Cobardes


19 de febrero, 20 h.


Antes de la película, proyectaremos el cortometraje de producción extremeña "Gentuza", de Javier Betolaza Hernández (ver ficha aquí)


España, 2008, 89 min.
Interpretada por Lluis Homar, Elvira Mínguez, Paz Padilla, Antonio de la Torre, José Bódalo, Eduardo Espinilla, Eduardo Garé.
Guión de José Corbacho y Juan Cruz
Música de Pablo Sala
Fotografía de David Omedes

Calificación: No recomendada para menores de 13 años


RECOMENDACIÓN DIDÁCTICA


Edad: Alumnos mayores de 13 años, padres, profesores, orientadores.
Áreas: Tutoría, Educación para la Ciudadanía, Ética, Escuela de Padres.
Temas: Acoso escolar, comunicación entre iguales, complejos, adolescencia, autoestima, intervención de los padres.


SINOPSIS

Cobardes es la historia de un caso de acoso escolar en un centro de secundaria. Guille, el acosador, es en apariencia un chico como tantos otros: buenas notas, buen deportista y con una familia que le respalda. Descubre que actuar de "chulito" en clase le da cierta popularidad, por lo que, sin dudarlo, elige a una víctima, Gabriel, y, con cualquier pretexto, se pasa el día acosándole con sus amigos. El único motivo: ser pelirrojo.


DATOS DE INTERÉS

- Cobardes es la segunda película de José Corbacho y Juan Cruz, que además firman el guión. Su primer film fue Tapas (2005), que obtuvo 2 premios Goya: Mejor dirección novel y mejor actriz (Elvira Mínguez).

- En el Festival de Málaga, Cobardes fue galardonada con el Premio de la Crítica y obtuvo la Mención Especial del Jurado.

- Se rodó íntegramente en L´Hospitalet de Llobregat, concretamente en los barrios del Centre y de Sant Josep, así como en el Instituto Can Vilumara.

- Los actores adolescentes son jóvenes no profesionales. Se realizó un casting entre niños de 12 a 17 años en esa misma localidad.


SUGERENCIAS PARA EL DEBATE

Cobardes es una película que enfoca directamente el problema del acoso escolar. No otra fue la intención de los directores. No obstante, intentaron abordar el problema dentro y fuera de las aulas, describiendo también a las familias de los protagonistas.


Los guionistas plantean la cuestión del acoso escolar como consecuencia del miedo. Todos --parecen decir-- tenemos miedo a algo y ese miedo es el que nos hace comportarnos violentamente con quienes consideramos más débiles ¿Estás de acuerdo con este planteamiento?


El tema del acoso no se concibe como algo aislado, que empiece y acabe en la escuela, sino relacionado con el exterior, con la sociedad y, sobre todo, con la familia. Es también muy interesante analizar la morfología del grupo de acosadores, sus jerarquías y sus miedos.


La familia de Gabi está compuesta por su madre, locutora de televisión, su padre, vendedor de sistemas de alarmas, y su hermana, una niña de cinco o seis años. Su madre se dedica a la comunicación pero, paradójicamente, le resulta muy difícil comunicarse con su hijo y con su marido. Su padre se dedica a algo relacionado con el miedo y la seguridad, pero él mismo está sometido a cierto acoso laboral.

El padre de Guille es un político en horas bajas, amenazado también por sus colegas de partido. La escena de la cena con sus compañeros de partido es genial en su factura y sus silencios. Como todo político, vive un poco de la apariencia. Intenta transmitirle a su hijo valores de una sociedad competitiva y capitalista, que es lo que él vive desde dentro de la política. Su madre, una irreconocible y comedida Paz Padilla, es un personaje muy interesante. No le agradan los mensajes del padre al hijo, y tampoco que el hijo actúe sólo para no defraudar al padre. No acaba nunca de fiarse de su propio hijo y así se lo hace saber en numerosas ocasiones.

Unos y otros padres son aparentemente responsables: acuden a entrevistarse con la tutora e intentan comunicarse con sus respectivos hijos, pero a todos les resulta francamente difícil. La madre de Gabi no sabe cómo comunicarse con su hijo y contempla decepcionada la manera de su marido de afrontar los problemas. Su aspecto más positivo es que se fía del hijo. El padre de Gabi se limita a reñir al hijo y jamás se fía de él. Sin embargo, padre y madre de Gabi no tienen tiempo para escuchar a su hijo. El padre de Guille, vista su incapacidad para comunicarse con el hijo, va a su habitación a jugar con él a videojuegos. De nuevo la madre de Guille es la que parece más interesante: aborda al hijo, se interesa por sus amigos, una y otra vez le saca los temas más comprometidos, no se fía totalmente de él, le registra y acaba pegándole una bofetada. Quizá adolece de falta de afectividad, pero, sin duda, es la que más se enfrenta a los problemas. Los demás parecen huir de ellos, como si les resultase un fastidio tener que ocuparse de ello.

Debemos analizar también el papel de los profesores en esta película. Se reflejan algunos problemas desgraciadamente clásicos de nuestra profesión, como la falta de autoridad, el pesimismo (visible en el compañero de la tutora) o la evasión ante los problemas (la profesora espera las vacaciones como solución a todos los conflictos). Aunque no se juzgue, se refleja la ceguera de los profesores ante los casos de acoso escolar. También asistimos a una reunión con padres deprimente, donde cada padre o madre se limita a hablar de su propio hijo con una superficialidad escalofriante. Por último, otro tema de debate que se plantea es el mal uso de las nuevas tecnologías.

La escena final de la película ha suscitado varias interpretaciones. La más probable es que el acosado se convierte en un nuevo acosador. Éste parece ser un comportamiento habitual entre los acosados, los cuales se convierten en crueles acosadores de aquellos a quienes perciben más débiles.


