Hoy empieza todo

6 de marzo, 20:00 horas.

Hoy empieza todo
(Ça commence aujourd' hui)

Francia, 1999, 107 min. Color
Dirigida por Bertrand Tabernier
Interpretada por Philippe Torreton (Daniel Lefevre), María
Pittaresi (Caleria), Nadia Caci (Samia), Veronique Ataly (señora Lienard), Didier Bezace (inspector)
Guión de Dominique Sampiero, Tiffany y Bertrand Tavernier
Fotografía de Alain Choquart
Música de Louis Sclavis

Calificación: Todos los públicos


ARGUMENTO

Daniel Lefevre es el director de una escuela infantil en una zona del norte de Francia azotada por la crisis de la minería, su única fuente de actividad económica. Frente a la rigidez del sistema educativo y a la burocracia de las administraciones públicas, Daniel y las profesoras de su escuela luchan por desarrollar su labor, pero la raíz de muchos de los problemas que afrontan están fuera de la escuela. Daniel, hijo de un minero y apasionado con su trabajo, no puede ser indiferente a ese entorno social y acaba enfrentado con inspectores de educación, servicios sociales, políticos y padres de alumnos.


DATOS DE INTERÉS


- Esta película cuenta con numerosos premios, entre los que destacan el Premio de la Crítica Internacional del Festival de Berlín y Premio del Público en el Festival de San Sebastián. Hay que señalar que obtuvo diversos premios en sindicatos de enseñanza.

- El guión lo firman el director, Bertrand Tavernier, su hija Tiffany y el marido de ésta, Dominique Sampiero, el cual fue maestro durante más de veinte años en Hernaing, una localidad del norte de Francia. Sus experiencias son las que nos transmite en la película, que tiene un marcado carácter de denuncia social.


- Bertrand Tavernier hizo crítica de cine y escribió guiones antes de ponerse tras las cámaras. Desde su primer largometraje, El relojero de San Paul (1973), su cine se ha caracterizado por su enfoque social y su mirada crítica.

- Hoy empieza todo (1999) desató un animado debate sobre la educación en Francia. El gobierno francés expresó su malestar (Lionel Jospin, primer ministro en la fecha del estreno, había sido ministro de educación con Mitterand).


- La escuela es real. Algunas maestras y, por supuesto, los niños, no son actores profesionales. Todo ello contribuye a crear una sensación de verosimilitud.


SUGERENCIAS PARA EL DEBATE

- Hay que destacar el análisis de las diferentes posturas que adoptan los educadores ante los mismos problemas: el inspector que defiende las curvas de rendimiento, la profesora veterana, la novata y, especialmente, el comprometido director Daniel Lefevre. En este sentido, surgen dos preguntas: ¿Te parece una película optimista? ¿Cómo interpretas el título de la película?

- Daniel, pese a su experiencia y voluntad como pedagogo, no sabe manejar la relación con el hijo de su compañera y también le cuesta relacionarse con algunos padres. No obstante, su actitud siempre es combativa. Busca escenas donde se puedan analizar valores del maestro como la comunicación, la justicia, la tolerancia, la solidaridad, la amistad, la cooperación, la responsabilidad y el coraje.

- La película denuncia que la educación depende en gran medida del medio en que ésta se desarrolla. El entorno del colegio está dominado por el paro, el alcoholismo, el frío y la pobreza. El director resuelve la brutalidad del entorno con unos primeros planos de las miradas tristes y desvalidas, aunque hermosas, de los niños.

- Para acentuar el efecto documental de la película, que crea una gran verosimilitud, el director utiliza con frecuentemente planos-secuencia y travellings con la cámara al hombro.


- Uno de los grandes aciertos de la película es combinar el exterior del aula (inspección, educadores sociales, ámbito socio-económico) con el interior del aula (corros, juegos, canciones con el profesor, fiestas escolares). Parece como si la escuela fuese el único lugar donde todos los alumnos son iguales, el único lugar donde se defienden los derechos del niño, donde juegan, aprenden y son felices. La escuela es como un jardín aislado de los vientos fríos de la sociedad en la que viven.



- Asimismo, existe en la película una mirada poética e individual que contrasta con el relato de las dificultades de la enseñanza. Nos referimos a los planos generales del paisaje con una voz en off que lee textos poéticos. Estos momentos líricos, junto con las escenas de los niños en la escuela, tienen una función muy destacada en la película, presentando un contraste con la realidad y presentando la energía contagiosa de los sentimientos solidarios y comprometidos.

- La película exhibe las distintas posiciones frente a la educación que debemos analizar: los profesores, la posición de las administraciones públicas (el alcalde comunista) y educativas (el inspector), la burocracia de los servicios públicos (excusas de la responsable de la asistencia social) y la conexión entre los problemas escolares y la sociedad.

- Observemos la actitud del director Daniel Lefevre. Desde luego, tiene un gran coraje, es apasionado y comprometido, tiene una energía contagiosa. Él procede de ese mismo lugar, es hijo de un minero, conoce la realidad. Pero, ¿se extralimita en sus funciones? ¿Tiene una actitud demasiado maternal? ¿Su actitud es real, modélica, utópica?

- La película sugiere algunos debates laterales como el papel social de la escuela actual, las consecuencias del capitalismo neoliberal, la difícil reconversión de zonas con monopolio económico y cómo afecta esto en la educación, las posturas de las administraciones ante los problemas individuales, el fomento de las posturas y actitudes de compromiso y solidaridad.

- Un breve comentario sobre la fotografía: salvando la escena del día de pesca familiar en el campo, toda la película transcurre en días muy nublados, con las calles muy húmedas, en un frío invierno. El sol apenas aparece, y cuando lo hace, es muy débil. Todos los momentos de la película que no corresponden a las horas de clase son muy oscuros, sea por el tiempo atmosférico, sea por el momento del día, casi siempre al oscurecer. Esto, evidentemente, contribuye a crear un ambiente de la película ceñido al contenido. La fiesta organizada por la compañera de Lefevre trata precisamente de combatir el ambiente gris con multitud de colores en el patio gris.

- Observa desde tu situación las diferencias y similitudes de tu sistema de trabajo en relación al que aparece en la película. ¿Son iguales los métodos, los problemas, los alumnos, los compañeros, los padres, la directiva? ¿Depende del país o del contexto de cada zona? ¿Estos mismos problemas los tienen los colegios privados?


- Hay infinidad de temas que se reflejan en la película sin profundizar en ellos, aunque necesarios para mostrar los problemas del día a día en la educación. Todos ellos son dignos de debate: las quejas ante el número de alumnos por clase, los malos tratos, las enfermedades de los niños del colegio (que reflejan la sociedad en la que se incuban), las prendas de vestir que traen las madres al colegio, la integración, la atención a la diversidad, la detección de problemas sociales e intelectuales en los alumnos, la participación de los padres (traer el camión al cole), las canciones y la dramatización en el aula y los métodos de enseñanza en general en la educación primaria, etc.



WEBS DE APOYO

- Excelente ficha técnico-pedagógica sobre la película, en la que en buena medida nos hemos basado en nuestra entrada en este blog.
- Interesante y completa ficha de explotación pedagógica de la película con propuestas de actividades. Está en francés.
- Ficha técnica extendida con posibilidad de expresar la opinión sobre la película.
-Información sobre la película y el contexto en el que se desarrolla.
- En este blog podéis leer el trabajo que ha realizado una profesora sobre la película con sus alumnos. Muy completo. En él también nos hemos basado para la redacción de nuestra entrada.
- La minería en el Norte de Francia. Problemática y reconversión.
- El sistema educativo francés a escena.
- Cine y educación en valores.
- Estereotipos del profesor en el cine.
- Materiales sobre la película.
- Pedagogía de lo imposible.



OTRAS PELÍCULAS
(que abordan la conflictividad social en la escuela)

- Rebelión en las aulas, de James Clavell (G. B., 1967)
- If..., de Lindsay Anderson (G. B., 1968)
- ¡Arriba Hazaña!, de J. Mª. Gutiérrez (España, 1977)
- Mentes peligrosas, de John Smith (EE. UU., 1995)
- Los cuatrocientos golpes, de Francois Truffaut (Francia, 1959)
- Los chicos del coro, de Christophe Barratier (2004)
- Ser y tener, de Nicholas Phillibert (2002)
- Cero en conducta, de Jean Vigó (Francia, 1933)
- La lengua de las mariposas, de Jose Luis Cuerda (España, 1999)
- El club de los poetas muertos, de Peter Weir (1989)
- Las delicias de ser profe, de Gérard Lauzier (Francia, 1996)


ALGUNAS FRASES DE LA PELÍCULA PARA LA REFLEXIÓN

- "Hay que luchar mucho para obtener pocas cosas"
- "Vuestro futuro está en el talego"
- "Es café de mineros, no de profesores"
- "Nos han enseñado a ocultar cosas"
- "No me gustan las puertas, son un vacío"
- "Cuando los niños están mal no hay secreto profesional"



MATERIAL AUDIOVISUAL
(Se recomienda no ver los vídeos antes que la película)

71 comentarios:

Pepa dijo...

Trabajo en un Centro de similares características, un centro de Atención Educativa Preferente. Ayer desde que comenzó la película hasta que terminó, sentí que yo vivo las mismas experiencias, el mismo ritmo frenético, la misma sensación de cansancio, de decir hoy lo dejo todo y sin embargo continuar adelante.
La película es francesa y sin embargo las problemáticas son comunes en cualquier barrio de similares características:
- Las viviendas sin luz, aun mas duro en invierno ante la imposibilidad de calentarse. En nuestro colegio, hay familias que encienden hogueras dentro de las casas para tener calor. Aquí la ley aun es mas dura porque también se corta el agua, es frecuente ver a los padres y madres ir a coger agua a la fuente del parque.
- Casas insalubres, el problema de la pediculosis durante todo el curso.
- Familias en situaciones desesperadas, en paro, con problemas de alcoholismo o drogadicción. Los niños no conocen los oficios, porque nadie en su entorno trabaja.
- Miedo en las familias a que los servicios sociales se lleven a sus hijos, en lo que va de curso nosotros llevamos 6 retiradas de alumnos, y además dentro del Centro (que ganas de cerrarles la puerta en las narices como hace Daniel Lefevre),lo que hace que sean muy desconfiados ante cualquier ayuda de los servicios sociales del ayuntamiento, con frecuencia se quejan de que no les abren las puertas cuando hacen las visitas.
- Robos y destrozos continuos en el Colegio, ante la pasividad del ayuntamiento que no contrata vigilancia.
- Absentismo, padres y madres que aun estando en paro, no se levantan para traer a sus hijos e hijas al Colegio.
- Miedo en algunas ocasiones a ser agredidos por las familias de algunos alumnos. (nosotros hemos tenido varias)
- En la película aparece la maestra más joven, que reconoce haber tirado del pelo a un alumno, porque ha perdido los papeles, que reconoce que en el centro se hace una labor mas social que educativa y que no le habían advertido de esto. Con frecuencia a nosotros se nos da este caso con algunos monitores o profesorado que llega nuevo al Centro, el primer año es muy duro para ellos hasta que cambian el “chip”.
En estos Centros trabajamos de una forma especial, el miércoles sufrimos y lloramos por la retirada de 2 de nuestras alumnas y sus 2 hermanos pequeños. Era una madre con la que se estaba trabajando de forma intensa, ella había depositado la confianza en nosotros y sin embargo se efectuó la retirada en el Centro, informándonos con media hora de antelación. La madre dejó a sus hijas a las 9 en el Colegio y a las 12 vinieron a por ellas, (con todo el dispositivo policial y judicial), luego esperaron a las 2, a que la madre viniese a recoger a sus hijas con los dos hermanos pequeños para comunicárselo y llevarse también a los dos menores. ¿Alguien se puede imaginar lo que sentimos?. Es el segundo caso en lo que va de curso, algunos padres y madres piensan que si dejan a sus hijos en el colegio por la mañana no los van a encontrar cuando vuelvan a recogerlos.
Cuando Daniel Lefevre irrumpe en el Ayuntamiento para hablar con el Alcalde, este le dice: “que los padres sean responsables” y Lefevre contesta ¿y qué hacemos con los niños?.
Este es nuestro motor, los niños, porque desde que entran hasta que salen del colegio, ellos vivan otra vida, sean felices, estén calentitos y todo sea de otro color. Por eso seguiremos pensando día a día que hoy empieza todo, que todo va a ser diferente y que lo vamos a conseguir.
María José Ruiz Casillas

Julia Timón dijo...

