El curioso caso de Benjamin Button


11 DE NOVIEMBRE , A LAS 17:30 HORAS


El curioso caso de Benjamin Button
(The Curious Case of Benjamin Button)
2008, 167 min.
Dirigida por David Fincher.
Interpretada por Brad Pitt, Cate Blanchett, Tilda Swinton.
Género: drama, fantástico.



RECOMENDACIÓN DIDÁCTICA:

Edad: se recomienda su uso didáctico a partir de 14 años.
Grupos: especialmente a partir de Bachillerato. En alumnos de Segundo Ciclo de Secundaria, se aconseja tan solo la proyección de escenas. Depende de la madurez y experiencia audiovisual del grupo.
Áreas: Lengua y Literatura, Ética, Educación para la Ciudadanía, Filosofía.
Temas y valores: el sentido de la existencia, el paso del tiempo, el amor responsable, la paternidad, el sacrificio, el disfrute de las cosas pequeñas, el peso de la apariencia, la vejez y la muerte, la memoria, la aceptación de uno mismo, la toma de decisiones.



SINOPSIS:


Historia de un hombre que nace como un viejo y cumple años hacia atrás en el tiempo, con extrañas consecuencias. «Nací en circunstancias inusuales», así comienza El Curioso Caso de Benjamin Button, que trata de un hombre que nace con ochenta años y va rejuveneciendo con el tiempo: un hombre que, como cualquiera de nosotros, no puede parar el tiempo.



DATOS DE INTERÉS:

Narrada en primera persona, Button nos cuenta su propia historia, esperando que el lector-espectador saque alguna enseñanza de ella. Este es un recurso narrativo muy literario. Comienza el narrador: «Nací en extrañas circunstancias...»

El curioso caso de Benjamin Button es un cuento a modo de muñecas rusas. Vamos conformando la vida de Button a partir de las pequeñas historias que su protagonista nos va narrando y que le van haciendo cambiar no solo físicamente.

Merece la pena estar atento a la historia de Gateau, el relojero ciego, con la que arranca la película. Triste, pero lúcida reflexión acerca del paso del tiempo.

Button nace un 11 de noviembre de 1918, el mismo día y mes en los que hemos decidido proyectar la película.

La enfermedad de Button, pese a tener un componente literario, filosófico y emocional, existe realmente. Se denomina progenia o síndrome de Hutchinson-Gilford y suele afectar a los niños, que envejecen prematuramente. A diferencia de Button, los niños con progenia no suelen sobrepasar los 13 años.

La película relata dos extremos temporales caracterizados por el final y el comienzo de desgracias: el final de la Gran Guerra y la inminente aparición del huracán Katrina sobre Nueva Orleans. Estos hechos sirven de toma de contacto con el tono emocional que presidirá toda la trama: vivir en paz con nosotros mismos, tanto si llegan penurias como alegrías.

Fitzgerald dijo haberse inspirado a la hora de construir este relato en una frase de Mark Twain: «La vida sería infinitamente más alegre si pudiéramos nacer con 80 años y nos acercáramos gradualmente a los 18».

La diseñadora se inspiró en el Gary Cooper de los años 40, Marlon Brando de los 50 y en Steve McQueen de los 60 para crear los trajes del rotagonista.

A medida que va avanzando la trama, el personaje va disfrutando más de la vida. Los sucesos van siendo más agradables, significativos. Su nacimiento es trágico, difícil. El resto va rodando, dándonos la sensación de optimismo y agradecimiento vitales que el autor quiere transmitirnos.

Es aconsejable disfrutar no solo del magnífico guión de esta película, sino también de la belleza visual de sus escenas, dibujadas para hacer crecer la historia y forzar al espectador a una implicación emocional con lo que sucede en la pantalla.




SUGERENCIAS DIDÁCTICAS:

Sugerimos trabajar desde la película, fuera de ella o a través de otro audiovisual, pero centrándonos especialmente en actividades didácticas que ejerciten la construcción de historias, cuentos o microrrelatos.

Igualmente proponemos que el alumno construya su propia biografía o historia personal, a través de sucesos, situaciones, personas, lugares, sensaciones, etcétera.

Actividad 1: dibujar mi árbol biográfico. El alumno dibuja un árbol, uniendo varios folios o cartulinas. Junto a las ramas pegará fotos antiguas, dibujará recuerdos, escribirá nombres, fechas, etcétera. que le han marcado. Puede comenzar como en la película, desde la actualidad hasta su nacimiento, o al revés.

Actividad 2: me acuerdo de... Pedimos a los alumnos que escriban microrrelatos de una o dos frases solamente, que comiencen cada uno con las palabras "me acuerdo de..." En ellos deberán recordar momentos de su vida: personas, objetos, sucesos, olores, comidas, etcétera. Después pueden leerse en clase al azar (para evitar indiscrecciones o timidez), grabarse en vídeo y hacer un montaje, elaborar un mural con todos los recuerdos, etcétera.

Actividad 3: fabricando un cuento. Entre todos elaboramos un cuento o relato corto. Comienza uno y le sige otro. Se puede hacer en clase, aunque será más superficial. Lo ideal es que el que comenzó el relato le pase la hoja al siguiente y prosiga la historia en su casa, y así hasta que hayan participado unos cuantos. Pueden después ilustrar el cuento y grabarlo en vídeo, combinando imágenes y narración.