Deben analizarse, por último, otras relaciones que aparecen en la película, como la afectiva entre Guille y la chica, o la que se establece entre el propietario del restaurante italiano y Guille. Las dos aportan luz para interpretar el comportamiento del chico, aunque las dos pueden interpretarse de modos distintos ¿Qué le aportan a Gabriel?


WEBS DE APOYO:

- Ficha didáctica de la película
- Web oficial
- Web sobre el acoso
- Vídeos sobre acoso

- Si te molestan, no calles
- Anti-bullying
- Acoso escolar
- Súmate a la convivencia
- Ciberbullying (material multimedia)
- Recursos para trabajar en el aula
- Webquest
- No te líes con chicos malos
- Materiales para la convivencia



OTRAS PELÍCULAS
(que abordan temas como el universo de la adolescencia o, en concreto, el acoso escolar):

- Fucking Amal, Lukas Moodysson (1998)
-
Thirteen, Catherine Hardwicke (2003)
-
Bienvenidos a la casa de muñecas, de Todd Solondz (1995)
- Barrio, Fernando León de Aranoa (1998)
-
Ghost World, Terry Zwigoff (2001)
-
Chicas malas, Mark S. Waters (2004)
-
El club de los poetas muertos, Peter Weir (1989)


APUNTES DIDÁCTICOS

- Se trata de una película no recomendada para menores de 13 años. Aun así, si queremos trabajar con profundidad los diversos temas que aborda, se aconseja visionarla con alumnos de 16 años en adelante. La ficha didáctica que mostramos arriba trae materiales para profesores y alumnos.

- Igualmente podría proyectarse en Escuelas de Padres, con el fin de reflexionar acerca de los problemas de la adolescencia.


MATERIAL AUDIOVISUAL
(Se recomienda no ver los vídeos sobre la película antes de ser proyectada)



Cortos sobre acoso e incomunicación:


49 comentarios:

Elena Torres Bautista dijo...

He disfrutado mucho con el corto "Gentuza". No sólo por lo bien hecha que está, sino porque entra una emoción especial reconocer ...y reconocerse en... los rincones de cada escena.
Respecto a la película, "Cobardes", me quedo con una imagen sencilla pero que, para mí, resume muchas cosas. Evidentemente, creo que el director la puso ahí totalmnte a propósito. La escena sale casi al principio, cuando la familia del niño acosado vuelve a casa después de cenar en el restaurante, y pasan por debajo de una pancarta enorme, anunciando un perfume. En esa pancarta, aparece un tigre furioso, en primer plano, rugiendo con todas sus fuerzas. Para mí, es una sencilla pero bonita metáfora del niño protagonista: gritando con furia desde el interior, pero sin ser oído.
Por cierto, también quisiera destacar el trabajo de las dos actrices que hacen de madres, porque a mi parecer lo hacen estupendamente bien.

Elena Torres Bautista

Anónimo dijo...

Creo que son situaciones que se pueden procucir con bastante frecuencia en los centros.

Una vez más podemos ver la importancia que tienen los padres en el desarrollo y comportamiento de los hijos.Creo que es necesario dedicarles mucho tiempo a los hijos,hablar con ellos es fundamental,conocerlos,y eso solo se consigue con paciencia y mucha dedicación.

En esta película parece que eso no lo hacen los padres,les tienen comprados más bien con juguetes,televisión etc.
Creo que les falta confianza y comunicación mutua,y eso se consigue con tiempo y ganas.

Debemos de estar atentos a casos así tanto desde el centro como,mucho más desde la familia.
Entre todos podemos ayudar a que estas situaciones se eviten.

Inmaculada Martín Salazar

ester dijo...

El tema de la película me pareció muy interesante pues los docentes nos enfrentamos a situaciones parecidas a menudo y no sabemos cómo afrontarlas. El film "cobardes" refleja muy bien el cómo en nuestra sociedad de hoy los padres no se comunican con los hijos. Me parece que Paz Padilla está fantástica en el papel de madre del niño acosador, ya que el personaje es muy dramático y se enfrenta a una realidad que no sabe como afrontar, que se le escapa de las manos...a pesar de que guarda silencio se siente torturada por la evidencia de que no conoce a su hijo y que otro niño sufre por su cobardía, aunque creo que la madre no es tan cobarde como el hijo, si no que más bien está aterrada, pues no quiere perder a su familia.
En cuanto al protagonista a pesar de parecer un chico débil no lo es más que los acosadores, pero el miedo es un arma poderosa.
Tal vez haya que reflexionar sobre la necesidad de hablar más con los alumnos y los hijos y ser más observadores, que no cuesta tanto.
En fin, todo muy bien para mi gusto.

Esther Vizcaíno Jaén.

Julia dijo...

¡Saludos a todos!
Excelente película para mi gusto.

Estremecedor final que da que pensar sobre la delgada línea que separa nuestra potencial capacidad (como humanos y, en este caso, como menores) para ser violentos o violentados…y que ya se apuntaba a lo largo de la película mediante el “secuestro” del osito del peluche de la hermana pequeña.

Genial también la introducción del personaje del pizzero-mafioso; permite reflexionar sobre el paralelismo entre las formas de intimidación de la mafia y de los acosadores escolares.

Y un Goya para Paz Padilla, por favor.

Hasta la próxima,

Julia de la Peña Rípodas

Anónimo dijo...

La pelicula "Cobardes" me gustó bastante. Creo que refleja muy bien una situacion de alumnos y jovenes que puede ser realmente agobiante y angustiosa, o al menos eso me transmitió a mi.
Tambien se ve como muchas veces los maestros y profesores no nos enteramos de nada de lo que ocurre en nuestro centro...y como las madres parace que tienen una sensibilidad diferente a la de los padres para captar los problemas e intertar solucionarlos.
En fin, da mucho que pensar esta peli. Como resumen me quedo con las carreras agobiantes del pobre chiquillo....