Me ha emocionado mucho el comentario de pepa. Ayer pensaba que podría ser exagerado lo que contaba la película, pero, desgraciadamente parece que no es así.
Quisiera hacer tres reflexiones que se me ocurren tras el visionado.
Como película me resultó agotador ver siempre al mismo personaje en cada una de las escenas, el resto solo sirven para engrandecerle, miradas de arrobo de las maestras asu paso, asentimientos a sus propuestas y decisiones,..., son el coro de la orchestra!
Por otra parte, se trata de un guión para hacer reflexionar a padres, profesores y entidades pública; es en estos ámbitos donde se debe visionar y analizar. No tendría mucho sentido su utilización en el aula a no ser con alumnos con intereses determinados.
Por último si me he sentido identificada con la absorción que puede llegar a producirnos nuestro trabajo que, dado que nunca se acaba y que nos apasiona, nos aleja de nuestra propia vida.

Anónimo dijo...

Muy difícil añadir algo a lo ya dicho por Mª José. No me gustó que en un colegio con claustro de aplastante mayoría femenina el director fuera un hombre. Tampoco el título, todo debió empezar mucho antes porque esta película llega con un siglo de retraso, y el guión lo podría haber firmado Zola.
Lo demás por desgracia son tópicos: lacra social, picaresca, política banal, presupuestos bajos, miseria, falta de coordinación, cualquier tiempo pasado fue mejor, formación del profesorado, padres y administración inoperantes, maestros implicados que apenas pueden con su vida personal y pescadillas que no dejan de morderse la cola.

maría jesús núñez dijo...

Hace diez años, en una pequeña ciudad al norte de Francia...y, según dice Pepa, 10 años después en otra pequeña ciudad de Extremadura.Los sistemas educativos, sociales y políticos no parecen haber cambiado mucho en este tiempo.

Están todos los detalles, hasta el vecino sugiriendo "qué bien viven los maestros" a la puerta del colegio.


Y todos apuntando hacia arriba: los padres que no pueden pagar la cuota, el director que no tiene recursos para el centro, los servicios sociales que no tienen personal suficiente, el alcalde que no puede gastar más en este tema porque los del gobierno anterior... en fin, una larga cadena de responsabilidades diluidas.

¿De verdad todo se resuelve con dinero,con empleo?

Es cierto,Ramón Pérez, hace frío en la película- fuera de las clases, pero dentro también con las situaciones que describe-.

Se comprende bien la desmotivación de los niños: padres irresponsables, malos tratos, delincuencia juvenil,alcoholismo, pobreza,absentismo por dejación, etc.

No parece que haya mucha esperanza. Sólo un par de rayos de luz: una madre agradecida porque el director (que no ella) descubre la sordera de su hija, y él mismo, proveniente de familia minera y sufridor de malos tratos en la infancia en carne propia.

Y al final,un profesional afectado en su vida privada y personal por la profesional, que termina fastidiado por no haber obtenido los puntos y el reconocimiento que merecía.

Y aquí es donde viene el título. Hoy, cada día, empezar la lucha con ilusión.


He reconocido muchos modelos:

Ese inspector preocupado por su reloj,su teléfono,su manual de "cómo hay que hacer los papeles y tenerlos al día",su aburrimiento y desinterés por lo metodológico más allá de lo puramente administrativo, su prisa...

Ese profesor barriendo tras el robo,pintando,recogiendo niños y llevándolos a casa, poniendo su dinero para que comiesen. En definitiva, dando cariño, como dice la profesora mayor en su monólogo.

Y yo me pregunto, ¿en qué asignatura de la carrera o tema de la oposición nos preparan a los docentes para esto?

A veces he pasado junto a alumnos que olían a humo.Los demás les despreciaban.Tenían lumbre para calentarse.Otros no tenían electricidad ni agua corriente en casa. Todavía sucede. ¿Cómo ponerles un negativo por no traer las tareas si se han levantado a las 6 para ayudar a sus padres a ordeñar las vacas?

Me hizo reflexionar la frase de esa profesora : "Antes tenía 45 alumnos, pero eran disciplinados,limpios y puntuales.Ahora tengo 30,la disciplina ha desaparecido, llegan tarde y van sucios.

Me ha gustado ver la película, aunque no veo en qué podría ayudarme para mis tutorías.Está bien como reflexión para los profesores, pero no sé si aporta mucho más que estereotipos y recordatorios de la realidad.

administrador dijo...

El objetivo del curso es doble: por un lado, reflexionar como docentes acerca de nuestra labor, suscitando el debate a través de las películas proyectadas. Y por el otro, potenciar el uso didáctico del cine en el aula.

De entre las películas proyectadas unas pueden ser más o menos susceptibles de reflexión sobre nuestra profesión (como es el caso de "Hoy empieza todo"), y otras se prestan de ejemplo para el visionado en las aulas.

Las películas proyectadas tan sólo son un tímido y provisional acercamiento. No pueden, ni lo pretenden, cubrir todas las posibilidades de reflexión y aplicación práctica que el cine puede aportar al docente.

Respecto al caso de "Hoy empieza todo", como es de esperar se presta a la reflexión crítica sobre los entresijos de nuestro trabajo, y sin embargo no es una película recomendable para su visionado en las aulas.

Como tutores os agradecemos la generosidad de vuestras aportaciones en el blog, que leídas en conjunto suman un interesante debate.

Gracias a todos y feliz Semana Santa.

Anónimo dijo...

La pelicula debería titularse"hoy no acaba nada" es lugar "hoy empieza todo" pues esa es la sensacion que deja,que por mucho que uno lo intente,que quiera avanzar,cambiar,moverse hacia adelante,al final en como una pelota que rebota una y otra vez contra la misma pared y vuelve al mismo punto de partida pero mas magullado y agotado que antes y tan lleno de frustración y desencanto que solo deseas tirar la toalla y rendirte como parece pasarle a gran parte e los personajes de la película.Por otra parte la escuela se presenta,en cierta medida, como isla,como un refugio en medio de tanta desolacion aunque es un puro espejismo como se va viendo poco a poco, la escuela termina siendo un lugar tan precario como todo lo demas,de ahí que la pelicula desprenda tanta desesperanza e incentidumbre sobre el futuro de esos niños a los que se intenta educar. Helena Grajera Jariego

Anónimo dijo...

Lo cierto es que esta película, a diferencia de las anteriores, recoge y refleja de una forma más fidedigna lo que ocurre en nuestra profesión y en las aulas en nuestra actividad diaria.
Orientada principalmente al profesorado de Primaria e Infantil, la película desarrolla varias de las problemáticas con las que nos enfrentamos cada día y más si nuestro centro se encuentra, como ocurre en el film de este jueves en un barrio obrero con problemas reales en las familias de los estudiantes que acuden a los centros. La madre que no puede atender a sus hijos, la familia desestructurada (que poco me gusta esta expresión, todos los vándalos de los institutos parecen serlo por esta causa...En fin),los malos tratos, aquella con apuros económicos que como único fin viable es el suicidio (¿un poco exagerado, no?,la presión de lo servicios sociales, el absentismo...
Frente a los problemas de los adultos, sean padres o docentes (por cierto, con vidas normales fuera de los centros, como nosotros)la felicidad de los niños que acuden al centro a divertirse y a aprender cosas; a jugar con sus compis de clase, a cantar...
Fdo.
José Muñiz

Anónimo dijo...

Sistema educativo, burocracia, pobreza, alcoholismo,... Esta película no está escasa de temas. Dura y crítica, nos sitúa desde diferentes puntos de vista, lo que es bueno para ver los problemas no solo desde la perspectiva del profesorado, si no también las dificultades con los que se encuentran los servicios sociales,... Buen film para reflexionar.

Buena Semana Santa,
Victoria Cejudo García

Anónimo dijo...

La profesora joven desarmada define claramente una formación del profesorado irreal, mientras la vieja representa el espíritu de la derrota, es decir que ni contigo ni sin ti.
La escena del director con el policía después del robo es la de dos profesionales muy preparados pero que sucumben ante las circunstancias.
Parece mentira que todos conozcamos estos problemas y que verdaderamente se haga tan poco para solucionarlos.

Carmen Folgado Fernández

Anónimo dijo...

El comentario del primer anónimo corresponde a Ángel Manuel Silva Ruiz

Anónimo dijo...

No es de las películas que más me han gustado de todas las que llevamos vistas, pero sí quizá la que más se acerca a muchas de las realidades que se viven en algunos centros, pues la trama avanza a través de innumerables conflictos sociales: falta de material, escasez de personal, superpoblación escolar, desconfianza en los docentes, impericia e indolencia de los inspectores, etc.
Opino que el equipo directivo debe conocer todas las dificultades que inciden en el resultado de su labor; conocer para comprender, conocer para buscar las mejores soluciones, en definitiva, conocer para ayudar. Sin embargo, la intervención del director en las cuestiones familiares, debería llegar hasta donde la confianza ganada se lo permitiera. Eso sí, siempre teniendo presente que las acciones que realice no vayan en perjuicio de la escuela o de sí mismo como persona, aunque la participación de las familias no acompañe mucho...
... No obstante, la película deja una rendija para que entre la esperanza...

Pilar Cayero Lebrijo.

Anónimo dijo...

En mi opinión, "Hoy empieza todo" refleja la vida en la escuela de unos niños y unos profesores que luchan por conseguir unos derechos básicos.

Algunas de las imágenes que más me impactaron fue ver cómo un niño era maltratado y no se hacía nada por evitarlo, o cómo algunos no podían entrar en el comedor por no tener vales, negándoseles una necesidad de primer orden, gesto que me parece muy cruel.

No obstante, las buenas relaciones entre el director y el resto del profesorado hace que formen un grupo verdaderamente comprometido con sus ideales y en no parar hasta conseguir lo que desean, el bienestar social y la felicidad de sus alumnos, aunque para ello tengan primero que toparse con muros muy altos, como la burocracia del Estado: ayuntamiento, servicios sociales, políticos, sistema educativo público (sin materiales didácticos, con masificación en las aulas, sin la asistencia social necesaria, sin la inversión económica suficiente..., etc)..., que solamente con mucha paciencia y constancia y sobre todo sin perder la esperanza, podrán superar, pues como dijo alguien: "Los niños son el recurso más importante del mundo y la mejor esperanza para el futuro".

Blanca Cayero Lebrijo.

Anónimo dijo...

La película ha sido un descubrimiento para mí. Desconocía su existencia y aunque no soy una "fan" del cine francés
me ha impactado en muchos aspectos. En primer lugar la valentía en mostrar la crudeza de la realidad
del entorno escolar, el día a día en una escuela, los problemas que se plantean, su resolución y las estrategias que hay que aplicar, a veces poniendo más de uno mismo que la propia administración.

En definitiva una película que más bien se trata de un documental de la vida dura y a la vez gratificante de un maestro
enamorado de su profesión y fiel a sus conviciones y principios.

M. del Mar Paredes Maña

Anónimo dijo...

