a acompañar a sus pacientes al lecho de la muerte, se ve ahora en la misma situación: esa enfermedad degenerativa que padece, trastoca su vida y no le queda otra elección que enfrentarse a la muerte.
Pero él no quiere ser uno más, el quiere ser testigo de ese combate que siempre tendremos perdido con la muerte y contará sus dudas, temores e inquietudes todo ello sin perder la sonrisa.
Sobrecogedora la entereza de la mujer y la agudez mental del protagonista
Este documental nos ofrece también las distintas reacciones ante la muerte de un ser querido: lejanía y frialdad en algunos, entereza en otros y huida en el caso de algunos amigos.
De hecho, hasta el propio médico le costó recibir la noticia de su inminentte muerte.
Angélica Agujetas

Anónimo dijo...

"La Dama y la Muerte me ha parecido un corto de animación estupendo para ponerlo en clase y disfrutarlo una vez más. Una forma de enfocar la Muerte desenfadada y real, que nos ayudará sin duda a aceptarla más fácilmente.
"Las alas de la vida" tuve oportunidad de verla en TV, aunque me sobrecogió de tal manera que no pude llegar al final. No la considero película para ver en clase con adolescentes, pero es de agradecer que alguien tenga el valor de grabarse en un momento así de su vida ya que nos aporta tranquilidad y una cierta capacidad de enfrentarnos a ello de la misma manera, llegado el caso. Creo que es lo que trataron de transmitirnos todos los implicados en el documental desde el primer momento.
Begoña García Ramos.

Ignacio Ayuso. dijo...

Me parece un excelente documental que trata un tema sumamente transcendente como es el de la muerte. Me parece mucho más apropiado para personas adultas que para chavales de secundaria a los que creo que aburriría (ritmo lento, exceso de diálogos o más bien monólogos)y en gran parte no comprenderían.

Admirable que una persona tan inteligente y sensible como Carlos Cristo haya querido compartir con el mundo su manera de afrontar la muerte sin renunciar a la vida. Es una película dura que tiene el mérito de no caer en el morbo, de no recrearse en la desgracia sino más bien lo contrario.

Mª Belén Vaca Romero dijo...

Aunque no veo realmente una utilidad didáctica en la película (no puedo ni imaginarme a mis alumnos "soportando" la proyección completa), la verdad es que me alegra mucho que se haya incluido en el ciclo. Ya la había visto en televisión y me impactó tanto que la estuve buscando pero no conseguí hacerme con ella.
Lo que más me impacta de la película es que aún siendo un documental sobre la degeneración de un ser humano y una muerte más o menos inminente, a mí me parece ante todo un canto a la vida, lleno de lucha, optimismo y fuerza. Un testimonio impresionante.

Mº Soledad Fernández Säez dijo...

El documental sobre la vida de Carlos Cristo ha sido durísimo. Ahí tenemos a una persona que en los últimos dias de su vida puede y tiene ánimos para enfrentarse a ella. También es loable el papel de su mujer, aceptando lo que tiene y viviendo cada momento con ganas, con esperanza y con agrado. Por otra parte, el corto, aunque trataba también sobre la lucha entre la vida y la muerte resultó gracioso.

Anónimo dijo...

A pesar de tratar el tema de la muerte de modo tan especial la película fue muy impactante para mí. Es loable como el protagonista y su esposa pueden afrontar las situaciones cotidianas de modo tan "natural".

ES una película dura yo creo que la proyectaria en curso de 2º de Bachillerato no en niveles anteriores y asegurándome de la madurez del alumnado

Aunque sé que ha habido otros casos de enfermos que quieren compartir esos momentos tan íntimos de enfermedades incurables con gente anónima y exponer su vida para que les sirva a los demás, a mí me ha resultado muy dura.

Isabel Fernández Sáez

Anónimo dijo...

El documental sobre "Las alas de la vida" me ha parecido muy bueno pero a la vez duro. Me admira la entereza con la cual afronta su desenlace final, a sabiendas de lo que le va a suceder. Pienso que puede ofrecer algunos aspectos interesantes desde el punto de vista médico.Pero no se puede utilizar para las clases de primaria.Admirable la entereza de la familia.Saludos.
Moisés Jimeno Torres.

Anónimo dijo...

Esta película es un documental en el que se recogen los últimos años de vida de un médico de pueblo al que se le diagnostica una enfermedad degenerativa terminal. Resulta paradógico cómo una persona habituada a sentarse en el sillón del sanitario, ahora le toca el asiento contrario, ocupado tantas veces por personas que, antes que él, pasaron por esto y a las que él acompañó hasta sus últimos días. ¿Cómo ayudar a alguien a enfrentarse a una situación por la que jamás se ha pasado?... Complicado, la verdad. Tal vez éste sea el motivo que le llevara a rodar este documental: ayudar a los que como él, tuvieran que enfrentarse a la muerte, pero no desde un punto de vista de observador al margen, sino desde la propia experiencia.
A pesar de saber que es un punto al que, tarde o temprano, tendremos que llegar, supongo que nunca nos encontraremos preparados. Sí, sabemos que está ahí, que algún día nos tocará, peor tampoco creo que tengamos que vivir pensando en ello, correríamos el peligro de convertirnos en unos hipocondríacos compulsivos o, peor aún, de sumirnos en una depresión continua. Que llegue cuando tenga que llegar, y si puede ser por sorpresa, sin avisar, mucho mejor (eso sí, que no nos coja con las tareas por hacer), cada cual sabrá cómo afrontarla según su carácter, según sus vivencias...

En fin, Ramón, que con ésta y con "Amar la vida" la dosis de angustia por este año la tenemos más que cubierta.

Mercedes G. Almeida

¿Dónde estamos?


Ver CPR de Badajoz en un mapa más grande