El corto tambien me gustó bastante aunque realmene me sorprendió mucho el presupuesto,...que dineral!
Saludos.
Maria Dolores Valero Diez.

Anónimo dijo...

La película me ha parecido un manifiesto real y muy actual, en el que late mucha de la prosa educativa y familiar de nuestra sociedad.
Me ha gustado mucho porque da una visión muy variada de posturas y opiniones reales desde todos los frentes: profesores que están hasta las narices de intentarlo todo, pero que ya deciden pasar un poco, incluso acomodados y avocados a pensar que lo evidente es lo “real“ (en la película los roles acosado /acosador se traspapelan); padres desde diferentes posturas, y sobre todo, el, papel de los chicos.
Si tuviera que quedarme con algunas frases, sería, por ejemplo, con una que una de las profesoras dice al principio de la película cuando comienza a explicar en la clase de Matemáticas:

“Si el discriminante es igual a cero, la ecuación no tiene resultado”

O cuando el regente de la pizzería, al final, Capo de la mafia (muy original) le aconseja al niño que debe trazar un plan, que ya en la Biblia se decía “Ojo por ojo“, a lo que el niño le responde “Mi padre dice que pongamos la otra mejilla“, el capo de la mafia entonces le replicó:“Tu padre y yo, no leemos la misma Biblia”
Es genial el contenido de estas palabras. Deberíamos plantearnos si, en verdad, las Biblias que nos han vendido son del mismo autor….
Se utilizan muchas imágenes, para resumir las palabras que hoy en día nos relatan historias particulares: por ejemplo, cuando en clase están viendo un documental tipo National Geographic, donde se muestra la supremacía de la fiera más fuerte. Así deben sentirse aquellos que juegan a ser acosadores.
Pero, ¿qué “fuerza divina” le hace creer a un individuo X que puede ser mejor o superior que otro, cuyo único mal es querer pasar desapercibido, o simplemente ser normal? ( o ¿qué Biblia ha leído…?)
Pero, esto no es nada nuevo, ¿verdad?
¿Qué podemos hacer frente a situaciones como éstas, en las que se dan mil posibles soluciones, pero que muy pocas llegan a ser efectivas?
Iniciativas, propuestas hay mil, pero cómo solucionar problemas de este calibre, cuando en realidad, muchos estamos ciegos ante muchos indicios.

Creo que los papeles de las dos madres son geniales. Por un lado, el papelón de una madre que va descubriendo con dolor el monstruo en el que se está convirtiendo su propio hijo. Y en contraposición, la madre del niño acosado que dulcifica el trance por el que pasa su hijo. Una madre que teme ir más allá, pero se adentra sin opciones en un laberinto, para descubrir qué pasa por la mente de un adolescente reservado. Jugar a secuestrar el osito de peluche de su hermana, para así probar con el más débil, aquello que a él le hacen, dice mucho de lo que en el fondo sienten estos chic@s. En la película son las madres las que toman carta más activa en todo esto. ¿Es así en realidad?
El sabor que me queda es que todos en realidad somos un poco cobardes, porque no enfrentamos el problema realmente, siempre hay algo que se nos escapa, o dejamos escapar, porque al no tomar parte en todo lo que ocurre, no conseguimos descubrir la profundidad del pozo en el que se encuentran muchos chic@s, y en consecuencia, familias enteras.
Cobardes y embusteros.
El final me queda un poco desencajada, porque muestra que todos podemos cambiar de rol: podemos ser un día “acosad@” y al día siguiente, “acosador/a“, si no ponemos remedio…¿Cuál es la fórmula mágica?
Me gustaría que todos echarais un vistazo a:
http://www.elperiodicoextremadura.com/noticias/noticia.asp?pkid=206337, donde se habla de la aparición de la figura del alumno mediador en las aulas de secundaria como medida para mejorar la convivencia. Me parece una propuesta muy interesante y sería genial que los compañeros de Secundaria nos hablaran de los resultados de la misma.

De cualquier forma creo, que desde nuestra posición como maestros, profesores, educadores,…no debemos perder la ilusión, no debemos relajarnos y limitarnos a soltar “el rollo” que muchos chic@s creen que soltamos en el aula, debemos recordar las razones que nos llevaron a elegir nuestra profesión, para no perder el norte. No debemos dejar que otros nos digan cómo hacer nuestro trabajo. No somos el “plasta” de Inglés, o de Matemáticas,… somos personas que elegimos esta profesión, por la razón X, pero que debemos defender porque podría llegar a ser muy gratificante si la comunicación no fallara…
Desde nuestra postura debemos intentar ser más activos y consecuentes, acudir a compañeros y otros profesionales si vemos que el día a día nos puede. Es fácil decirlo, ¿verdad? Creo que hablar, hablar y hablar es la solución, padres/ hij@s, maestr@s/profesores, maestr@s-profesores/alum@s,… Hablar para que la comunicación constructiva sea la base de nuestro trabajo, y de todo lo que pretendemos enseñar…¿Utopía?…entonces habría que elegir otra profesión.

El corto "Gentuza", me pareció interesante. Muestra una visión muy personal sobre este tema. También, como otros compañeros, estoy sorprendida del capital invertido.


Gloria María Aceituno Simancas

Anónimo dijo...

A pesar de conocer de antemano el argumento de la película, me ha sorprendido el final tan negativo, la impotencia ante hechos desafortunadamente frecuentes:el acoso a un compañero,el desconocimento de la realidad por parte de los educadores, las soluciones equivocadas,la falta de implicación de los padres,o la ignorancia ante los problemas de sus hijos.... todo esto es parte previsible segun el argumento, es quizas la parte más repetida.Sin embargo los consejos del amigo mafioso,el secuestro del oso de su hermana, la estrategia que utiliza para librarse de los acosadores, me parecieron de lo más preocupante y desalentador. No sirvió para nada el apoyo que tenia de la chica, ni la confianza de sus padres,especialmente su madre.Esperaba un final más positivo, pero entiendo que es la única respuesta-solución a un problema mal tratado por los adultos implicados.
Yolanda Carrasco.