"Hoy empieza todo" nos muestra la realidad existente en algunas zonas desfavorecidas y no tan lejanas a nosotros, como bien han apuntado mis compañeros.
Nos enseña cómo todo lo que pasa alrededor de la escuela es importante y requiere que todos los miembros de la comunidad educativa se impliquen para conseguir entre todos afrontar el día a día.

Destacaría los siguientes aspectos:
- Los valores humanos y profesionales de Daniel Lefèbre: comunicació, justicia, amistad y responsabilidad.
- Los textos en Off que se oyen a lo largo de la película y que corresponden al diario del protagonista.
- La escena del claustro en la que se abordan temas como la masificación, los piojos, los baños...
- La experiencia que se realiza en el Colegio sobre el desierto y el mundo del color, pues se está hablando de una metodología claramente experiencial. Por otro lado, te anima a seguir adelante y no perder la paciencia. En resumidas cuentas, es una inyección de ánimo en momentos de crisis profesional.

Encuentro un parecido entre la escuela de la película y la nuestra y es la falta en muchas ocasiones de apoyo externo, la preocupación del maestro por los alumnos y la participación de la familia. Sin embargo, el papel del Director en la actualidad es más burocrático y no se implica tanto en la realidad del aula.

¡Un saludo para todos!

Dulce Mª Pardo.

Anónimo dijo...

Nuevamente, hemos vuelto a ver una buena película relacionada con la educación.De ella habría que destacar varios aspectos, que me han parecido interesantes. Tal es el caso de los bonitos momentos líricos, que finalmente consiguen la reconciliación entre el padre minero y el hijo profesor, la marginación, los problemas del colegio y el entorno en el que éste está enclavado, el profesor comprometido con dicho entorno y la maestría con la que las cámaras nos ofrecen todo esto...

Pero mi reflexión de hoy, quiero que sea para la escena en la que el inspector visita la clase del maestro y la estúpidas observaciones con las que trata de mejorar su labor docente. Hace unos años me concedieron una beca para conocer el sistema educativo francés y, aparte de no gustarme en general mucho lo que allí vi por parecerme excesivamente elitista, pues eran muchos los alumnos que no completaban la enseñanza obligatoria y se perdian en el camino..., una de las novedades que más me llamó la atención fue precisamente ésta, las expectativas que creaba en el profesorado la visita de los inspectores, ya que éstos tenían que otorgar una puntuación al docente, y esta puntuación se traduciría luego en dinero, pues los profesores percibirían distintas cantidades en función del veredicto del inspector, repercutiendo esto sobre todo, en la jubilación del docente. Capté un gran descontento por parte del profesorado, pues los criterios utilizados por los inspectores a la hora de evaluar no eran siempre ecuánimes ni objetivos, e incluso muchos profesores solicitaban a lo largo de varios años la esperada visita y ésta no acababa de llegar nunca... Hace algún tiempo se oyó por aquí que en nuestro sistema educativo también se pretendía implantar algo parecido; esperemos que ninguno de nosotros llegue a conocerlo.

Y ya para acabar, una observación capciosa: mucho consenso y mucha reunión entre el claustro de profesores... pero, por qué entre tanta mujeres tenía que ser un hombre quien dirigiera el cotarro y tomara las decisiones importantes...
En fin, que esto último no tiene mayor importancia siempre que se les devuelva a los niños el color de su infancia y la esperanza en un futuro mejor...

Cuidaos mucho y hasta la próxima.
Sixto Galán Melo.

Anónimo dijo...

"Hoy empieza todo" estoy de acuerdo con una compañera que ha comentado que se podría cambiar el título, yo la llamaría "¿Y aún sigue igual?".

He estado leyendo los comentarios de los compañeros y esta película nos ha llegado a todos para poder criticar a la escuela que tenemos, a la administración, servicios sociales, padres...
Muchos de esos comentarios son realidad, y estoy de acuerdo que muchas veces nos vemos atados de pies y manos para poder ejercer una profesión tan maravillosa como es la docencia.
Pero no debemos tirar la toalla, nosotros somos los que debemos luchar y seguir trabajando por nuestros alumnos y por nosotros mismos, juntos lograremos cambios; pero si nos mantenemos separados como islas nuestras metas se irán desvaneciendo con el tiempo.
Vivimos en una sociedad complicada pero no imposible, hubo otras épocas peores y sobrevivieron.
La película deja una ventana abierta a la esperanza, conseguir fines cuando las metas son comunes.
Me gustaría dejar una pequeña reflexión, ¿de verdad pensamos que todo sigue igual?...
Mª del Mar Jiménez Lozano

Maria Jesús Penco dijo...

Ver esta película y leer los comentarios de Pepa y otros compañeros, es sumergirse en la cruda realidad. Muchas de las situaciones que vemos en ella, no están tan lejos de nosotros.
Desde principio a fín, hay una denuncia social de situaciones desesperadas(desempleo, familias desestructuradas, desamparo, malos tratos, inmigración...)que suceden a las puertas de nuestras ciudades, en el norte de Francia o en el mismo Badajoz, y, en muchas ocasiones, la administración está ausente, entretenida en una maraña de formalismos.
Sólo se puede salir de este mundo gris(el sol apenas aparece en toda la película)gracias a la lucha contra viento y marea de algunas personas que se lo toman en serio.

El director de la escuela, me recuerda la escena en que King-Kong, en lo alto del Empire State da manotazos para defenderse del ataque de los aviones y proteger el tesoro que guarda en su mano. En este caso el tesoro son los niños. Hay que procurar que sean felices y olviden, al menos durante su estancia en la escuela, la cruda realidad cotidiana porque todo comienza hoy y mañana vuelve a ser hoy, nada es definitivo.

Después de ver la película, se llega a la conclusión de que le enseñanza es cosa de muchos(profesores,padres, alumnos, administración y grupos sociales)y no se llega a buen término si no conseguimos implicarnos todos. Esa colaboración ha de ser especialmente estrecha durante la eatapa de "primaria" ya que es cuando empieza a crecer el "árbol".

Quizá hay una frase que resume la película " Hay que luchar mucho para obtener pocas cosas" y yo añadiría que esas "pocas cosas" son mucho para mucha gente por eso no hay que rendirse aunque a veces nos pueda el desaliento. Afortunadamente aún hay muchos que opinan así.

Esta película no creo que sea adecuada para pasarla a los alumnos pero sí debería verla el resto de la comunidad educativa(padres, profesores y autoridades administrativas).
Me aporta muchos elementos de reflexión leer los comentarios que hacéis, gracias a todos.
¡Felices Pascuas a todos!
Mª Jesús Penco

Anónimo dijo...

Excelente muestra del cine como denuncia social. Escuece su visión porque pone en evidencia que los problemas educativos se perpetúan en el tiempo. El tiempo pasa , los medios económicos aumentan pero todo parece seguir igual. La mayor parte del dinero en la educación se dedica a tareas burocráticas y a los niveles educativos más altos cuando deberíamos volcarnos en los niveles más bajos ( infantil y primeros ciclos de primaria ). Es ahí donde debería estar el personal mejor preparado, donde los medios deberían ser más abundantes, donde la ratio debería ser más baja, donde los alumnos deberían recibir más apoyos, donde deberían detectarse todos los problemas. Sin embargo, sabemos que esto no es así sino que en muchos casos la escuela es considerada como una guardería en la que lo importante es que los niños estén a buen recaudo durante el mayor número de horas posible . La educación comienza en casa, y es una tarea ardua y complicada, por lo que los problemas económicos y sociales repercuten en la escuela que lo único que puede hacer es poner parches para paliar un poco la situación. De todos modos, aunque suframos bajones, hay que seguir luchando y fijarnos en los aspectos gratificantes de nuestra profesión, que también existen EUSTAQUIO MORGADO CORCHADO.

Anónimo dijo...

Desgarradora película con matiz crítico.
“Hoy empieza todo es una denuncia alsistema político-social-burocrático y educativo y en especial a la falta de coordinación entre las administraciones.
Nos situa en un entorno social deprimido, sumido en lamás absoluta pobreza económica (paro y falta de recursos para cubrir las necesidades más básicas) y social (suciedad, pediculosis, alcoholismo,maltrato,suicidio...).
Un equipo de educadores intentando solucionar problemas familiaresy escolares, detectando NECESIDADES de todo tipo, luchando contra marea con un sistema ineficaz... e inventando una realidad distinta. Este equipo está formado por personalidades distintas,que viven esta situación y se enfrentan a ellade diferente forma:unallega a perder los papeles profesionalmente, y otra de forma personal, lo cual aunque no sea alabable si resulta comprensible dado la situación diaria que viven.Al frente del grupo un maestro coraje, que lucha por mejorar esta situación, se enfrenta a padres,políticos y administraciones públicas. Sin embargo también hay momentos en que desea abandonar, él pertenece a ese mundo,su infancia fue similar y su relación actual con el hijo de su pareja tampoco muy alentadora, y pese a todo se decide por resistir, ser tenaz, seguir luchando y comprende que esa manera de actuar,vivir y trabajar la aprendio en esa infancia dificil junto a sus padres.
La implicación de los padres en el centro es también un tema que se toca,así la pareja del protagonista reflexiona “en el parvulario los padres son importantes y después qué”.Lo mismo ocurre hoy en día en nuestro país según van pasando los alumnos años en el colegio se enfrían las relaciones con los padres , éstos se implican menos y la escuela va dejando de contar con su participación, que se va reduciendo a una mera información de resultados académicos.En elapelícula existe una relación y estrecha entre padres y educadores; alguna actividad de implicación directa (mostrando el camión o colaborando en pintar el patio) e incluso una colaboración más permanente de un grupo de madres.
Por último,y representando a la administración educativa, un inspector más preocupado por su reloj y su móvil que por lo que está presenciando, situándose al margen, como mero observador y examinador de la labor pedagógica y directiva del maestro,y que despues de hacer su crítica (más destructiva que constructiva) le advierte: “No queremos un agitador, sino un mediador”. Pero mucho tendría y seguirá que agitarse el sistema para que se produzcan los necesarios cambios.

Eva Morales Jiménez

Anónimo dijo...

Otra película muy bien seleccionada para el curso. Aunque iba más orientada al primer ciclo creo, que como profesores en general, no ha podido dejar indiferente a nadie.

Qué dificil es nuestro trabajo y lo que hay que luchar para conseguir tan poquito. Menos mal que la vocación es indispensable en nuestro gremio y esa nos ayuda a seguir y pensar que nuestra aportación a estos niños es mucha, sobre todo lo vemos cuando pasados unos años, los encontramos convertidos en adultos y menos mal, la mayoría de ellos, en adultos responsables y buenas personas. Nosotros seguro que hemos influido en ellos.

El comentario de Pepa nos demuestra a todos que la situación recreada en la película la podemos encontrar hoy y muy cerquita.

Animo y vamos a continuar, "Hoy empieza todo"

Antonia Pajuelo Rollán

Anónimo dijo...

Una película que como bien ya han comentado no deja indiferente a nadie.
Me resulta interesante la presentación de una realidad desde diferentes perspectivas: los maestros, las familias, los servicios sociales, la inspección... El título me sugería una película más optimista, aunque hay diferentes aspectos que pese a la adversidad muestran una actitud optimista por parte de los maestros y las familias, una muestra de que se puede continuar a pesar de las adversidades.
Me ha parecido interesante la implicación y buen hacer de los diferentes maestros, implicación que sin embargo les lleva a mezclar su vida profesional y personal. Al mismo tiempo me ha llamado la atención la importancia que dan a al relación con las familias, relación que no siempre se consigue y que sin embargo resulta imprescindible.
El contexto de los centros educativos influye directamente en la labor educativa y debe tenerse especialmente presente, yo no he trabajado en centros con características similares pero la labor educativa en los mismos no puede ser igual que la desarrollada en un centro situado en un contexto mas favorecedor. Esta es una película rodada en Francia y sin embargo bien podría haberse realizado en nuestro país y, sin duda, en otros muchos lugares. Respecto a la cuestión sobre si los colegios privados tienen estos mismos problemas yo creo que en los privados no, pero si que existen colegios concertados en los que pueden existir estos problemas.
Un saludo
María José Prudencio Pérez

Anónimo dijo...