Actividad 4: elaborando un biopic. Los alumnos se inventan un personaje o escojen uno real, extraido de la televisión, el cine, las novelas, etcétera. Cada alumno describe a ese personaje, opina sobre su vida, se inventa sucesos que le han ocurrido, etcétera. Se graban en vídeo las ocurrencias de cada alumno, que pueden ir disfrazado de un personaje y escenificar cada historia.

Actividad 5: puzle de relatos. Se toma un relato o se inventa uno. Se dibujan las escenas y se ordenan de formas diferentes, reescribiendo la trama cada cual como desee. Se leen y/o se graban en vídeo, obteniendo varios relatos en uno.

Una herramienta eficaz en la construcción de microrrelatos es Twitter o los blogs. Pincha aquí para más sugerencias. Quizá te sirva para orquestar alguna actividad motivadora.




EL TEXTO:

“…Le gustaba mucho tomar del perchero un gran bastón y andar de acá para allá golpeando sillas y mesas, y diciendo: «Pelea, pelea, pelea». Si había visita, las señoras mayores chasqueaban la lengua a su paso, lo que le llamaba la atención, y las jóvenes intentaban besarlo, a lo que él se sometía con un ligero fastidio. Y, cuando el largo día acababa, a las cinco en punto, Nana lo llevaba arriba y le daba a cucharadas harina de avena y unas papillas estupendas.

No había malos recuerdos en su sueño infantil: no le quedaban recuerdos de sus magníficos días universitarios ni de los años espléndidos en que rompía el corazón de tantas chicas. Sólo existían las blancas, seguras paredes de su cuna, y Nana y un hombre que venía a verlo de vez en cuando, y una inmensa esfera anaranjada, que Nana le señalaba un segundo antes del crepúsculo y la hora de dormir, a la que Nana llamaba el sol. Cuando el sol desaparecía, los ojos de Benjamin se cerraban, soñolientos… Y no había sueños, ningún sueño venía a perturbarlo.

El pasado: la salvaje carga al frente de sus hombres contra la colina de San Juan; los primeros años de su matrimonio, cuando se quedaba trabajando hasta muy tarde en los anocheceres veraniegos de la ciudad presurosa, trabajando por la joven Hildegarde, a la que quería; y, antes, aquellos días en que se sentaba a fumar con su abuelo hasta bien entrada la noche en la vieja y lóbrega casa de los Button, en Monroe Street… Todo se había desvanecido como un sueño inconsistente, pura imaginación, como si nunca hubiera existido.

No se acordaba de nada. No recordaba con claridad si la leche de su última comida estaba templada o fría; ni el paso de los días… Sólo existían su cuna y la presencia familiar de Nana. Y, aparte de eso, no se acordaba de nada. Cuando tenía hambre lloraba, eso era todo. Durante las tardes y las noches respiraba, y lo envolvían suaves murmullos y susurros que apenas oía, y olores casi indistinguibles, y luz y oscuridad.

Luego fue todo oscuridad, y su blanca cuna y los rostros confusos que se movían por encima de él, y el tibio y dulce aroma de la leche, acabaron de desvanecerse. Fin”.


LAS PREGUNTAS:

- ¿Qué historia dentro de la película te ha resultado más sugerente?
- ¿Encuentras relaciones con alguna novela o cuento,
estructura narrativa o personaje literario?
- ¿Por qué crees que el autor nos propone esta paradoja del tiempo al revés?
- ¿Qué postura vital representa el personaje femenino protagonista?
- Elige tu escena favorita.
- Elige tu diálogo favorito.
- Propón tu reflexión particular sobre la película.



MATERIALES DE APOYO:

- Web oficial
- Acceso al relato online
- Acceso al relato online (en inglés)

- Actividades con texto e imagen
- Un bonito cuento (actividades)
- Actividades para trabajar el cuento La lengua de las mariposas. Ficha de trabajo
- El cuento y su guión de cine
- Creación de microrrelatos
- Crear un blog colectivo de microrrelatos
- Soñando cuentos (blog)
- Cuentos interactivos (web)
- Construir una historia (interactivo)

- Tipos de narrador (teoría)
- La narrativa (2º ESO, teoría)

35 comentarios:

Anónimo dijo...

Me ha parecido muy bien la película en el plano de los sentimientos, y creo que incluso para los alumnos sería muy interesante porque te hace pensar desde otra perspectiva, plantear incluso temas como la inmortalidad, que supondría ir perdiendo todo aquello que has conocido.

Importante el compromiso de Benjamin respecto a Daisy, cómo intenta ayudarla para salir adelante con su hija.

Un poco el punto americano con la fecha del 11 de noviembre como nacimiento de Benjamin en el remembrance day (11 de noviembre)

Gregorio López

Anónimo dijo...

Las escenas de Daisy agonizante en el hospital me encogían el corazón; no me había esponjado un poco disfrutando de la vida de Benjamin Button, cuando otra vez de forma machacona la película nos llevaba a la muerte próxima de Deisy.
Quizá me lo hubiera pasado mejor si me hubieran contado la vida de Benjamin linealmente pero parece que David Ficher tiene la intención de que tengamos a la muerte omnipresente.