Anónimo dijo...

"Cobardes", es una película que refleja muchas de las escenas que ocurren en nuestra sociedad en la cual se ven involucrados tanto los padres como el profesorado quienes indirectamente pagan los problemas familiares de estos hogares.
Se presentan escenas claramente reales y que nosotros, los profesores claro que somos conscientes, me explico: madres y padres que van viendo en el día a día como sus hijos se les escapa del control y una manera fácil y muy, muy errónea es comprarlos (la nueva Play Station, las deportivas de última generación...)y claro,¿dónde rompen su furia? ¡en el aula!, entonces,¿quiénes son los que no conocen a sus hijos?Nosotros, el profesorado, sí que conocemos lo que tenemos en nuestras aulas.
Victoria Narciso

Adela dijo...

La película me ha sorprendido muy gratamente, no soy una enamorada del cine español.

Me ha dado mucha satisfacción el reconocimiento del ambiente social, por ser las descripciones de ambientes y personajes tan cercanas en el tiempo y el espacio.

Me parece que el tema se plantea de manera muy inteligente: no se dan soluciones facilonas,ni se culpabiliza a nadie en exclusiva.

Al relacionar el tema del acoso con el del miedo en general, se consigue dar una visión universal, válida para cualquier tiempo o lugar.

En la película todos tienen miedo: "Zanahoria al "pijo", pero también el padre a quedarse sin trabajo, el político a discrepar y salirse de la disciplina de partido, la madre a no poder reconocer a su hijo en ese ser violento, los profesores a no controlar la situación, la niña a perder su osito, los "colegas" del acosador a caer en degracia, los que ponen alarmas...

Creo que Corbacho plantea que, aunque con un nombre moderno e inglés, el acoso es tan viejo como la vida misma y que está ligado a nuestra naturaleza animal (en este sentido son gloriosas las carreras, las "sudetinas", las pesadillas)

El corto, un "hallazgo", tierno, divertido...Reconozco a los protagonistas en algunos de mis alumnos.

Un abrazo

María Adelaida Pérez Álvarez

Anónimo dijo...

Esta película me ha gustado. Me parece que lanza un mensaje claro y directo que, si se proyectara en un aula, sería captado al instante por los alumnos pudiéndose observar tanto la perspectiva del acosado como la del acosador.

Resaltar la escena que sucede en casa del político, cuando el hijo le dice que hay un chico en su clase al que llaman zanahoria y el padre se rie y recuerda a un compañero suyo al que apodaban de la misma forma y al que daban collejas...

El final de la película me ha gustado ya que señala como muchas veces los mismos acosados son acosadores en otras situaciones (sin olvidar "el secuestro del oso") con todo lo que esto implica tanto para la intervención en la prevención del acoso como en la educación en sí misma.

Mª Victoria Cejudo García

Anónimo dijo...

La película de "Cobardes" aborda directamente el tema del acoso escolar con una estructura clara y sencilla. Presenta primero a los protagonistas en su entorno, en un colegio de clase media-alta; sigue después el desarrollo del conflicto que va ganando en intensidad y finalmente llega el desenlace en el que el director nos manda una especie de mensaje de advertencia, de moraleja: si el problema no se resuelve de forma adecuada puede desencadenar reacciones tan inesperadas como que el acosado copie la conducta del acosador con otra víctima.
Me parece acertado el enfoque familiar de los protagonistas; un ambiente donde a los chavales se les atribuye de antemano unas cualidades y son juzgados, por así decir, sin conocimiento de causa, lo cual hace que la incomunicación y la insinceridad se conviertan en obstáculos insalvables. El problema no está ya tanto en que existan acosadores, pues personas buenas o malas siempre ha habido, sino en la falta de comunicación, de diálogo entre padres e hijos. Creo que la historia de “bullying” en Cobardes es en realidad el hilo conductor para una historia más profunda que subyace de relación familiar.

Del corto "Gentuza" destacaría el fondo musical porque le aporta una significación especial al personaje del chico en la bicicleta.

Mª Soledad Fallola Sánchez-Herrera

Anónimo dijo...

Tanto la película, como el corto se ocupan del asunto del acoso aunque en el corto el cierto final feliz o la inocencia de dos chavales ofrece un final distinto al inquietante de la película donde se deja abiero el camino a un nuevo caso de acoso en el que ahora participarán un antiguo acosador y el cabecilla...No sé, demasiado tópico quizá el mensaje. Si es ese...al menos esa interpretación cabe sacar del final.
De la película y de las interpretaciones me ha encantado el personaje dramático de Paz Padilla, fenomenal en el papel de madre que sabe lo que está pasando auqnque temerosa de descubrir todo y de delatar a su hijo..."Todito te lo consiento menos faltar a mi madre..." dice el dicho.
Por lo demás poco tengo que decir, película entretenida dentro del ciclo "denso" que llevamos.
José Muñiz Rodríguez

Teresa Martín dijo...

La pelicula "Cobardes" nos hace mediata sobre el poco tiemo que dedicamos los adultos a escuchar a los niños.Todos estamos muy ocupados y ellos necesitan mucho tiempo para decidirse a hablar, sobre todo cuando lo que tienen que contarnos es algún problema o sus inquietudes. Entre otros puntos, tambien se toca la oco consideración hacia el gremio de los educadores: hay dos profesores hablando y uno de ellos se queja de que cualquiera tiene via libre para opinar y organizar nuestro trabajo.
El final de la pelicula para mi es inquietante hay una nueva victima que empieza a ser acosada ¿Será verdad que las personas que han sido maltratadas en su infancia tienden a ser maltratadores de adultos?