Afortunadamente no puedo afirmar que yo conozca situaciones parecidas a las que se daban en nuestro colegio francés, y eso que mi instituto está en una de las zonas más deprimidas de Badajoz, por este motivo me ha entristecido mucho conocer que sí se producen en Extremadura situaciones tan lamentables e injustas.
La película me produjo tristeza y desasosiego, porque la mayoría de los problemas que tenían aquellos niños se escapaban de las manos de los profesores, causando sensación de impotencia. La imagen que proyecta del sistema educativo/social francés es lamentable, pues aunque sólo se dieran esta situaciones en barrios pobres,sería despreciable por darse en estos. Parece ser que en España también tenemos un sistema que permite cosas así. ¡Qué pena!
M. Paz Pérez Rodríguez.

Anónimo dijo...

La película nos transmite sentimientos de pena y de indignación.
La escena de la visita del inspector con sus recomendaciones y sus observaciones, nos parece cercana, así como las quejas por el número de alumnos.
Contrasta la alegría de los niños con los gravísimos problemas en los que están inmersos.
En esta película sí que está la escuela frente al mundo. Esperemos que poco a poco dejen de estar enfrentados y no tenga que vencer ninguno de los dos.
M. Ángeles Martín Manso.

Anónimo dijo...

Creo que la escuela en Extremadura en los últimos años ha dado un giro bastante importante y nuestras condiciones de trabajo han mejorado mucho. Sin embargo, el estrés al que estamos sometidos es muy superior al que teníamos antes, nos encontramos a diario con un montón de problemas que se nos escapan de las manos, la mayoría pertenecientes al ámbito familiar pero que, de una u otra manera, repercuten en el entorno escolar.
Salvando las distancias, los temas de la película los vemos cada día cuando acudimos a las aulas: servicios sociales desbordados, con pocos medios y mucha demanda; falta de empleo y consecuentemente alcohol, drogas, depresión o dejación de funciones de los padres que arrastra a los hijos al absentismo escolar... y por otra parte, la labor de la inspección que a menudo se queda en los aspectos burocrático.
Detrás de cada alumno hay una problemática y nosotros nos sentimos impotentes, lástima porque entre los docentes, generalmente, encontramos mucha voluntad, pero no es suficiente.
Mª Coronada Corral Robles

Anónimo dijo...

Bueno, para comenzar me gustaria decir que para mi la pelicula se hizo un poco pesada, en realidad refleja muchos aspectos de la vida en la escuela que estamos viviendo, muchos niños se encuentran en situaciones similares, y muchos maestros tienen que pasar por situaciones parecidas a la de la pelicula. en esta pelicula tambien se refleja el duro papel de los asistentes sociales, visitar las casa, el colegio, vigilar para que los niños esten cubiertos en sus necesidades basicas... a mi personalmente no me gusto mucho, pero es una forma mas de ver la realidad y la relacion cine-escuela, en definitiva que ami me gustan otro tipo de peliculas. personalmente el cine frances no me atrae nada, jeje. un saludo y hasta la proxima

JOSE CAYETANO DEL HOYO MOLINA

Anónimo dijo...

Esta película es un jarro de agua fría para los que vivimos en el primer mundo y creemos que el tercer mundo lo tenemos lejos. No es así el drama de muchos niños de países subdesarrollados está aquí mismo, al lado de nuestras casas y nuestros gobiernos no hacen nada para solucionarlo.
En la película queda claro que si algo funciona en la enseñanza es gracias a la buena voluntad de los docentes por que la administración no hace nada para solucionar los problemas. ¡Es tan real la figura del impector que llega a dar lecciones de pedagogía sin haber pisado un aula y completamente alejado de la realidad, con una prepotencia y falta de respeto a los profesionales!
Montaña Rojo Romero

Anónimo dijo...

Película de gran crudeza que nos hace reflexionar.

Efectivamente refleja la realidad educativa existente hoy en día en algunos centros.

Frente a todo la figura de Daniel Lefebre, un maestro apasionado por su trabajo, lleno de coraje y de compromiso social, que quiere realizar su labor eduactiva pero se encuentra con una gran cantidad de problemas. Pero la raíz de estos problemas están fuera de la escuela: paro, delincuencia juvenil, alcoholismo, marginación social, falta de futuro... Sin embargo lucha continuamente por ayudar a los demás sin rendirse enfrentándose a la rigidez del sistema educativo, a la burocracia de los servicios sociales...

La escuela será un oasis para los niños donde podrán escapar de esta cruda realidad.

Una película que nos nos deja indiferente.
Mª Elisa Sánchez Piris.

M.Carmen García dijo...

Tenía muchas ganas de ver la película pero me ha dejado un poso amargo...
Aunque es verdad que con el título se refleja un gran optimismo: me recuerda a "Hoy puede ser un gran día" de Serrat; por otro lado podemos ver aparecer cierto pesimismo: todo empieza una y otra vez, cada día hay que empezar de nuevo, lo de ayer ya no vale...
La película refleja de una manera muy cruda y real el problema de las familias (alcohol, paro, miseria,...); de los niños (necesidad de hacerse mayores antes de tiempo pero a la vez de disfrutar con las pequeñas cosas como las pinturas de colores), de los maestros (a caballo entre la escuela real y la escuela "ideal" de la administración), de los srvicios sociales (burocracia, rutina, masificación).
Me gusta que el profesor se nos presente con todas sus virtudes pero también con sus defectos (mala relación con su padre, con el hijo de su novia, con algunos padres,...) Y creo que es muy interesante que su actitud sea siempre tan combativa (me pregunto si habré yo ya tirado la toalla)
Creo que la película refleja bastante bien la realidad de la Educación Infantil:
- aulas masificadas (no fuí capaz de contar los alumnos por clase pero eran muchos);
- falta de medios y materiales (nunca hay dinero para nada)
- escuela entendida como aparcaniños (cuando no pueden entrar por el robo hay madres que no saben/tienen dónde dejar a sus hijos);
- hacerlo todo ellos mismos (recoger los cristales, limpiar, pintar,...)
- relación fluida escuela-familia
- trabajo en equipo, coordinación
- colorido y luminosidad en los espacios...

Me choca que siempre haya otra maestra/educadora en la clase de Daniel (¿será la cuidadora que se nos prometió pero que no hemos disfrutado nunca?)
También me choca que siendo el único maestro (masculino) dentro de un amplio grupo de maestras sea él el director (¡Como la vida misma!)

Me encanta que aparezcan valores como la comunicación, la justicia, la tolerancia, la solidaridad, la amistad, la cooperación, la responsabilidad y el coraje. Me recuerda aquello que escribió R.FULGHUM: "Todo lo que realmente necesito saber lo aprendí en Educación Infantil"

Anónimo dijo...

La historia se repite día a día en nuestras aulas y quizás nos "desconectamos" de algunas situaciones conflictivas y no agradables para nuestra tarea diaria.
sucede que muchas veces somos profesores, amigos, padres, madres, psicólogos y, como me dijo cariñosamente una alumna esta mañana, "multiuso" pero no de los de usar y tirar sino de los que se tienen ahí cuando te necesitan.
Y nos involucramos tanto en nuestra labor que reimos con ellos, lloramos con ellos, sufrimos con ellos y, por extensión, con toda su familia.
Y no podemos fallarles cuando más nos necesitan, no podemos ni debemos hacerlo y esto nos acarreda una sobrepreocupación que por mucho que queramnos desprendernos de ella cuando cruzamos la puerta del colegio al salir para casa ésta nos persigue e incluso afecta a nuestras relaciones familiares. No es problema si las personas que te rodean te ayudan e incluso te aconsejan para poder resolver cualquier tipo de situación resolvible -otras no tienen solución com pasan con algunas ecuaciones imposibles- y te apoyan.
En ciertos niveles de enseñanza y en algunos cursos estas situaciones son tan patentes que la mejor clase que les puedes dar al alumno ese día es escucharle, despues ya vendrá la historia, la geografía, la lengua, las matemáticas y todo lo demás.
Y estas situaciones se dan en cualquiert país de cualquier ideología y religión de cualquier ciudad, de cualquier barrio y de cualquier colegio y se dará siempre y siempre estaremos allí: tú, yo, él o los que están por venir e intentaremos que con nuesta aportación, además de prepararlos lo mejor que sepamos desde el punto de vista académico, prrepararlos para la vida y hacérsela lo más felices posibles..a otros les tocará recoger nuestros esfuerzos, pero que importa eso.

antonio pérez ortiz

Anónimo dijo...

La película me ha gustado bastante. La había visto hace bastante tiempo, pero desde otro punto de vista. Cualquiera que no conozca el mundo de la educación, creería que algunas situaciones son ciencia-ficción.
La pelíula refleja la lucha constante tanto de los profesores (que no sólo intentan educar a los alumnos sino hacerles la vida más "luminosa" de lo que permite el gris que les rodea), como de los padres (por salir adelante con tan poco), como de los trabajadores de asuntos sociales.
Yo trabajo en Educación Secundaria, pero seguro que si la película hubiera reflejado la educación en este nivel, la situación hubiera sido peor, ya que al menos, los niños conservan la dulzura de la inocencia.
Blanca I. Martín

Anónimo dijo...

Particularmente creo que si creía que la película de Thirteen había sido dura, sin duda esta la ha superado.
Creo que siempre es bueno retratar en una película este tipo de realidades, sin embargo me parece que el contraste entre la aparente vida doméstica idílica del protagonista y la dura realidad de su trabajo ha sido demasiado extrema. La considero una película apta para docentes, para conocer otras maneras de actuar, pero en ningún caso apta para mostrarla a los alumnos.
un saludo
Isabel Venegas Torvisco
I.E.S. San Roque

elena torres dijo...

no conocía esta película, y me ha gustado mucho. La temática, el modo de tratarla, las escenas con niños comportándose tan naturalmente.
El juego de luces y colores fue algo que me llamó especialmente la atención, como nos advirtieron al comienzo de la misma: el colegio se convierte en el pequeño paraíso de los niños y profesores, frente al gris mundo real. Preciosa la escena de las botellas con aguas de colores.
Qué lástima que todo el tiempo estuviera pendiente, irremediablemente, del mal doblaje. Pienso que hubiese ganado enormemente si la hubiésemos visto en versión original subtitulada. En realidad, me hubiera gustado verlas todas así, sin duda alguna.

elena torres bautista

Anónimo dijo...

Lo que me preguntaba de camino a casa, después de ver la película, era cuándo daremos nosotros como colectivo el portazo que ese épico Director de Escuela fue capaz de dar a los inoperantes Servicios Sociales, a todos los que entorpecían y acababan por oscurecer los logros de su trabajo, haciendo que todo fuese tan gris como el cielo encapotado que oprime a los niños, a los padres, a los maestros .
Cuándo nos vamos a plantar, cuándo denunciaremos las consecuencias directas que sobre nuestra labor profesional provocan sucesivas leyes educativas asentadas en palabrería hueca que sólo proclaman buenas intenciones pero que no aportan los medios para que sean efectivas. Leyes que son puro eufemismo, en las que desde luego aparecen términos como atención a la diversidad, ciudadanía, formación integral, pero que se quedan ahí, que no se desarrollan realmente.
Yo estoy cansada como Daniel Lefevre, agotada mi energía, mi fuerza y mi tiempo por enfrentarme a una espiral interminable de burocracia administrativa. Cansada por ver cómo se malgasta dinero público y no se llevan a cabo verdaderas políticas sociales que fulminen las injusticias del latifundio. Cansada de que no se modifique el sistema educativo para que todos los alumnos perdidos ya a los once o doce años no puedan encontrar una formación profesional seria que sea capaz de fijar en ellos algún interés por un oficio o una profesión digna.
En este pueblecito francés no se callaron. La protesta se materializó en la explosión de colores en el patio, metáfora maravillosa de una verdadera unión del núcleo, a mi juicio el más importante, de la comunidad educativa: los padres, los niños y los maestros.
Si a ellos les habláramos, quizás apuntarían con el dedo hacia otro culpable, distinto a nosotros, del fracaso escolar. Mientras estemos en silencio, no habrá colores en nuestro patio.
Me ha encantado que haya sido seleccionada esta película para el Ciclo. Felicidades.
Rosa Rodiño.