Teresa Hidalgo

Anónimo dijo...

Creo que esta película nos aporta algo muy importante a nivel creativo: contar historias al revés. Sería un buen planteamiento para realizar algún audiviovisual con nuestro alumnos.
Saludos,
Guadalupe González

Anónimo dijo...

Un tema muy interesante para trabajar con el alumno sería la importancia de la estética. En la actualidad nos movemos por el físico, la necesidad de no envejecer, esta postura la refleja la protagonista.
Sería un punto de partida para introducir en tutoría temas como las modas, la anorexia o vigorexi, la cirugía estética...

Cinta Ambrona

Anónimo dijo...

Aunque no he podido asistir a la proyección en el CPR por tener que estar en una reunión del Claustro de Profesores de mi Centro, me he interesado por ver la película y quisiera hacer algunas reflexiones sobre la misma.

Por lo que respecta a la duración, considero que es excesiva para ser proyectada en una sola sesión ya que es difícil tener concentrados a los alumnos durante casi 3 horas (sobre todo, si no hay violencia y acción extremas); y, por otro lado, plantearse verla en varias sesiones haría que sufrieran una dispersión en elementos importantes de la película, por lo que, en este sentido, no sería la película ideal para visionarla en el Colegio.

No obstante, si atendemos a fines meramente pedagógicos, es una propuesta muy interesante interesante para los alumnos de hoy en día, tan preocupados por el tiempo y la apariencia física, y la fábula de crecer al revés supone un planteamiento que, para los alumnos, puede ser muy novedoso y punto de partida de muchas discusiones creativas sobre cómo llegar al punto de partida de la vida de una manera totalmente distinta de la habitual.

En resumen, la considero realmente interesante aunque complicada para transmitir todo. No obstante, viendo las actividades que habéis propuesto en el blog, veo que le habéis sacado todo el jugo a la película. En este sentido, mi más sincera enhorabuena.

ANA MARIA MARIN SAIZ.
Colegio “Ntra. Sra. de la Asunción”.

Anónimo dijo...

largo metraje porque nos cuenta la vida del protagonista desde su nacimiento, recreandose en la vejez y la madurez mientras pasa de puntillas por la juventud (misteriosa adolescencia). se comprende esto por el matiz reflexivo que imprime a la historia. La vida entendida como sucesión de vivencias, en la que hay un momento para cada cosa, con hepicentro en el amor, que por desgracia para B.B. es tan fugaz como cualquier momento, ya que no puede mantenerlo como podría cualquier otro humano.
Interesante propuesta pasa alumnos de bachillerato. les invita a pensar sobre la influencia en la vida del azar,descubrimiento y aprendizaje, la aceptación de uno mismo y de sus circunstancias, etc.

Rafael Fernández

Anónimo dijo...

Me parece una película muy real y a la vez muy fantástica, que te hace pensar y a la vez huir de la soledad, esta claro que el personaje trato de llevar una vida normal sin conseguirlo, debido a su extraña apariencia y su edad mental, el tema principal a mi perecer es la soledad ya que siempre estuvo al lado del protagonista y obligo a benjamin a abandonar a su hija, para ayudarla a crecer feliz.
Ana Maria Nicolas Bejarano

Anónimo dijo...

A mí esta película me hace refleionar sólo y exclusivamente,sobre la muerte. ALgo con lo que el protagista desde su infancia se relaciona y ve como parte de la vida (todo lo contrario a nuestras vivencias, que jamás nos plantean la muerte como algo presente, sino como futura y enlazando al desguace humano). También me recuerda en todo momento el motor de la vida, el amor en todos los ámbitos y aspectos, enfocándolo desde el inicio como el amar a la fealdad,( por el amor a Dios), el amar desde el interior descubriendo los sentimiento y obviando el exterior, el amar indiferentemente a la edad entre los personajes y a la enfermedad que él tenía, el amar a la vida por encima de todo y el amar el momento en todo instante.
Por lo demás, no me parece una película para proyectar en una sala, me parece más intimista, más recogidita de público, más de "camilla", quizá por ser tan larga, aunque no se me hace como tal por el texto tan exquisito y enbaucador que tiene.
Buenos planos y buena dirección.
Mª Ángeles Galeano Rodríguez

Anónimo dijo...

Alrededor de un excéntrica y no menos sorprende trayectoria EL CURIOSO CASO DE BENJAMIN BUTTON,es capaz de mantener la atención del espectador sobre el tan manido tema literario y cinematográfico del amor imposible.Los protagonistas logran vivir un tiempo de felicidad con la sombra y la certeza de un amor condenado al fracaso.Sus vidas se encuentran en ese momento en que ambos coinciden en una edad semejante pero la plenitud de ese amor tiene los días contados y se ve enturbiada por las diferencias insalvables que el tiempo y contratiempo les impone.
La lentitud y extensión del film acentúan más la huella que el tiempo va dejando en ellos aunque este ritmo nunca hace olvidar al espectador el inevitable desenlace que les espera.
ANTONIO GONZALEZ

Anónimo dijo...