Mercedes Ledesma Alcázar dijo...

La pelicula trata del miedo que tanto a adultos como a los niños nos hace refugiarnos en si mismos, creyendo que pasara cuanto antes, si cerramos los ojos creemos que no nos afectara, al cerrarnos en nosotros mismos. El profesor sabe en todo momento que alumnos estan comprometidos con la asignatura, quien se esfuerza, el que pasa de todo y solo va a entretenerse, pero en este caso la profesora no se entera de que Gabriel es un niño acosado por uno de sus compañeros, una situación algo inquietante dentro de una institucion educativa.Respecto a los actores me merece un gran descubrimiento del papel dramatico de Paz Padilla y una mención especial.

Anónimo dijo...

El denominador común de las tres películas que tratan el acoso escolar es que el acosado adopta conductas semejantes al acosador.Aunque el tema central es el acoso escolar y como fondo el mundo difícil de la adolescencia,el tratamiento es distinto en cada una de ellas.La Agnes de Lukas Moodysson es una chica solitaria,introvertida cuyos recursos intelectuales no le sirven para potenciar su autoestima,su desesperanza le incita al suicidio.El acoso ,en este caso,tiene una connotación de identidad sexual(curiosamente en un país con una tradición de tolerancia en las opciones sexuales).En cuanto al entorno familiar,el padre,especialmente, es un hombre sensible y comprensivo que parece conocer a su hija pero su interés en ayudarla no evita el drama interior que vive la chica.
Todd Solondz nos retrata a una Dawn acosada no sólo por sus compañeros sino también por su familia,una madre y hermana cuyo acoso, más o menos consciente,es una consecuencia de estúpidos tópicos sociales:la "guapura" como valor esencial.El retrato de los personajes es de una crudeza extrema.
En Cobardes el acosado es un chico.Comparto el planteamiento de interpretar el acoso como consecuencia del miedo y que el miedo es el fondo de la película.Él hace víctimas y verdugos,es ¿ producto / causa? de la cobardíaque engendra sumisión.
Gaby tiene miedo a enfrentarse con los maltratadores pero tarda en rebelarse: también su padre tiene miedo a perder el trabajo y aguanta el autoritarismo de su jefe.
Guille,el maltratador,teme desfraudar a su padre.En este caso el padre considera gracioso ciertas actitudes chulescas(él daba collejas...,sin embargo también se somete a las directrices, no compartidas,de su partido porque tiene miedo a perder el poder.
Las madres: Magda,desconfía y con razón está preocupada, su miedo es no conocer a su propio hijo Merche se empeña en mantener unida a la familia su miedo es que ésta se desmorone.
Los profesores,en las tres películas no salen bien parados.La reunión de padres muy gráfica.
Por último, felicitar a Tragaluz y a Paco Espada por su trayectoria,no exenta de dificultades pero cada vez más reconocida y exitosa-
Cintia Galache

Anónimo dijo...

“Gentuza” me ha parecido interesante, me gusta el vuelco hacia lo inesperado que se da en la relación entre los dos adolescentes y el ambiente de western urbano que impregna todo el corto.

De”Cobardes” me llama la atención el silencio del protagonista, el hecho de que no comente con nadie el acoso a que está siendo sometido por parte de un compañero de clase y sus secuaces; no se lo dice a sus padres, ni a sus profesores, ni siquiera al psicólogo que le trata erróneamente de verdugo en lugar de víctima, sólo parece abrirse un poco a dos personas que han sido testigos de su sufrimiento y a los que, por tanto, no tiene que contar nada, ya lo saben: el dueño del restaurante italiano donde cena con su familia todos los días (y que al final resulta ser un mafioso) y su amiga compañera de clase. ¿Vergüenza? ¿Miedo? ¿Falta de confianza en que realmente le puedan ayudar?

Enriqueta Fallola Sánchez-Herrera

Anónimo dijo...

“Gentuza” me ha parecido interesante, me gusta el vuelco hacia lo inesperado que se da en la relación entre los dos adolescentes y el ambiente de western urbano que impregna todo el corto.

De”Cobardes” me llama la atención el silencio del protagonista, el hecho de que no comente con nadie el acoso a que está siendo sometido por parte de un compañero de clase y sus secuaces; no se lo dice a sus padres, ni a sus profesores, ni siquiera al psicólogo que le trata erróneamente de verdugo en lugar de víctima, sólo parece abrirse un poco a dos personas que han sido testigos de su sufrimiento y a los que, por tanto, no tiene que contar nada, ya lo saben: el dueño del restaurante italiano donde cena con su familia todos los días (y que al final resulta ser un mafioso) y su amiga compañera de clase. ¿Vergüenza? ¿Miedo? ¿Falta de confianza en que realmente le puedan ayudar?

Enriqueta Fallola Sánchez-Herrera

Anónimo dijo...

La película me ha gustado muchísimo. Me llama la atención lo herméticos que pueden llegar a ser los adolescentes, lo difícil que es muchas veces saber qué les ocurre o lo que pasa por sus cabecitas. Da la sensación de que el problema lo viven ellos solos, aunque los padres también sufren, sufren sin saber exactamente la verdad completa de lo que está sucediendo. Ellos solos empiezan y acaban el problema a su manera.

Las madres hacen unos papeles muy bonitos. Paz Padilla está irreconocible, tan seria...Ellas saben más de sus hijos que los padres, el padre de Gabi no sabe cómo hablar con él y el padre de Gille está totalmente equivocado en la educación que le está dando al niño.

Angustiosas las carreras del niño acosado, insufribles.
Tras la carrera, otra carrera tras cerrar la puerta de casa, desconectar la alarma. Pero un día ya no puede más y la alarma salta y todo empieza a ponerse al rojo vivo.