Anónimo dijo...

Conocía la película porque hace pocos años la he visto en Cine Club, en el López de Ayala, subtitulada.
Salí del cine con la misma desazón que ahora.
Un profesor, y es el director. No hay más que echar un vistazo al blog, la mayoría somos mujeres. Además en infantil los hombres son casi la excepción.
El ritmo de la película es frenético. Más o menos así estamos cada día; ha disminuido la ratio pero han aumentado las tareas.
Que si atención a la diversidad (antes las personas tampoco eran clones, ¿sería más responsable el profesorado?), ahora hay que llenar y rellenar montones de papeles para que la administración se entere de que "se atiende" y se jacte de lo bien que funciona la política educativa.
Que si reflexión sobre la práctica. ¡Qué bonito! Pero no nos dejan. Nos ocupan totalmente las horas; por ejemplo, "elaboración" de los documentos que ya nos envían elaborados; y luego dicen que ahorremos recursos y que fomentemos la responsabilidad en el alumnado.
Nos "encantan" con la tecnología, ya tenemos Rayuela, ya somos ¡supermodernos!, por fin Extremadura se ha enganchado al carro tecnológico, el profesorado utiliza internet en su actividad diaria, ¿docente?, ¡no!, no tenemos tiempo, tenemos que ocupar nuestro tiempo y nuestra sapiencia en las labores que en otros lugares realiza personal administrativo. Bueno... si la natalidad disminuye y no llega sabia nueva... creo que estaremos capacitados para ocupar puestos en oficinas, modernas, de la administración educativa.
Me estoy olvidando de una palabra, "conserje", no sé si la normalidad es que exista en los colegios de EP y a mí me ha tocado la excepción, pero son más tareas a sumar.

Deliciosas las escenas de la fiesta con las botellas de pintura y el entusiasmo de todos.
Pero, ¿nos queda energía?
En la película, es un centro de educación infantil. En Primaria y en Secundaria nos acompaña el "fracaso escolar", o sea, la angustia de ver como se van quedando en el camino algunos o muchos de nuestros alumnos, de ver cómo no son "iguales", pero no les está permitido parar, por mucho que se hable de respetar el ritmo de aprendizaje; un año más, pues espabílate, porque pasas de curso, puedas o no, quieras o no.
Alguien o varias personas han escrito admirando como el director se enfrenta a las autoridades... A ver si cuando acabemos con el nuevo currículum, con lo de la convivencia, etc.
Ya estamos acostumbrados a que lo normal es hablar y hablar sobre temas que se ponen de moda, pero sin intención de solucionarlos.
Ahora toca hablar de "solucionar conflictos", aunque el centro no sea conflictivo.
Ya nuestro alumnado se ha adaptado a la mochila... ya no hay problemas ocasionados por el excesivo peso del material escolar.
Se repite ("competencias ") la necesidad de formar personas autónomas, pero, muchos niños, incluso en la Secundaria, son llevados y recogidos en la puerta del colegio... Si viven un poco distantes y no hay transporte escolar, ¿por qué no pedimos aparcamiento para bicis y carril bici?
Admirable la labor del profesorado respecto a la problemática social, en la película; pero creo que si hay buenos servicios sociales, etc., el profesorado puede colaborar, pero no ser el protagonista en esos temas. Bastantes tenemos ya.
Claro que los problemas que no son realmente del ámbito escolar, pero que no los solucionen fuera de la escuela, no podremos solucionarlos pero sí los sufriremos. Creo que, en cierta medida, estamos permitiendo que nos hagan responsables de buscar soluciones a todo, y asumiendo que también son de nuestra competencia. Naturalmente que nos tienen que importar, pero creo que podemos exigir la intervención de quién o qué corresponda.

Una pena que falte solamente una película. Espero que se repita la experiencia.
Felicito a las personas que han tenido la idea y han hecho la selección.
Un saludo a todos.
Fina Cortés Arias

María José Rica dijo...

El profesor es un héroe en entusiasmo y paciencia, para el inspector no encuentro parangón. En un momento dado vivencié mi renuncia a seguir enseñando: lo que debía ser un medio para ayudarnos a reflexionar, se ha convertido en el fin de la enseñanza. Lo importante es que cada actividad que haces en el aula lleve acompañado un ristra de informes, en los que detalles, competencias, niveles mínimos, objetivos, actitudes, contenidos y un largo e innumerable etc. con un permenente cambio de terminología, al que debes estar permenentemente atento. Tiempo que dedicas a esto, no lo dedicas a otras cosas que yo creí más importantes.

Lo que nos concierte y no nos concierne: debemos encargarnos de arreglar el lavabo, pero no podemos ocuparnos de las condiciones de vida de nuestros alumnos. Perdón, podemos hacerlo todo, sólo que ello implica ponerte en contacto con el responsable y ello te obliga de nuevo a rellenar miles de papeles en los que describas, informes y expliques. El problema encontrará solución cuando el responsable tenga tiempo, estime oportuno y ...

Miles de informes, que ¿quién lee? Mi pesimismo actual y que la película refleja, hace que los buenos profesionales, como el protagonista, puedan abandonar la enseñanza y nuestros colegios e institutos se llenen de burócratas.

Anónimo dijo...

Entré en el blog con el ánimo de escribir que me costaba creer que lo que visionamos el otro día se diese en la realidad, pero después de leer el comentario de Pepa me he quedado sin palabras. ¿Realmente esas situaciones son cotidianas en Primaria?.

La película me pareció cruda, a mi entender (ya veo que estaba confundido) desmesurada. Esa madre alcohólica, sin luz en la casa, viviendo de manera insalubre con sus hijos, que los deja en cualquier sitio y no se preocupa por recogerlos. Son situaciones que te hacen pensar. Después de ésto, ¿cómo podemos poner un apercibimiento en secundaria cuando un alumno masca chicle en clase?¿Cómo van a ir motivados al instituto estos niños?.

Antonio Vivar Muñoz

Anónimo dijo...

Una vez más nos encontramos ante otra película que prácticamente me deja sin palabras para poder expresar todo lo que me sugiere.

La realidad que muestra es muy cruda, en algún momento he pensado que es muy difícil que se den situaciones tan tremendas entre los alumnos de nuestros centros, como el vivir sin luz, agua...etc. es decir todo aquello que es básico. Pero quizás no sea tan imposible.

Por otro lado, me emocionó la enorme implicación del director del centro, sin duda un gran ejemplo.

No me gustó tanto, como creo que alguien ha comentado, la composición del claustro. No entiendo qué enfoque pretenden dar al considerar solo mujeres y como única figura masculina, el director. Creo que no es algo muy real.

Finalmente tan solo decir que es cierto que en este trabajo muchos nos planteamos a menudo, "hoy empieza todo"

Rosalía Benítez

Anónimo dijo...

Vi esta película hace años, motivado por las buenas críticas que recibió y por el hecho de tener una hermana que se dedica a la educación infantil. Cuando salí del cine aquella vez me sentí bastante decepcionado, y esperaba en este segundo visionado descubrir algo nuevo que no supe ver la primera vez, que se me pasara entonces. Pero no lo he encontrado y me ha vuelto a defraudar. La película me parece que está cargada de buenas intenciones y de críticas certeras a la política social francesa y europea en general: deja en evidencia la pobreza y marginalidad que existen también en el primer mundo, denuncia la influencia negativa de esa pobreza en el desarrollo intelectual y emocional de los niños, hace una crítica directa a los aledaños políticos de la educación (crítica que sigue siendo muy válida), muestra las dificultades diarias de los docentes al enfrentarse con niños mal educados por sus padres, describe la heroicidad cotidiana del director de un colegio, deja al desnudo el lado aberrante de la pedagogía… Los actores son correctos, la estética está muy bien elegida… pero tras todas esas virtudes creo que se esconden defectos graves que hacen que la película a veces resulte un tanto pretenciosa y poco atractiva. Quizá uno de los fallos del filme sea precisamente que intenta criticar demasiados aspectos, mostrar demasiadas situaciones conflictivas, describir demasiados matices de la vida escolar. Resulta agotador para el espectador centrarse en un conflicto y pasar enseguida a otro, y de nuevo a otro… y llega un momento en el que ya no se sabe muy bien qué es lo importante de la película, cuáles son los problemas prioritarios en los que debemos detener nuestra atención. Todo parece resultar tan esencial que se produce una sobredosis de problemas que provoca desagrado y al poco tiempo indiferencia.
Otro defecto que en mi opinión lastra la historia es que tiene un protagonista exclusivo: ese director de colegio que malvive estresado por niños, padres de los niños, asistentes sociales, políticos, novia, padres propios…; se abusa de la presencia de él y todos los demás personajes de la trama son exageradamente secundarios. La aparición de Daniel Lefevre en cada plano del filme provoca hartazgo aunque sea tan buena persona e incluso pueda resultar atractivo físicamente (¿?). Se le describe como un héroe cuyos únicos defectos son no tener días de treinta horas y carecer del don de la ubicuidad, pero su papel de héroe moderno que intenta acabar con las injusticias del sistema resulta un poco pesado. Es interesante, sin embargo, cómo la película describe muy bien la contradicción en la que vive inmerso: lucha por salvar el mundo pero no es capaz de salvar a una única niña.
El erigir a Daniel Lefevre como protagonista único e indiscutible de la historia, me hace pensar que quizás lo más decepcionante del filme sea precisamente cómo deja de lado la descripción de esas mentes infantiles sobre las que recae la labor educativa de los maestros. En este sentido la película se muestra incapaz de transmitir lo que siente un niño cuando sus padres están alcoholizados, desesperados, cuando le maltratan, cuando les falta afecto y disciplina... Parece que los niños aparecen en escena simplemente para resaltar y hacer brillar la labor educadora y humana del protagonista, pero lo que los niños sienten, lo que los niños padecen interiormente, cómo se quedan grabadas a fuego en su cabeza todas esas vivencias de su infancia, queda para la imaginación del espectador. Hay una imposibilidad para hacernos cercanos a esos niños, y, de hecho, el único niño que nos transmite algo de su fuero interno es el hijastro del protagonista, que es más bien un adolescente. Creo que el afán por ensalzar la figura del director de la escuela es lo que desvirtúa las intenciones de la película, pues sólo podemos valorar acertadamente su trabajo de maestro si comprendemos cómo revierte éste en sus alumnos, y eso es algo que la cinta trata de modo superficial. Desde luego que el director del filme no pretende centrarse en los niños, pero tal vez en ello consista el principal defecto del mismo. Se nos quiere transmitir la grandeza de un hombre, pero ello provoca que se minimice la humanidad de aquellos que deberían ser los auténticos protagonistas de un filme sobre educación infantil: los niños.
Diego Calleja

Lola dijo...

Película bastante densa por la multitud de temas en un espacio de tiempo tan corto.Otro aspecto que ma llama la atención es la iluminación.Hace que veamos más angustioso el día a día con ese gris blanquecino.Saludos.Lola Molina

Anónimo dijo...