Esta es una de las ocasiones en las cuales la pelicula mejora y profundiza el original.El cuento es mas liviano y empieza casi como una sarcástica visión de las clase acomodada usando el caso de Bejamin Button para sacar a la luz estrechez de miras de esta clase social.
Seria interesante como tema para los alumnos que leyeran el cuento, vieran la pelicula y luego relizaran una comparación entre los dos.
Podria hacerse en forma de debate tratando ,por ejemplo, el tema de el paso del tiempo y la muerte,los problemas de la vejez y la niñez,la vision de la mujer y la importancia del amor, los cambios temporales y guion de la pelicula etc...
Helena Grajera Jariego

fernando dijo...

Curiosa forma de exponer los sentimientos relacionados con la perdida de personas queridas, la pelicula está muy bien pero un poco infantil.
saludos, Fernando Segura Rama.

Anónimo dijo...

A pesar de que la película pretende hacer una reflexión sobre le tiempo que resulte diferente,con la excusa de mostrar una vida que transcurre biológicamente de forma inversa, creo que no lo consigue. La vida del protagonista se basa en la acumulación de experiencias y en la adaptación a las circunstancias vitales en las que se encuentra arrojado, como, creo, nos pasa a todo el mundo.
Me pareció que la tesis de la que parte la película, el relojero ciego y su reloj, no se corresponde con el desarrollo de la misma.

Valoro la idea de compromiso entre Benjamin y Daisy que presenta la película, pero creo que va unida necesariamente a la idea de soledad.

Con esta película se podría trabajar en clase aspectos como la muerte como timón y sentido de la propia vida, el tema de los prejuicios sociales, la aceptación de la propia identidad, etc.

Destaco de la película la relación que establece la madre de Benjamin con su hijo, creo que merece especial atención.

No obstante, me parece una película un poco larga y con un tempo lento para alumnos de la ESO y Bachillerato, se llevaría muchas sesiones trabajarla correctamente.

Mª Ángeles JIménez Herrera

Anónimo dijo...

La película me ha gustado bastante. La había visto hacía un tiempo, pero esta segunda vez me ha ayudado a encontrar detalles nuevos que la 1ª vez no llegué a percibir.
Creo que el factor tiempo es el eje de este relato, de hecho la manera en la que la historia empieza, lo refleja: cuando Daisy, agonizando en el hospital, le cuenta a su hija la historia de un relojero encargado de fabricar un reloj para la estación de trenes de Nueva Orleans, justo cuando éste conoce de la muerte de su hijo en la II Guerra Mundial. Por eso el relojero diseña sus manecillas para que giren en dirección contraria, con el objetivo de que el reloj invierta el tiempo y devuelva la vida a todos los que murieron en la guerra. Esto para mí refleja el deseo humano, la desesperación por cambiar nuestro destino. Otro tema latente es por supuesto, la muerte, presente en toda la película, materializada en todo su escenario, la casa en la que vivían los ancianos, el nacimiento de un bebé con apariencia de anciano, el colibrí que representa el espíritu del capitán y después de Benjamín…,
Opino que el momento intermedio en el que Daisy y Benjamín se encuentran es un punto de relajación, pero el factor tiempo se esconde en cada uno de sus pasos. Llega a ser agobiante pensar que vas en contra, que los desencuentros, más que encuentros, te llevan a analizar cada momento vivido.
Esta película podría desarrollar muchas actividades en el aula, pero con un alumnado de secundaria. Hay muchos contenidos históricos relevantes en ella: la II Guerra Mundial, precisamente como el primer compañero comentó, el 11 de Noviembre se celebra en algunos países como el Día de los Veteranos (en Gran Bretaña y Francia se celebra el 11 de noviembre como 'Día del Armisticio', para celebrar el fin de la Primera Guerra Mundial; en Canadá se llama Remembrance Day..)

Con los alumnos podríamos plantear un debate en el que se analizara el tiempo como la medida de nuestra vida, la idea de tener la oportunidad de vivir retrocediendo en el tiempo, como en un cuento al revés, en la otra cara del espejo; desarrollar la idea de no sentir miedo a madurar ni a envejecer, o hacerse mayor sin llevar o notar la carga de todas las responsabilidades sobre nuestras espaldas que ello conlleva.

Gloria María Aceituno Simancas

Anónimo dijo...

La película me ha gustado bastante. La había visto hacía un tiempo, pero esta segunda vez me ha ayudado a encontrar detalles nuevos que la 1ª vez no llegué a percibir.
Creo que el factor tiempo es el eje de este relato, de hecho la manera en la que la historia empieza, lo refleja: cuando Daisy, agonizando en el hospital, le cuenta a su hija la historia de un relojero encargado de fabricar un reloj para la estación de trenes de Nueva Orleans, justo cuando éste conoce de la muerte de su hijo en la II Guerra Mundial. Por eso el relojero diseña sus manecillas para que giren en dirección contraria, con el objetivo de que el reloj invierta el tiempo y devuelva la vida a todos los que murieron en la guerra. Esto para mí refleja el deseo humano, la desesperación por cambiar nuestro destino. Otro tema latente es por supuesto, la muerte, presente en toda la película, materializada en todo su escenario, la casa en la que vivían los ancianos, el nacimiento de un bebé con apariencia de anciano, el colibrí que representa el espíritu del capitán y después de Benjamín…,
Opino que el momento intermedio en el que Daisy y Benjamín se encuentran es un punto de relajación, pero el factor tiempo se esconde en cada uno de sus pasos. Llega a ser agobiante pensar que vas en contra, que los desencuentros, más que encuentros, te llevan a analizar cada momento vivido.
Esta película podría desarrollar muchas actividades en el aula, pero con un alumnado de secundaria. Hay muchos contenidos históricos relevantes en ella: la II Guerra Mundial, precisamente como el primer compañero comentó, el 11 de Noviembre se celebra en algunos países como el Día de los Veteranos (en Gran Bretaña y Francia se celebra el 11 de noviembre como 'Día del Armisticio', para celebrar el fin de la Primera Guerra Mundial; en Canadá se llama Remembrance Day..)