¿Los adultos también son acosados? ¿Hay adultos acosadores? Los padres también viven situaciones parecidas.

Qué pena que la película tenga un final tan crudo. La realidad dice que es así. Me cuesta creer que alguien que haya sufrido tanto quiera ese mismo mal para otros. Aún dudo, aunque los expertos así lo afirmen, que en la mayoría de los casos los acosados se conviertan en acosadores.

Antonia Pajuelo

Pedro Luis Menor dijo...

Me ha gustado bastane la peli, me parece un film muy apropiado para poder trabajar con el alumnado de secundaria el bulliyng o "acoso escolar". Como instrumento de prevención e incluso de intervención con padres de alumnos/as.
Me ha llamado especialmente la atención el estilo educacional que los padres de ambos protagonistas desempeñan adoptando roles típicos d la familia actual. En dónde la comunicación con la figura parentar del chico acosado es difícil de conseguir ante los niveles de exigencia elevados por parte del padre, siendo más cercana la madre ofreciendo confianza y cariño. Destacando al mismo tiempo el padre "agresivo", ejemplo de la escalada para poder ejercer de representante político, más dedicado a las apariencias que a la educación de su propio hijo, al cual le tolera cosas y le justifica, no llegando a conocerlo del todo. Contrasta con la figura materna, más rígida y atenta a la evolución del chaval, no quedándose en la imagen que transmite sino en el fondo y los engaños que lleva a cabo.
Destaca también el poderl grupo a la hora de buscar víctimas de las cuales abusar y reírse. Y como a la hora de la verdad, todos buscan sus intereses y les puede el miedo ante la amenaza a ser denunciados. Me resulta algo extraño la actitud de apoyo y cariño de la pareja del chico-víctima que mientras lo es, es acompañado de la chica, pero cuando éste adopta un rol (de dejarse agredir para grabar la prueba), la compañera le expresa que no cuente con ella para que le sigan pegando. Una estrategia planeada y pensada, triste porque el sistema educativo no ha sabido actuar, para protegerle, igual que su familia. Teniendo que actuar él, buscando soluciones que no todos comparten.
Alumno: Pedro Luis Menor Galán

Victoria Berrocal dijo...

Me ha parecido bastante clara respecto a lo que es exponer el acoso que puede sufrir un adolescente y nada fantasiosa como otras veces se representa. Me ha sorprendido mucho la forma que el chaval pelirrojo se enfrenta a su "enemigo", de una manera más inteligente sin tener que contarlo a nadie, ya que muchas veces con eso no se resuelve el problema sino que se hace más grande. y el final, como muchos de los chicos que son acosados, se vuelven acosadores, me ha gustado mucho.

Anónimo dijo...

La película "Cobardes" me ha parecido muy dura. En realidad bastante angustiosa porque a medida que avanza no se ve la salida.La víctima es doble víctima. Cuando se empieza a ver una salida a su tragedia, en realidad se está incubando un nuevo proceso. El acosado deja de ser acosado para ser acosador, generando un proceso encadenado de vértigo...
La trama se desarrolla siempre a nivel de los jóvenes, en su plano. Los adultos viven su vida al margen.La madre del primer acosador parece que se percata de la situación, pero opta por proteger a su hijo.
Me pregunto si tan miópes estamos los adultos. Y si es así no nos necesitan para nada.
Interesante el retrato de los cuatro padres.
Firmado: Maria Teresa Claver Romero

Anónimo dijo...

Es una película que por todos lados se respira miedo:
Gaby, tiene miedo a ir al colegio a causa de Guille, un compañero de clase, que por su parte tiene miedo a defraudar a su padre. Pero los padres de Gaby y Guille también tienen miedo. El padre de Gaby teme perder su trabajo y Merche, su madre, a que su familia se desmorone. El padre de Guille, se ve amenazado por sus colegas de partido, la madre de Guille miedo de no conocer a su propio hijo.
En los profesores se reflejan la falta de autoridad, el pesimismo o la evasión ante los problemas, la ceguera de los profesores ante los casos de acoso escolar.
Y si durante la proyección de la película me pregunto de qué tengo yo miedo, la respuesta es inmediata: de estar o haber estado a veces cerca de niños que hubieran sufrido este tipo de problema y no haberme dado cuenta y eso me resultaría imperdonable.
El final es de película, un capo de la mafia aconseja al chico como debe actuar, el chico sigue el plan y problema solucionado. Pero la realidad difiere mucho del cine y es una pena que no hubieran encontrado otra respuesta a un problema mal tratado. No sirvió para nada la amistad de la chica, ni la confianza de su madre. Me hubiese gustado más otro final.


Purificación Pinto

Sofía dijo...

No me ha gustado demasiado Cobardes, pese a la actualidad del tema. Quizá es demasiado superficial. Igual que en Bienvenidos a la casa de muñecas, el agredido se convierte en
agresor: Dawn Wiener no soporta a la repelente de su hermana pequeña, Guille se convierte en secuestrador en sus ratos libres y el jefe de su padre es un energúmeno que no atiende a razones, algo que le no pasa desapercibido. Y de nuevo los profesores no perciben la realidad. Ojalá nunca nos equivoquemos tanto en nuestra labor diaria.

Anónimo dijo...

Siento decir que no me gustó la película. Lejos de disfrutar un rato, me pasé sufriendo todo el tiempo de la proyección. Demasiadas personas juntas que no peciben la realidad, y demasiadas personas que huyen de ella. Bien es cierto que el problema existe, y que lo vivimos en las aulas diariamente pero siempe confío en que la ignorancia y apatía por parte de los que rodean al problema no se tan evidente. El final totalmente terriblemente decepcionante pero nada anormal.
Un saludo.
Remedios Climent Mata

Celia dijo...