Esta película toca un tema que siempre se ha dado desgraciadamente: la despreocupación de la administración de los problemas familiares, sociales, económicos y culturales que hay detrás de un alumno.
El joven director de esta escuela infantil es un hombre sensibilizado no sólo con la educación sino con el entorno que rodea a cada niño y niña. El señor Lefevre también lo vivió, puesto que su padre fue minero. Ahora la clase obrera que vivía de la minería sufre el paro y las consecuencias que acompañan a este grave problema: Familias con escasos o nulos recursos económicos, abulia y desinterés de algunos padres por la educación de sus hijos y maltrato infantil.
Daniel se pelea con los servicios sociales porque considera que las propuestas no se llevan a efecto, únicamente la puericultora le ayudará a que sea real lo que pretende para los alumnos, que se lleve a cabo la vacunación de los niños y la asistencia sanitaria correspondiente.
Este director de escuela no sólo realiza su función de enseñante sino que es un verdadero educador, preocupado también por una labor social efectiva, que sirva para paliar el sufrimiento y la marginación de unas personas que ahogan su desgracia del desempleo en el alcohol, la apatía y la violencia.
Los políticos como el alcalde están más interesados en mantener a raya las estadísticas que solventar de inmediato la falta de medios económicos que tiene la madre de Leticia para pagar el bono del comedor.
El final trágico de la joven madre y sus pequeños es un desgraciado ejemplo de unas muertes que podían haberse evitado si los servicios sociales hubiesen actuado y se hubiesen olvidado de trámites burocráticos absurdos.
Después de las tristes escenas fúnebres y el sentimiento profundo de dolor que sienten los maestros, llega la exigencia y rigidez del sistema educativo representado por un frío
y serio inspector enfundado en una elegante gabardina que examina y observa alejado de los niños e imperturbable las estrategias educativas empleadas por Daniel.
El final de la proyección imprime una nota de color y esperanza que aparece en el carácter vitalista y creativo de la joven escultora, María, la novia de Lefevre.
La celebración del día del Centro es un día especial en el que la música y la distribución de las botellas rellenas de diferentes tipos de colorantes, pueden simbolizar el triunfo de la esperanza en el ser humano frente a las dificultades.

Anónimo dijo...

Esta película me ha interesado un poco menos que las anteriores. Sin embargo, considero que la elección es buena para conocer el trabajo de nuestros compañeros con los más pequeños.
Me sorprendió la cantidad de problemas de las familias (sociales, económicos, culturales...) en la Gran Francia, sin tratarse de población inmigrante.El objetivo de denuncia queda claro.
De la trama de la película me choca la ingerencia, con muy buena voluntad,del director en las vidas familiares.Quiere solucionarlo todo y suplir la falta recursos, materiales y no materiales.Es agotador. Cuando los alumnos son más mayores no se detectan tan fácilmente esas carencias.
El ritmo de la película, un poco agotador, refleja a la perfección el trabajo diario de los maestros con los niños pequeños.
Firma: Maria Teresa Claver Romero.

Anónimo dijo...

Poco puede añadirse a lo que ya se ha escrito. Especialmente interesante ha sido la primera aportación que resume a la perfección lo que muchos sentimos. No obstante, me ha parecido la película más floja de las proyectadas. No por estar mal realizada, sino porque no aporta, bajo mi punto de vista, demasiadas novedades sobre lo que ya se ha visto en otras cintas. Quizás la mayor originalidad resida en que sea el Director el que más se involucra en la resolución de los conflictos, y en otras películas esa misión es encarnada por el típico profesor sustituto que trae una nueva metodología más cercana a la problemática personal de alumnos y familias.
También me llama la atención el enorme trabajo que esos profesionales desarrollan. Y luego dicen que los maestros trabajan poco y que tienen muchas vacaciones. Sin comentarios.
Francisco Javier García Carrero.

malena dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
malena dijo...

Esta película toca un tema que siempre se ha dado desgraciadamente: la despreocupación de la administración de los problemas familiares, sociales, económicos y culturales que hay detrás de un alumno.
El joven director de esta escuela infantil es un hombre sensibilizado no sólo con la educación sino con el entorno que rodea a cada niño y niña. El señor Lefevre también lo vivió, puesto que su padre fue minero. Ahora la clase obrera que vivía de la minería sufre el paro y las consecuencias que acompañan a este grave problema: Familias con escasos o nulos recursos económicos, abulia y desinterés de algunos padres por la educación de sus hijos y maltrato infantil.
Daniel se pelea con los servicios sociales porque considera que las propuestas no se llevan a efecto, únicamente la puericultora le ayudará a que sea real lo que pretende para los alumnos, que se lleve a cabo la vacunación de los niños y la asistencia sanitaria correspondiente.
Este director de escuela no sólo realiza su función de enseñante sino que es un verdadero educador, preocupado también por una labor social efectiva, que sirva para paliar el sufrimiento y la marginación de unas personas que ahogan su desgracia del desempleo en el alcohol, la apatía y la violencia.
Los políticos como el alcalde están más interesados en mantener a raya las estadísticas que solventar de inmediato la falta de medios económicos que tiene la madre de Leticia para pagar el bono del comedor.
El final trágico de la joven madre y sus pequeños es un desgraciado ejemplo de unas muertes que podían haberse evitado si los servicios sociales hubiesen actuado y se hubiesen olvidado de trámites burocráticos absurdos.
Después de las tristes escenas fúnebres y el sentimiento profundo de dolor que sienten los maestros, llega la exigencia y rigidez del sistema educativo representado por un frío
y serio inspector enfundado en una elegante gabardina que examina y observa alejado de los niños e imperturbable las estrategias educativas empleadas por Daniel.
El final de la proyección imprime una nota de color y esperanza que aparece en el carácter vitalista y creativo de la joven escultora, María, la novia de Lefevre.
La celebración del día del Centro es un día especial en el que la música y la distribución de las botellas rellenas de diferentes tipos de colorantes, pueden simbolizar el triunfo de la esperanza en el ser humano frente a las dificultades.

Anónimo dijo...

Se pueden hacer varios análisis de la película, ya que sdon varios los temas que se tratan en la misma. Quizás el tema central sea el de las dificultades que se pueden dar en una escuela en un área deprimida económicamente, pero también podemos encontar otros como la vocación docente, la dificultad de separar la profesión de la vida personal, las dificultades en las relaciones personlaes, o las trabas burocráticas que perjudican en muchos casos la actividad docente. A pesar de que en la presentación de la proyección se dijera que es una película dedicada a los maestros, a los que debemos agradecer su enorme esfuezo por formar personas a tan corta edad, es cierto que podemos encontrar problemáticas parecidas en secundaria en barrios o zonas empobrecidas. Si bien es verdad que en la película se nos presenta a la escuela como un jardín en secundaria el instituto se presenta a esto alumnos como un lugar de encuentro y de relaciones personales so siempre positivas.

José Luis Galeano Martínez

Tanhausser dijo...

Soy Administrador 2. Por favor, Malena, identifíquese a fin de que podamos tomar nota dela autoría del comentario.Basta con que escriba otro diciendo sólo de quién se trata.

Muchas gracias.

Anónimo dijo...

Película que refleja lo dura que es la subsistencia en zonas donde el trabajo empieza a escasear, cómo se enrarecen todos los aspectos de la vida: familiares, económicos y sociales. A la vez es un canto a la esperanza puesto que en esa cruda realidad hay gente que lucha por un mundo mejor, por darles un futura a unos niños con muy pocas expectativas y como esas mismas personas se afanan por construir una existencia más feliz para esos pequeños. Enhorabuena por salir de los círculos comerciales establecidos y mostrarnos un cine de autor realmente interesante.
María Jesús Sánchez Carrero.

Anónimo dijo...

Esta ha sido la pelicula que mas me ha gustado por el momento.Resulta increible comprobar como algunas situaciones y comentarios que se dan entre los profesores reflejen de manera extraordinaria la realidad. Frases que se pueden escuchar al dia de hoy entre los docentes.
Lo unico que resulta inverosimil es la parte final de la película, con la puesta en practica de una pequeña fiesta.Al menos en la forma en que finalmente resulta.
A.Fatima Rodriguez Garcia

hablador dijo...

DEBATE (PELI-5)
A) ES UNA PELÍCULA CON FINAL OPTIMISTA Y TÍTULO ACERTADO.-
El ochenta por ciento de la sesión nos transmite el estrés que padece Daniel. La causa es el desempeño de la función de director perfeccionista de un colegio de barrio obrero con necesidades básicas sin atender. Esto, al principio parece “pesimismo”. Es al final cuando llega el optimismo: El Dire ya ve las cosas de otro modo: Delega funciones en sus compañeros/as docentes. Los Servicios Sociales atienden sus peticiones. Consigue movilizar a todos los Organismos implicados... Empieza a lucir el sol en las escenas de la práctica docente, para indicarnos el claro norte de las actuaciones coodinadas de todos los Servicios que intervienen en la Educación.
“HOY EMPIEZA TODO”.- Es un gran título para una gran película. -¿Por qué?. Porque a partir del día en que el Profesorado, con su Director a la cabeza, se siente apoyado por todas las Instituciones que influyen en la Educación, TODO EMPIEZA A FUNCIONAR.
Es una película que pone sobre la bandeja problemas de la sociedad: paro, sistema educativo deficitario (no contempla apoyo social a la educación infantil), política de barrio poco acertada, relaciones entre padres e hijos, relaciones de pareja, aborto, relaciones con la familia de la pareja, profesión de cada persona, falta de atención primaria y social de los niños en la educación infantil, agotamiento en el trabajo, alcoholismo, hambre, frío, miseria, relaciones entre profesorado y dirección, relaciones con los demás Servicios que son imprescindibles para la educación de los más desfavorecidos.



B) ANÁLISIS DE LAS DIFERENTES POSTURAS.-
El personaje del inspector de educación, movido por un sentimiento de desquite o rencor hacia el protestón director del colegio, no sabe como encontrar defectos al Proyecto Curricular. Recordemos que llevaba años sin acudir con este tipo de visitas de “inspección”... ¿Por qué acude ahora?...
En este colegio tiene más peso o la atención a la diversidad que las curvas de rendimiento (hoy día obsoletas). Esto le cuesta comprenderlo al Servicio de Inspección de esa zona obrera en paro.
Para sacarle a la película todo el provecho posible, necesitamos verla varias veces. Son tantas las secuencias rápidas y variadas que nos muestra, que no podemos retenerlas con detalles: Refleja “todos” los tipos de relaciones interpersonales que se producen dentro y fuera la escuela. Recuerdo que al Dire le llegan a tachar de pelota -en broma- sus compañeros, por estar afiliado al sindicato más influyente en la prórroga del Cargo.




C) ESCENAS DONDE SE PUEDEN ANALIZAR VALORES DEL MAESTRO.-
Hay escenas de quejas, muy serias, demuestra así todo su coraje. En varias se negó a abrir la puerta del colegio a la trabajadora social).
- Visita casi endiablada al Sr. Alcalde del Excmo. Ayuntamiento de la Localidad. Critica la película que en la Alcaldía daban más importancia a los votos de los padres que a la comida y educación de los alumnos hambrientos.
Tarta que regala el colegio a la familia de pobreza extrema (camionero en paro) y reacción de esta guardando un trozo a Daniel para que la pruebe (lo aprecian mucho).
Daniel quiere ser amigo de todos los ciudadanos y ciudadanas que le rodean, y ayudarlos: Lo demuestra levantando la autoestima del camionero al conseguir llevar el vehículo al colegio y enseñarlo con el orgullo de camionero... Allí estaba su hijo, que también mejoró su tristeza con esa terapia Danielesca improvisada.
No quiere, la primera vez, denunciar a los padres del niño maltratado para evitar que les quiten la custudia del pequeño. Aunque avisa al alumno de su derecho a la integridad física.
Si quiere, la segunda vez, y denuncia malos tratos familiares hacia el alumno. Coincide que le coge cabreado, y explota. Deja de tragarse él solo los problemas de la sociedad...
La visita a su anciana madre cuando aún estaba el padre en el hospital nos invita a pensar que era un hijo modelo: -Hijo, debes reparar el enchufe... Pero los problemas de llevar la dirección del colegio le tienen demasiado apartado de ellos.
Sabe pedir perdón cuando comete un fallo que va contra sus propios principios: Recordemos la escena donde pega al hijo de su compañera sentimental al saber que ese niño entregó la llave del colegio a los gamberros.