Con los alumnos podríamos plantear un debate en el que se analizara el tiempo como la medida de nuestra vida, la idea de tener la oportunidad de vivir retrocediendo en el tiempo, como en un cuento al revés, en la otra cara del espejo; desarrollar la idea de no sentir miedo a madurar ni a envejecer, o hacerse mayor sin llevar o notar la carga de todas las responsabilidades sobre nuestras espaldas que ello conlleva.

Gloria María Aceituno Simancas

Anónimo dijo...

La película me ha gustado bastante. La había visto hacía un tiempo, pero esta segunda vez me ha ayudado a encontrar detalles nuevos que la 1ª vez no llegué a percibir.
Creo que el factor tiempo es el eje de este relato, de hecho la manera en la que la historia empieza, lo refleja: cuando Daisy, agonizando en el hospital, le cuenta a su hija la historia de un relojero encargado de fabricar un reloj para la estación de trenes de Nueva Orleans, justo cuando éste conoce de la muerte de su hijo en la II Guerra Mundial. Por eso el relojero diseña sus manecillas para que giren en dirección contraria, con el objetivo de que el reloj invierta el tiempo y devuelva la vida a todos los que murieron en la guerra. Esto para mí refleja el deseo humano, la desesperación por cambiar nuestro destino. Otro tema latente es por supuesto, la muerte, presente en toda la película, materializada en todo su escenario, la casa en la que vivían los ancianos, el nacimiento de un bebé con apariencia de anciano, el colibrí que representa el espíritu del capitán y después de Benjamín…,
Opino que el momento intermedio en el que Daisy y Benjamín se encuentran es un punto de relajación, pero el factor tiempo se esconde en cada uno de sus pasos. Llega a ser agobiante pensar que vas en contra, que los desencuentros, más que encuentros, te llevan a analizar cada momento vivido.
Esta película podría desarrollar muchas actividades en el aula, pero con un alumnado de secundaria. Hay muchos contenidos históricos relevantes en ella: la II Guerra Mundial, precisamente como el primer compañero comentó, el 11 de Noviembre se celebra en algunos países como el Día de los Veteranos (en Gran Bretaña y Francia se celebra el 11 de noviembre como 'Día del Armisticio', para celebrar el fin de la Primera Guerra Mundial; en Canadá se llama Remembrance Day..)

Con los alumnos podríamos plantear un debate en el que se analizara el tiempo como la medida de nuestra vida, la idea de tener la oportunidad de vivir retrocediendo en el tiempo, como en un cuento al revés, en la otra cara del espejo; desarrollar la idea de no sentir miedo a madurar ni a envejecer, o hacerse mayor sin llevar o notar la carga de todas las responsabilidades sobre nuestras espaldas que ello conlleva.

Gloria María Aceituno Simancas

Anónimo dijo...

Una vez que por fin he conseguido visionar la película completa y con una calidad aceptable en mi propia casa, realizo una breve reflexión sobre la misma: ¿Qué más da vivir la vida al revés, si nacemos como morimos y morimos como nacemos?
Cuando Benjamin sabe que va a ser padre, se atemoriza pensando en el futuro y le comenta a Daisy que se va a marchar, pues ¿cómo va a cuidar él de de su hija y cómo la madre va cuidar de dos niños a la vez? Y ella le contesta que no se preocupe, que todos acabamos, al final de nuestra vida, con pañales...
Hermosa película...
Francisco J. Martínez

Anónimo dijo...

Bueno para mi esta película hace que pensemos en 2 temas fundamentales de la existencia humana como son la belleza estética y la muerte. Tanto a una como a otra, en esta película, no se le da la importancia que en la vida de cada uno pueda tener. He visto muy fructífera este largo metraje para trabajar en nuestras aulas. Así, podemos trabajar con nuestros alumnos la secuenciación de imágenes, escenas, contar historias del principio a fin o viceversa, hacer nuestros retratos cuando seamos mayores, o de niños,…
Yolanda Gutiérrez Rodríguez

Lola dijo...

El curioso caso de Benjamin Button me ha gustado, aunque demasiado larga. Como maneja el tiempo en toda la película y la presencia de la muerte en todo momento, desde la que vemos de Daisy en la cama agonizando hasta todas las que van pasando por la casa de Button, con sentimientos e historias apasionantes. Como trata de que lo físico no sea lo realmente importante en una sociedad que nos lleva a mirarnos al espejo constantemente. Para mis alumnos no es adecuada por ser de primaria pero si para los chicos/as de Bachillerato, para que reflexionen sobre donde nos arrastra la sociedad de las cosas vanales y no las cosas esenciales de la vida, el amor incondicional, la amistad, la maternidad, el tiempo...