El corto "Gentuza" me resultó espectacular por su sencillez, frescura, agilidad y su final sorprendente. Muchos temas muy bien presentados, en poco tiempo y con pocas palabras que invitan a la reflexión.
Este corto me gustó tanto que la pelicula "Cobardes" no me dejó mucha impronta; si acaso una sensación de impotencia y rabia ante la poca efectividad de la atención de los padres hacia los hijos en las dos familias, cada uno por razones diferentes.¿Tan difícil es escuchar a los demás? ¿Realmente se necesita tanto tiempo? ¿O realmente es que no nos interesa el otro porque nuestra vida es más sencilla si no nos enteramos de sus problemas ya que así no nos tenemos que involucrar?.
Un saludo
Celia Hoyos

Antonio Vivar Muñoz dijo...

La película nos muestra la falta de incomunicación que hay en muchas familias entre padres e hijos y lo ciegos que estamos, a veces, respecto a los comportamientos de nuestros hijos.
Podemos decir que el film está constituido por personajes que no quieren ver la realidad que viven a diario y por otro que huyen desesperadamente de esta realidad.

Anónimo dijo...

Es una película que por todos lados se respira miedo:
Gaby, tiene miedo a ir al colegio a causa de Guille, un compañero de clase, que por su parte tiene miedo a defraudar a su padre. Pero los padres de Gaby y Guille también tienen miedo. El padre de Gaby teme perder su trabajo y Merche, su madre, a que su familia se desmorone. El padre de Guille, se ve amenazado por sus colegas de partido, la madre de Guille miedo de no conocer a su propio hijo.
En los profesores se reflejan la falta de autoridad, el pesimismo o la evasión ante los problemas, la ceguera de los profesores ante los casos de acoso escolar.
Y si durante la proyección de la película me pregunto de qué tengo yo miedo, la respuesta es inmediata: de estar o haber estado a veces cerca de niños que hubieran sufrido este tipo de problema y no haberme dado cuenta y eso me resultaría imperdonable.
El final es de película, un capo de la mafia aconseja al chico como debe actuar, el chico sigue el plan y problema solucionado. Pero la realidad difiere mucho del cine y es una pena que no hubieran encontrado otra respuesta a un problema mal tratado. No sirvió para nada la amistad de la chica, ni la confianza de su madre. Me hubiese gustado más otro final.


Purificación Pinto

12 marzo, 2009

Sonia dijo...

El corto de Gentuza me ha parecido simpático, pero no lo pondría por ejemplo a niños de ESO, porque no me gusta el detalle del niño rompiendo los espejos retrovisores de los coches. En mi opinión podrían haber caracterizado su perfil como niño rebelde mediante cualquier otro detalle, pero no ése.
En cuanto a la película "Gentuza" pues os diré que refleja muchos rasgos reales de la sociedad en que vivimos (familias, mundo laboral, ect..) y de nuestros alumnos. Me llamó la atención la escena de la reunión de esa profesora con los padres, en la que éstos no le hacían ni caso e incluso respondían a sus móviles o hacían preguntas que no venían a cuento. En cuanto a la cuestión del la discriminación del grupo de jóvenes con respecto a algún alumno, os voy a contar un par de anécdotas que he vivido - y que a todos os serán familiar -pues la mayoría sois profesores. La primera me ocurrió con mi grupo de 1ºde la ESO tras leer un cuento titulado "Las gafas", en el cual se cuenta la historia de cómo las gentes de cierto pueblo dependían de unas gafas que todos llevaban y a través de las cuales percibían la realidad de forma distorsionada. Esto dió pié a que yo les pidiera como actividad, que de forma anónima escribieran en un papel a quienes se solía discriminar en un instituto cualquiera. Ellos respondieron con espontaneidad cosas como: "a los retrasados mentales;los moros,rumanos y extranjeros;los mariquitas;los 4ojos;minusválidos; los gordos;a los que visten diferente, frikis y raros". Con estas categorizaciones imaginaos la de trabajo que hay por hacer para que erradiquen esos prejuicios.

La segunda anécdota es que hoy recibieron una charla sobre alimentación y estaban muy interesados en saber cuál era el peso adecuado (número exacto de kilos) para ellos. Cuando hablaron de la gente que no estaba en su peso el que más y el que menos por lo bajini nombraron a una compañera (de complexión fuerte pero ni muchísimo menos con sobrepeso). En ese mismo momento fui consciente de porqué a ésa chica la tienen discrimada. Habrá que pasar a la acción y trabajar con ellos ciertos temas...

Sonia Núñez

gloria s-cortés dijo...

"Cobardes" me gustó bastante, aunque, como en las anteriores películas que hemos visto, me ha resultado increíble que el chico acosado no trate de informar a nadie, ni a padres ni a profesores, del sufrimiento al que está siendo sometido por parte de los compañeros.... y aun más que el psicólogo crea sin problemas que el acosador es el acosado. También me ha sorprendido que los profesores no se enteren de nada de lo que sucede a su alrededor (en Primaria, creo que conocemos bastante a nuestros alumnos y lo que acontece en su entorno, dentro del colegio). Los padres, parece que estén en otro mundo; no así las madres, que perciben que algo les está pasando a sus hijos, aunque no profundicen para solucionar el problema.
Creo que esta película la deberían ver y analizar todos los padres y profesores.
Gloria S-Cortés

Anónimo dijo...