D) RECURSOS TÉCNICOS UTILIZADOS EN LA PELÍCULA.-

En la escena de la madre, con alto grado de alcoholemia, huyendo del director al dejar su hijo en la escuela, la cámara en movimiento consigue transmitir toda la angustia y vergüenza de una persona en ese estado y miedo a perder la custodia de sus hijos.
También, destacar que la película narra un año académico. Por eso, es hacia el final cuando luce el sol primaveral y los niños disfrutan más en el patio. Al principio, los tonos grises nos recuerdan el otoño-invierno.
Ese “otoño-invierno” es sinónimo de la ansiedad que padece Daniel debido al estrés de una función directiva poco acertada: Recordar que delegaba pocas funciones. Tenía acostumbrada a la Comunidad Escolar a resolver los problemas de forma unipersonal, dentro y fuera de la escuela. A parte de enfrentarse él solo a la Administración, cometía el error de actuar con mal el humor que produce la sensación de no tener solución para los contratiempos en sus relaciones con los Servicios Sociales y con el Ayuntamiento.



E) ¿CÓMO SE NOS PRESENTA LA ESCUELA EN LA PELÍCULA?.-

Como lugar donde los niños son felices y donde los padres quieren tener a sus hijos.
Los padres confían en los profesores-educadores para todo, hasta para resolver los problemas de alimentación de los niños. Daniel los tiene acostumbrados al comedor escolar. Pero acuden hasta sin “vale de comedor”.
Nos presenta la escuela como transmisora de valores humanos y segundo hogar de los niños.



F) DIFERENCIAS Y SIMILITUDES DE NUESTRO SISTEMA DE TRABAJO EN RELACIÓN AL QUE APARECE EN LA PELÍCULA. ¿SON IGUALES LOS MÉTODOS, LOS PROBLEMAS, LOS ALUMNOS, LOS COMPAÑEROS, LOS PADRES, LA DIRECTIVA? ¿DEPENDE DEL PAÍS O DEL CONTEXTO DE CADA ZONA? ¿ESTOS MISMOS PROBLEMAS LOS TIENEN LOS COLEGIOS PRIVADOS?.-

En el distrito de nuestro CPR ya quedan menos centros docentes con zonas “de difícil desempeño”.
Son varios los centros “públicos” que atienden la Compensación de las Desigualdades Sociales. Sabemos que en esas zonas se intenta alcanzar objetivos similares al del colegio de la peli, aunque lo principal ya está: Alumnos que quieren a su centro. Profesorado entregado a su labor, Departamentos de Orientación bien dotados con plantilla específica. Equipos de Atención a colegios de E. Primaria...
Centros privados sostenidos con fondos públicos.- El sistema de sostenimiento de los centros concertados debería garantizar la atención a la diversidad y la posibilidad de cooperar ampliamente con la educación compensatoria y comedores escolares, pero: -¿Tienen adscritas muchos centros concertados zonas de difícil desempeño?...
Como en la película, para un centro determinado, empieza todo el día en que colaboran coodinados sin descanso, los Servicios Públicos implicados en la Educación...
¡NECESITAMOS MUCHOS DANIELES!
Fdo./ Antonio Trenado Ojeda

Anónimo dijo...

No me ha resultado muy grata la película(lo mismo me sucedió con la primera del ciclo) y es que no me siento identificada con estas películas en las que los protagonistas son docentes entregados completamente a su trabajo y que las adversidades no pueden con ellos. No veo en mi sala de profesores a ningún héroe.
Isabel Miguel Pérez

Anónimo dijo...

Bueno mejor tarde que nunca no? Jaj. Aunque yo no puedo enfocarlo o opinar desde ese punto de profesionalidad o de experiencia con la que lo hayan hecho los que aquí han escrito (simplemente porque estoy opinando desde el lado contrario, el de alumna) pues podría decir en un principio que a lo mejor la realidad en la película está un poquito exagerada, ya que nuestros ojos ven lo que se les deja ver diariamente, niños que asisten a la escuela unos con más ilusión que otros y sin más dificultades que los que presentan a la hora de seguir el ritmo de una clase y conseguir sacar las asignaturas hacia delante. Pero si es verdad que tras esa simple realidad que percibimos, en cada casa, en cada grupos de amigos…es donde realmente se encuentran los verdaderos problemas y dificultades de esos niños y que por suerte o por desgracia terminan por incumbir a aquellas personas con las que pasan una gran cantidad de horas al día, sus profesores.(Por cierto un poco penoso que los que deberían preocuparse e intervenir en tales situaciones no lleguen a tomar las suficientes medidas cuando son necesarias…pero bueno) Ánimo a todos vosotros.
Mª Ángeles Gónzalez

Anónimo dijo...

La película transcurre en un ambiente gris y nublado que ayuda a definir el ambiente socio-economico y emocional en el que se desarrolla, cargado de tristeza y pesimismo. Sin embargo a lo largo de la película aparecen buenos momentos y termina de una forma alegre, con una fiesta en la que todos participan, niños, profesores, servicios sociales, padres, parece que todos pueden implicarse para que los niños disfruten y pasen un buen día.
La película se centra en el papel del director, que entiende que para conseguir que los niños aprendan tiene que afrontar innumerables retos:
- Debe enfrentarse a las administraciones, muy preocupadas por las estadísticas
- a padres que no dan importancia a la educación de sus hijos, porque quizá desconozcan las puertas que la formación puede abrirles,
- también se enfrenta al resto de profesores, cada uno con su particular visión de la educación y no todos igual de comprometidos,
- y hacer frente a los servicios sociales que se ven limitados por sus pocos recursos y por las exigencias burocráticas.
El director dedica mucho de su tiempo a intentar solucionar estos pequeños conflictos y nos enseña como a pesar de sus esfuerzos algunos problemas no se solucionan(suicidio de una familia de alumnos) pero como consigue pequeños logros que le ayudan a seguir trabajando ilusionado, como dice el personaje de la película: "Hay que luchar mucho para obtener pocas cosas" y yo añadiría, merece la pena.

Inmaculada Casimiro Manzano

Anónimo dijo...

“Hoy comienza todo” me ha parecido una película dura pero, a la vez, bonita. Me ha impactado un poco la realidad social y educativa de la que se hace referencia en la película e, incluso, puede parecer un poco exagerada. Pero la realidad es que no es ficción, es cierto que hay escuelas en esa situación o incluso en condiciones peores. Pero igual eso no lo vemos. O al menos yo no lo he vivido. Por eso, quizás me resulta más impactante: porque no lo he vivido, pero se sabe que no es una realidad ajena a la nuestra.
También comentar la actitud del profesor protagonista. Su implicación con la vida de todos y cada uno de sus alumnos, así como la implicación en el centro donde imparte clases (que no dispone de demasiados recursos) y con la familia de los niños, rebasa el terreno puramente profesional. Cómo la escuela puede, incluso, afectar a su vida personal. Es importante igualmente comparar esta actitud con la de algunos de sus compañeros (profesores): su actuación es puramente profesional y se olvidan de ello una vez cruzados los muros del colegio.

Sara Flores González

Anónimo dijo...

Verdadero docudrama sobre las dificultades de los docentes ante la problemática social y el olvido o dejación de funciones de la Administración a la hora de colaborar en la resolución de problemas que, no por ser cotidianos, dejan de ser vitales.

Denuncias hechas desde la base, sin ampulosidad ni lenguaje difícil de entender para la gente que, como los enseñantes, nos movemos a pié de calle.

Película comprometida y comprometedora para conciencias de respuesta lenta o inexistente.

Una buena película cuyo guión parece sacado, directamente, del análisis del diario personal de cualquiera de los profesionales de la tiza.

Luis-Alonso Rubio Muñoz.

Anónimo dijo...

De todas las películas que hemos visto es la que menos me ha gustado.Quizá se debe en parte a su dureza.
En mi opinión un film que nos puede servir para reflexionar sobre numerosos temas tales como el sistema educativo,los problemas familiares de nuestros alumnos o la labor de los servicios sociales.
Creo que refleja bastante bien las numerosas situaciones complejas a las que nos tenemos que enfrentar los profesores en nuestro día a día.
No me quejo,ni muchísimo menos, pues acabo de empezar hace poco y me siento con muchas ganas de hacer frente a lo que se me pueda venir encima.Simplemente piensas que los mayores problemas que vas a tener va a ser cómo explicar un determinado tema de matemáticas.En cuanto aterrizas te das cuenta de que “Nada más lejos de la realidad”.
Concepción Teresa Sierra Martínez.

Anónimo dijo...

De la pelicula me pareció interesante la figura del director, su responsabilidad y compromiso hacia su trabajo, su carisma y buen hacer, aunque me llamó la atención su protagonismo en un claustro mayoritariamente femenino y el respaldo incondicional de todas.
En la pelicula aparece de forma explícita la prioridad que se le otorga a la burocracia frente a la realidad precaria que sufren algunos niños, y como esta puede llegar a agravar situaciones que se podrian resolver o por lo menos mejorar.
Me gusta el modelo de escuela que proyecta,la ilusión por llevar a cabo proyectos en una escuela participativa e integradora.
M. Yolanda Carrasco

Anónimo dijo...

Francia es un país rico pero no todos sus ciudadanos lo son. En la película se nos muestra toda la problemática de una pequeña comunidad, paro, alcoholismo, desestructuración familiar, abusos... a través de los ojos de un profesor que aún tiene la voluntad de hacer algo aunque titubee a veces a causa del sistema.
Un profesor que consigue convertir la escuela en una isla de color donde los niños pueden escapar de la cruda realidad que les envuelve.
Y no hay que mirar sólo a Francia, gracias a los comentarios de una de nuestras compañeras del curso podemos saber que estas situaciones ocurren también cerca de nosotros.
Un saludo.
María Vicenta Cabalgante Perera.

Anónimo dijo...

La película resulta angustiosa como no podía ser de otra manera por la situación social que vive esta escuela de barrio obrero francés. El profesor es el eje central de las vidas de muchas personas y sin embargo no siempre puede ser el protagonista de su propia vida, si es que aún le queda tiempo para esa "otra vida".
La falta de apoyo de la administración educativa, las críticas de los padres, la enorme responsabilidad que asume este director-profesor le convierte en héroe desde el principio, pero no hace falta irse a Francia, ni tampoco a un barrio marginal ni a una escuela desfavorecida para entender la preocupación que refleja el personaje.
El tono y el ritmo de la película ahondan en esa angustia que transmite, pero tiene momentos en los que todo parece "empezar" de nuevo:la cara de felicidad de los alumnos escuchando cuentos, la fiesta con música en el patio, el apoyo de las profesoras al director...Muchas veces esa alegría y ese apoyo son suficientes!
Pilar Merino

Manuela dijo...