María Dolores García Tejado

Anónimo dijo...

En primer lugar querría destacar que aunque la película me gustó (no la había visto antes) sí que me pareció demasiado larga, innecesariamente larga. Creo que se podría haber contado lo mismo en menos tiempo.
Me parece genial el trabajo de los maquilladores; la evolución de Brad Pitt hacia atrás en el tiempo y de Cate Blanchette hacia adelante es magnífica.
Otra cosa en la que quiero hacer hincapié pues también me gustó fue la fotografía. Hay mucha belleza en la película,las puestas de sol en el lago, la magestuosidad y elegancia del baile y la figura de Daisy,...La mitad de la película es en color sepia (me encantan la fotografías de este color), según nos vamos acercando al final va surgiendo más luz que de nuevo se difumina para terminar la historia y la vida de Benjamin.
De este relato se puede sacar mucho material para trabajar con los alumnos en el aula. He echado un vistazo a las propuestas en la ficha de la película y están muy bien.
Gracias a la película he conocido esta enfermedad, progeria, de la que nunca había oído. Es curioso ver el decrecimiento o involución de un hombre. Da un poco de miedo ¿no?
Antonia Pajuelo Rollán

Anónimo dijo...

Me pareció una película bonita y muy interesante. Desde luego en cuanto ambientación y demás aspectos cinematográficos, realmente bonita.
Pero no sé que utilidad le daría yo en la escuela o en mi aula de 3º de eduacion primaria. Mas bien creo que ninguna.
La veo difícil de entender y un poco cruel porque desde el primer momento que el personaje es consciente de su enfermedad, sabe que va a ir al revés que el resto, que va a ir viendo morir a todos sus seres queridos,...no sé...me parece un planteamiento increíblemente fantasioso y muy difícil de entender.
Tampoco se la pondría a los alumnos de tercer ciclo (10-11 años).
La imagen del bebé muriéndose consciente de todo me resulta impresionante.
Se ve muy bien en esta película, la aceptación o no en la sociedad de las personas con problemas....la primera reacción del padre fue abandonar al hijo "monstruo", y finalmente el protagonista vive su vida solo, conociendo mundo,..porque realmente los amigos y conocidos no están ya para esos "menesteres"....
En fin, lo dicho. Muy buena aunque para mi no es de utilidad educativa.
La volveré a ver, seguro.
MARIA DOLORES VALERO DIEZ.

Anónimo dijo...

Antes de nada me gustaría empezar diciendo que la película me encantó. Presentado una historia bastante "inusual" (un hombre que envejece al revés), la historia explora la naturaleza de la vida, de la muerte y el hecho de lo inevitable que resulta el hacerse mayor. La historia plantea muchas preguntas que podríamos debatir con nuestros alumnos más mayores. Por ejemplo ¿Cual es el valor de la juventud? ¿Cual es el de la experiencia? ¿Cómo deberíamos tratar el tema de la mortalidad? ¿Cómo afecta todo esto a la manera en la que vivimos nuestra vida?. A pesar de lo filosófico que pueda parecer estas preguntas, creo que serían una buena manera de comenzar un debate con nuestros alumnos en cualquier asignatura.

Mónica Rodríguez Moreno

Anónimo dijo...

Esta película-cuento tiene mucho de aprovechable para trabajar con los alumnos. Desde lo que significa el tiempo en nuestras vidas, hasta esa inversión inexplicable que lleva al distanciamiento en edad de los protagonistas, pero a una muerte inevitable en ambos casos; y es que éste es precisamente el segundo tema central del relato (o el primero, según se mire).
Aún así, convendría preparar a los alumnos sobre lo que van a ver –sin contarles los detalles, claro, ni el desenlace- para que asuman la importancia de los temas. No hay que olvidar que es una película un poco larga, triste –la agonía de Daisy está presente casi de continuo, existe el abandono de un niño con un aspecto monstruoso- y en un mundo nada familiar para ellos, tanto la época como los lugares (una casa con ancianos que no tienen futuro y viven del pasado “¿te he contado alguna vez que me cayeron siete rayos?”).
Aparte, me han encantado la interpretación, el maquillaje y los efectos especiales, el casting y las pequeñas historias que aparecen (como la del relojero ciego y su mensaje de optimismo queriendo que el tiempo viaje hacia atrás). Como dije al principio, mucho material donde elegir. Muy buena. Enrique Guzmán.

Anónimo dijo...

Yo tengo claro que el autor ha querido despertar un sentimiento, y viendo los comentarios de mis compañeros lo ha conseguido; creo que nos ha predispuesto de una manera reflexiva a los acontecimientos de la vida y las relaciones con los demás y el entorno, además plantea infinidad de cuestiones como la de ser mayor y sin experiencia, descubriendo la vida ya "viejo" y tener la experiencia de toda una vida cuando "tiene" 17 años, entre otras, pero es la que más me ha gustado (no vamos a dejar de tener amig@s jóvenes sólo por tener un aspecto de edad avanzada...)
Me parece un film de una gran dimensión sentimental, pero creo que me gusta mas reir que reflexionar.
Julio M Monje Micharet.