Empezar con mi análisis de la peli en general, nada profesional (entendido profesional como, persona que puede habalr horas y horas de directores, fotografía, filosofía del cine.... vamos Besonías por ejemplo), pero sí muy personal. Quería que se acabara en muchos momentos!!!!! inevitablemente esta vez noté los muelles de la butaca y miré varias veces el reloj, síntoma inequívoco de mi aburrimiento en algunos momentos. Para mí lenta, sin color, emoción.... si hubiera sido un libro, no la hubiera terminado.
Vale, eso en cuanto a la fachada, en cuanto al contenido, una fiel realidad en algunos colegios de Extremadura, no hay que irse tan lejos para encontrar situaciones así, donde el personal docente es una familia más que unos compañeros, que ponen dinero propio para algunos problemas, que le echan más horas de las que les corresponden, que hacen de padres, de psicólogos, de personal de limpieza.... Un homenaje a nuestros compañeros de primaria a los que yo admiro sinceramente. Su capacidad de trabajo, su organización, su madurez y sensatez en los momentos claves, su trato al alumno, su imaginación....
Patética la imagen que da el inspector, desde que entra embutido en un traje de chaqueta cubierto de esa gaberdina y engominado... y encima dando leccciones absurdas y fuera de lugar , bonita forma de representar a la administración junto al político de turno (NO VOY A COMENTAR MÁS NO VAYA A SER QUE ME METAN EN LA LISTA NEGRA). La cantidad de problemas, que en pleno siglo XXI, siguen existiendo en pueblos (a los que por cierto el rayuela no llega y lo único que se le parece es el juego que se pinta con tiza en el suelo). Gracias por la exposición de la peli, sobre todo para recordar la labor impagable de nuestros compañeros.

Manuela Domínguez Vinagre

mariana dijo...

Película de gran dureza, por la ralidad social que refleja, pero de gran interés educativo. Película para reflexionar:
* ¿Qué podemos hacer desde el ámbito educativo?
* ¿Estamos preparados para hacer frente a la realidad social de nuestros alumnos?
* ¿Podemos ayudarles? ¿Sabemos ayudarles?
* ¿Están actuando bien las distintas administraciones?...
Podría seguir planteando un montón de interrogantes, pero me gustaría resaltar que esta problemática que se plantea en la película la vivimos a diario en nuestros centros de trabajo o la hemos vivido alguna vez, y casi siempre nos implicamos. La mayoría de las veces poniendo buena voluntad, pero sin saber cómo estamos actuando.Descubrimos realidades muy duras, situaciones familiares realmente dramáticas, que nos afectan y que, muchas veces, no podemos hacer nada, a lo sumo arrancar una leve sonrisa o en el mejor de los casos notificarlo a los servicios sociales. Cuando se trabaja en un barrio marginal esto lo vivimos muy cerca y tenemos que decir muchos días " hoy empieza todo". Es duro, pero gratificante. A veces nos sentimos impotentes ante algunas situaciones concretas, pero seguimos adelante como podemos y con mucha dedicación.

Manuel dijo...

Una película que aborda con bastante crudeza un tema que a la mayoría de nosotros nos preocupa –casi me atrevería a decir que nos obsesiona en nuestra labor profesional-: los problemas de la educación. Más allá de debates surrealistas lanzados por quienes gestionan la educación sin el más mínimo conocimiento de la realidad de las aulas (¿pueden capitalizar el debate sobre la educación temas tan baladíes como el papel de la religión o la conveniencia o no de la Educación para la Ciudadanía, con la que nos está cayendo día a día?), podemos ver que los problemas están presentes en todos los países de nuestro entorno (Francia en el caso de esta película) y en todos los niveles, incluso en la base del sistema, la escuela infantil.
Obviamente es una película que no te deja indiferente y, supongo que como la mayoría de los asistentes en este ciclo, me posiciono del lado de los entusiastas defensores. Recoge magistralmente las dificultades del día a día (interpreto en este sentido el título “Hoy empieza todo”), a las que nos enfrentamos sin los apoyos ni medios necesarios, ante las que de poco sirven programaciones didácticas o soluciones iluminadas e improvisadas como “clases de refuerzo” por la tarde ¡!.
En fin, el tema de la película me lleva inevitablemente al día a día por lo que sobra decir que es difícil no sentirse identificador con el protagonista de la obra, Daniel. Un último inciso antes de concluir con un par de aspectos relevantes de la película: el tratamiento de arquetipos como el inspector obsesionado con las curvas de rendimiento…
No veo clara la posibilidad de trabajar en el aula con esta peli desde la perspectiva que a mí me gusta hacerlo, si bien sería ideal para que la viesen los recién licenciados que se plantean hacer el CAP (o como se llame ahora). Igual que, como profesor me resultó interesante, estoy seguro de que a algunos también les habrá resultado interesante como padres. Y es que la educación, más allá del proceso de enseñanza-aprendizaje del aula está condicionada por múltiples elementos entre los que el entorno y los padres son mucho más determinantes de los que ellos mismo piensan. Me gustó también mucho la verosimilitud que consigue el director con la adecuada combinación de actores profesionales y “actores cotidianos” no profesionales (maestros y alumnos)
En definitiva, una película interesante, cruda, pero no exenta de esperanza
Saludos: Manuel Pimienta Muñiz

Anónimo dijo...

Película para reflexionar.En ella vemos el estrés del maestro, que sufre por sus alumnnos/as noche y día.
En la escuela éstos están bien,a veces mejor que en sus casas, pues en algunas de ellas no tienen luz, agua,alimentos ni lo más importante el cariño y el cuidado de sus padres.
Esperemos que éstas situaciones que aún existen en muchos más centros de los que pensamos, pudan tener finales felices.
Recordar una buena o mala infancia marca tu vida, tu carácter y tu personalidad.
Saludos.
Mª del Rosario Marqués Muñoz.

Anónimo dijo...

HOY EMPIEZA TODO (Marisa Gil Burdallo)

Me pareció una película muy emotiva, que pese a estar situada en Francia, refleja fielmente los problemas que tenemos muchos en el día a día en cualquier nivel educativo.
El director de la escuela, Daniel Lefevre, es todo un héroe de la vida cotidiana que se vacía en su trabajo pese a los múltiples sinsabores que le golpean desde todos sitios, incluso en su vida personal. Muy bien retratada la complejidad de la educación a través de sus protagonistas: los distintos tipos de maestros, veteranos y noveles, con actitudes diferenciadas, los “gestores” alejados de los problemas cotidianos del aula, la marginalidad de las familias de un entorno deprimido o, sobre todo, los niños como víctimas involuntarias, que encuentran una burbuja de bienestar en el colegio.
Recomendada para padres, profesores y autoridades educativas.

Anónimo dijo...

Descorazonadora, ¿cómo trabajar en esas circunstancias? Es la lucha de un maestro idealista (e idealizado, desde mi punto de vista) contra un mundo que no puede cambiar, todo su esfuerzo se ve reducido a nada, no puede controlar unas circunstacias que están por encima de él. Me hubiera gustado un enfoque más realista que permita una puerta al menos abierta a la esperanza.

Victoria Cobo

Anónimo dijo...

Una película interesante, pero un poco agobiante al mismo tiempo.Agobia el ritmo frenético del director, y a la vez los movimientos de cámara. Si eso es lo que pretendía el director de la peli, lo ha conseguido.
Por otro lado, me deprime un poco ver que los profesores tengamos esa imagen de personas que trabajan para nada, y aún me deprime más reconocer que en la mayoría de los casos es así.
Estos problemas sociales existen, como han existido siempre, y parece ser que, aunque hoy día hay asistencia social de todo tipo, esto siga casi igual o peor. Y digo peor refiriéndome a las palabras de esa profesora que decía que antes tenía menos alumnos, pero eran puntuales, venían aseados y discplinados. No estoy deacuerdo con ella en que las madres ya no cuidan de sus hijos¿es que sólo las madres hemos de cuidarlos?
En fin, un día una madre preocupada por la apatía de sus hijos ante la vida me preguntó cuál es el problema, qué hay que cambiar? Yo le contesté que hay tantas cosas que cambiar, que no se sabe por donde empezar: alumnos, profesores, inspectores, gobernantes, jueces...etc¿Alguien se atreve a dar el primer paso?
Rosa Tamurejo

Anónimo dijo...

De esta película me ha llamado la atención la entrega del profesor y las dificultades que tiene, pese a dicha entrega, de conseguir sus objetivos por la mala coordinación e implicación de otras personas implicadas (las familias,los servicios sociales, inspección...) Aunque resulta comprensible en algunos casos debido al ambiente en que se mueven (muchas familias no tenían para comer, ni luz).
También destacaría el eterno horario de trabajo del profesor, ya que sigue ejerciendo como tal prácticamente todo el día, ayudando a las familias y "moviendo hilos" a su salida del colegio (cosa que también pasa muchas veces en los Centros "reales", ya que sólo con la tarea diaria muchos ocupan, como ya han señalado algunas personas en el blog, parte del tiempo de ocio de su día a día).

Elena López Parejo

Anónimo dijo...

La situación que se refleja en la película, es la que hemos vivido muchas personas que hemos estado implicados en la dirección de centros. La realidad es que ante situaciones que todos debemos afrontar, y que son responsabilidad de otras instancias periféricas de la escuela, la actitud que se plantea es la de la lucha, la del compromiso constante con la educación, que se transforma en ilusión en la última escena, la de las botellas de colores.

M. carmen Ginestal Chamizo.

Anónimo dijo...

Quizás otra de las que podríamos calificar como ¨dura¨ dentro de las que hemos visto en este ciclo.Cómo enseñar a unos alumnos,ya sean niños o adolescentes las diferentes materias del currículo,si en en su casa ni siquiera hay luz electrica y la nevera está vacia.
Alumnos que pasan muchas horas delante de la tele, que no leen, que no hablan con sus padres, no son capaces de expresar sus problemas y necesidades. Esta es una de esas películas que nos debería hacer reflexionar sobre el tan importante que tienen los padres en la educación de sus hijos,el cual nunca podrá ser ocupado por los docentes, nosotros sólo podemos ayudar, pero la verdadera educación es la que viene aprendida de casa.No es mejor padre aquel que le consiente todo a su hijo,eso sólo es comodidad.
Pepa Moreno Bayort

Anónimo dijo...

Película que muestra de una forma clara y real el problema que viven muchos centros escolares.
Por un lado familias con carencias de todo tipo y por otro una administración que vuelve la espalda a la realidad, y a este director políticamente incorrecto.
Nada nuevo para los que nos dedicamos a este oficio.
A nivel pedagógico no creo que sea adecuada para que la vean los alumnos.
Ana Andaluz Carmona

Anónimo dijo...

Interesantísima reflexión sobre como el entorno socieconómico genera multiples problemas educativos. Tambien se aprecia como incluso en paises ricos como Francia, las bolsas de pobreza, desestructuración familiar y marginalidad social surgen de un sistema económico construido sobre esa base. Es lo que se conoce como deprivación sociocultural. Frebte a eso, un profesor solo, que lucha incluso contra la inercia de un sistema que premia y fomenta la inactividad y la inercia. Y cuando se produce la actuación, esta se hace de forma deshumanizada, con serias repercusiones para las familias y, en especial, los alumnos.

Por todo ello y lo que ya han dicho mis compañeros, una película para la reflexión.

Andrés García Ruiz

Anónimo dijo...

Ya sé que puede parecer la peli para lucir al "hacetodo", dire y buen maestro. A mí lo que más me quedaba mientras la veía era esa concepción común de la educación como servicio. Me veía a mí y a muchos compañeros en el "no estamos aquí para esto". Siempre me ha proocupado que nos hagamos maestros para poder echarnos a dormir porque somos funcionarios. Por supuesto que las escenas del dire disconforme con la administración y la visita de una inspección que, aunque viene a meter miedo, ni se le tiene y además se la puede escuchar pq sabe de educación ¿No tendrían que verla otros, esos que viene a decirm¡nos cómo actuar cuando no han pisado un aula?

Maribel Apostua

¿Dónde estamos?


Ver CPR de Badajoz en un mapa más grande