Anónimo dijo...

La película merece la pena.Ya la había visto en el momento de su estreno y disfruté haciéndolo de nuevo. Lástima que no la pueda trabajar con mis alumnos de 5º de primaria. Pedagogicamente demasiada densidad de temas para ellos y que aun no llegan a comprender: la vejez, el paso del tiempo, la aceptación de la realidad, el breve paso por la vida y en definitiva la muerte. A la película creo que se le puede sacar mucho partido en las aulas pero después de haber visto las actividades que desde ahí proponéis, queda poco por decir. Lo que más me llamó la atención de la película fue la aceptación por parte del protagonista de su situación. El nacer ya viejo le otorga una tranquilidad y una serenidad que no pierde a lo largo de su vida. En definitiva su fin era el mismo que el de todo el mundo, pero su evolución diferente.
Un saludo
Remedios Climent Mata

Isabel dijo...

En cuanto a esta película, tengo que decir que desde un punto de vista didáctico sólo sería aplicable para alumnos de Bachillerato, ya que en primer lugar la veo demasiado compleja para los niveles de la E.S.0, del mismo modo, sólo sería compajinable con asignaturas como Filosofía o Ética, Así mismo, debido a su extensa duración, la considero poco recomendable ya que se necesitarian de 5 a 6 sesiones para culminar su visualización, además al ser una película tan compleja y que trata tantos temas (el amor materno, la cuestión de la vejez y su indefensión, la pérdida de la juventud.....) creo que para nuestros alumnos/as sería fácil perder el ritmo de la misma. Por ello recomendaría, realizar una visualización continua y acompañada ya de una guía de preguntas para obligar a nuestros alumnos/as a prestar atención a la película.
Personalmente, me parece una película peculiar y un tanto sorpendente por su inicio, final y contenido.
Un saludo.
Isabel Venegas Torvisco.
I.E.S. Virgen del Soterraño Barcarrota

Anónimo dijo...

No es la típica historia de amor, ni reflejo de una època concreta sino que tiene de eso y muchas mas cosas.El tiempo marca el ritmo acelerado de nuestras vidas.El desarrollo de la vida de Benjamin nos quiere ensenar mucho de como nuestras vidas pueden ser dificiles, pero no atormentantes... la dificultad de vivir la hace uno mismo, no el destino ni la vida. Excelente película y para trabajar en el aula también pero con alumnos de secundaria.
VANESA RODRÍGUEZ MUÑOZ

Anónimo dijo...

Un bello envoltorio para hablar de la vida y la muerte .En medio de esta aventura los personajes encuentran el amor .Coinciden en el tiempo, crecen se admiran se separan se reencuentra .Se despiden se recuerdan .La vejez la degeneración física y mental. Los asilos donde los ancianos pasan sus últimas horas .Una cama de Hospital permiten a una hija conocer la existencia de un padre peculiar. Que desafía las leyes naturales. En su caso, Button, recorre el camino al revés. Morirá de demencia senil, siendo un bebe.
Perfectos actores, gran trabajo de maquillaje y caracterización .Vestuario impecable, ambientación cuidada .El director muestra su perfecto conocimiento del oficio .Guión trabajado .Buena fotografía.
La película me parece artificiosa y un poco larga .No creo que el alumnado dado su gran metraje guste de ella.
Carlos de Bunes .

Anónimo dijo...

Para mi gusto, es una excelente película que nos hace ver lo solo que nos encontraríamos si nuestra evolución es al contrario que la de los demás, así y todo, el protagonista tiene la suerte y la desgracia al mismo tiempo de enamorarse y vivir una bonita y triste al fin y al cabo historia de amor.

Todos los detalles de los años en los que vive Benjamin, desde finales de la Primera Guerra Mundial hasta el siglo XXI, están bien conseguidos.
Luisa Ramiro

Anónimo dijo...

No había visto esta pelicula antes, pero tengo que reconocer que me gusto mucho, pero la considero demasiado dura para ponersela a los alumnos de primaria. También se ve reflejada la crueldad con que en ocasiones trata la sociedad a las personas que no siguen los patrones establecidos o que presentas dificultades para desenvolverse en la vida cotidiana.
Un saludo.
Moisés JImeno Torres.

Anónimo dijo...

La sorprendente historia de Benjamin Button nos invita a reflexionar sobre el tiempo y su relación con el ser humano. No sólo estamos sometidos al tiempo en el sentido de que antes o después desapareceremos de este mundo, sino que nuestra propia existencia corporal y psicológica va sufriendo cambios marcados por el paso de los años, cambios que nos van ubicando en etapas vitales radicalmente diferentes: la infancia, la juventud, la vida adulta y la ancianidad nos convierten en personas diferentes sin que apenas nos percatemos de ello. Desde la asignatura de Filosofía y Ciudadanía se podría visionar el filme como introducción al estudio de la realidad, de la personalidad o de la libertad (la idea de destino atraviesa todo el filme).
Sin dejar de ser una película amena y estimulante, también hay que reconocer que su larga duración (167 minutos) es quizás un lastre, tanto para la concentración del espectador, como para su posible proyección en el aula (como mínimo se necesitarían cuatro clases). No deja de ser paradójico que el tiempo sea un problema para una película que va sobre el tiempo, y mayor es la paradoja si tenemos en cuenta que el origen de esta película larguísima es una narración corta de Scott Fitzgerald.
Por otro lado, me gustaría comentar los paralelismos que me pareció observar entre la película de David Fincher y otra película estadounidense, "Forrest Gump", de Robert Zemeckis (1994). Las dos historias se centran en una asincronía, en un desacuerdo temporal entre los dos protagonistas y el resto de personajes, desacuerdo que genera en ambos casos una peculiar marginación social pero al tiempo una atracción hacia ellos, centrada en sus inusuales y sugestivas formas de ver el mundo. El caso de Benjamin Button es palmario, pues nace como anciano y muere como bebé, viviendo su existencia al revés; y el de Forrest Gump, aunque menos evidente, no es difícil de detectar: el retraso mental de Forrest le sitúa en un mundo temporal a su vez retardado, que le obliga a entender las cosas a destiempo, a su manera, o a no entenderlas en absoluto, lo cual también es una manera de entendimiento. Esa asincronía es usada en los dos casos para mostrarnos perspectivas sobre la realidad extrañas e incluso extravagantes, que no obstante funcionan como catalizadores estupendos para que el espectador se replantee su propia perspectiva vital. Así, no es de extrañar que ambas películas analicen la historia reciente de los Estados Unidos desde la original mente de los protagonistas, o que nos den una visión infrecuente del mundo del amor, del sufrimiento o de la compasión. Por ejemplo, el caso de Button provoca que nos percatemos de las similitudes entre la infancia y la vejez, lo cual ya es un tópico conocido, pero también nos hace observar que la vejez vivida hacia atrás no nos da mucho miedo, mientras que la infancia vivida de ese modo nos produce gran inquietud, sobre todo por el asunto de ese "alzheimer" que asalta al Benjamin niño.
Los mundos de Bejamin Button y de Forrest Gump no se quedan simplemente en formas excéntricas o simpáticas de ver la realidad, sino que esconden bajo sus chocantes premisas temporales toda una filosofía vital que a buen seguro será interesante analizar en las aulas con los alumnos. Desde luego que la película de Zemeckis me resulta mucho más rica y lograda en todos los sentidos que la de Fincher, pero como también es bastante larga, quizás lo más adecuado sea echar mano del relato corto de Scott Fitzgerald para abordar estos temas.
Para acabar, creo que el mensaje de la cinta es tan claro como triste: todo tiene su momento, también hay un tiempo para la felicidad, pero ésta nunca es eterna.
Diego Calleja

Anónimo dijo...

Es una película tierna. En la que se puede trabajar muchos temas importantes para el alumnado:el paso del tiempo, la protección hacía los débiles,ladiscriminación
por ser diferente, la belleza interna de la gente, las falsas apariencias, la referencia familiar y de un lugar concreto de tus orígenes... muchas temas y todos vistos desde el paso del tiempo y como el final y el principio de la vida vienen a ser casi iguales. Se parte, en el origen de la vida, de una dependencia de los otros y se llega en muchos casos, al final de la vida, a otra dependencia de los demás.Es como si la vida fuera como un círcunferencia. Se parte del mismo punto al que se llega.Es un recorrido casi uniforme.

Es realmente tierna y humana.
Ya la había visionado y me gustó.

Anónimo dijo...

Es una película tierna. En la que se puede trabajar muchos temas importantes para el alumnado:el paso del tiempo, la protección hacía los débiles,ladiscriminación
por ser diferente, la belleza interna de la gente, las falsas apariencias, la referencia familiar y de un lugar concreto de tus orígenes... muchas temas y todos vistos desde el paso del tiempo y como el final y el principio de la vida vienen a ser casi iguales. Se parte, en el origen de la vida, de una dependencia de los otros y se llega en muchos casos, al final de la vida, a otra dependencia de los demás.Es como si la vida fuera como un círcunferencia. Se parte del mismo punto al que se llega.Es un recorrido casi uniforme.

Es realmente tierna y humana.
Ya la había visionado y me gustó.

Isabel Fernández Saéz

Anónimo dijo...

Ya la había visto antes y la verdad es que no me canso de visionrla. La recuerdo con agrado. Es fabulosa. En ella se mezcla la pena, la impotencia, la ternura y la risa.
Mª Soledad Fernádez Sáez.

Anónimo dijo...

Es una película distinta, parece que uno como espectador va visionándola de forma diferente, pues transcurre también de forma diferente.
No quiero decir si es mejor o peor a otras películas, solo comentar lo que me ha transmitido: emoción,sentimiento,y un intentar valorar lo que tenemos.
Saludos.
Rosario Ruiz.

JUSTO. dijo...

Una magnifica película, inmejorable para trabajr sobre todo en Bachillerato, debiso entre otras cosas a su extensión y a veces su complejidad argumental. La experimentación del argumento al ofrecer algo aparentemente contrahumano, la hace intesante al alumno trabajndo sobre todo las habilidades sociales y los sentimientos en situaciones nada convecionales. Una gran película ya digo, pero como el buen cine, trabjar con ella daría para mucho pero con alumnos ya comprometidos con el cine o con el interés por él.

Justo Macías Pérez

¿Dónde estamos?


Ver CPR de Badajoz en un mapa más grande