La película "Cobardes" nos invita a todos a hacer una reflexión en profundidad sobre los problemas graves que algunos niños y adolescentes están sufriendo en sus colegios o institutos por motivos, a veces absurdos e increíbles para los adultos y que, a nosotros,los profesores se nos pueden escapar si no estamos atentos a ello.Es deber de todos evitar o atajar situaciones de acoso escolar en las aulas.Personalmente no he disfrutado mucho con la película por la sucesión de escenas de violencia e injusticia que me han ido produciendo unas sensaciones terribles de rabia, impotencia y angustia. Me ha causado mucho asombro el " silencio " en el que Gabi está sumergido, esa incomunicación tan grande que tiene con sus padres que no le permite contar la situación tan horrible de la que es víctima, cuando paradójicamente su madre es una profesional del mundo de la comunicación. Observamos también el tema de la falta de tiempo de los padres de hoy día para ocuparse de sus hijos, los niños, cenando o comiendo en pizzerías como algo lógico y normal.
También cabe destacar la decepción que sufre Paz Padilla, madre de Guille al constatar con amargura que no conoce a su propio hijo. En cuanto al final, he de decir que ha sido una tremenda decepción porque nos da a entender que esto va a ser una sucesión en cadena de acosadores.
En cuanto al corto " Gentuza " me ha parecido interesante porque capta un reflejo de una parte de la sociedad que algunos profesores podemos reconocer en determinados chicos.
Fdo.- Mª Victoria Pérez Burgos

Anónimo dijo...

La pelicula manifiesta de forma muy nitida los distintos factores que concurren en las situaciones de acoso.Desde mi punto de vista, entre otros, son los siguientes: El acosador crea un escenario social y familiar en el que invierte la realidad por cuanto consigue aparecer como victima y situa al acosado como acosador.Este hecho incrementa,aún más, el sufrimiento al que se ve sometido el acosado,pues lo percibe,impotente, no solamente como un estado de desamparo social sino como un injusto reproche por quienes supuestamente tenia que ser apoyado:familia,institución(instituto) y social.
El acosador parece que es el resultado de importantes carencias educacionales. De hecho reproduce patrones de conductas ya existentes.Parece que su comportamiento,tácitamente, está avalado por su entorno más proximo. Es el caso de Gille,cuyo padre le relata que en un periodo de su adolescencia también habia un chico pelirrojo al que, igualmente,llamaban "zanahoria"...quien era destinatario de bromas y "collejas"....presuponiendo que al chico le gustaba..
Ota lectura que he percibido de la pelicula es la exixtencia de un ambiente opresivo en las distintas relaciones personales y laborales, de las cuales todos los chicos son espectadores.Lo ejemplifica las escenas en las que a partir de la pertenencia a un estamento jerarquizado,en el ambito laboral, de los padres de los chico;tanto del acosador como del acosado,ambos ,en algunas situaciones,son tratados despoticamente por sus respectivos jefes, desde una posición de poder,obligandoles a transigir y en algunos casos renunciar a sus principios..Circunstancias que no pasan desapercibidas por parte de sus respectivos hijos,constituyendo otra fuente o patrón a reproducir..
Otro mensaje que parece exponer la pelicula es que al final el chico acosado logra desprenderse de los acosadores siguiendo "la pedagogía" del propietario del restaurante, quien resultó ser un relevante mafioso. Es decir, la solución le llega,igualmente,por procedimientos coactivos y hrantajistas.En definitiva frente a la ineficacia de los resortes sociales,encuentra un modo;que no corrige el problema,sino que únicamente,a nivel individual,lo neutraliza,habiendo tenido que recurrie a procedimientos poco ortodosos.
La soledad del acosado es patente,máxime cuando se observa las distintas actitudes de los padres..El dialogo de sordos en cuanto a planteamientos se refiere,que tiene lugar en la reunión de los padres en el instituto.La actitud de estos ,el nivel de inquietudes y de comportamientos frivolos en el que se desarrolla la reunión...
Otro hecho muy significativo es comprobar que cada acosado con frecuencia adquiere la condición de acosador con respecto a otra persona.El chico pelirrojo mortifica a su hermana pequeña y dosifica el martirio enseñandole un ojo de la muñeca que la tiene escondida..Parece que la situación que sufre como acosado le debiera llevar a adquirir un grado de sensibilidad y conciencia en sentido contrario;pero no. Es mas,el final de la pelicula termina situandole a él como la persona que toma el relevo a sus ya destronados acosadores.Y su anterior posición la adquiere un nuevo compañero,caracterizado como un niño grueso.

JOSE MARIA MARQUEZ PANIAGUA

Anónimo dijo...

Esta es realmente una película interesante para los alumnos por el tema que trata y la forma de abordarlo, que es muy realista. Además, podemos participar de diversos puntos de vista: acosado, acosador, padres, educadores, amigos...Así, cada uno encuentra a alguien con quien sentirse identificado, lo cual es muy útil a la hora de aprender algo, participando de ello.
No obstante, hay algo que me da siempre mucha rabia en este tema: ¿Tal es el miedo del acosado que es incapaz de decir nada a las personas que le pueden ayudar? De algún modo puso fin a su problema, pero no de la mejor forma, y este no es el mensaje que debemos transmitir a los alumnos. No estaría mal que pudiéramos ver una peli en la que el mensaje sea una forma de salir del acoso por ejemplo con la ayuda de los padres, o de algún educador. Creo que hoy día los almunos disponen en los centros de personas que les pueden ayudar, y estamos hartos de ver pelis en las que los adultos lo ignoran todo. ¿Es esta idea una utopía? Espero que no.
Un saludo.
Rosa Tamurejo.

Anónimo dijo...

COBARDES denuncia el típico caso de acoso en los institutos, así como la falta de comunicación con los padres. A su vez éstos no colaboran con los profesores.
En cuanto al título, pienso que está muy bien elegido, pues son cobardes los acosadores, y también los padres.
Me sorprende por cierto mucho Paz Padilla en este nuevo registro haciéndose la seria.
El padre del " matón " presume también de haber sido violento con algún compañero, lo que refuerza la conducta de su hijo.
Significativo es también el poco tiempo que tienen los padres para estar con sus hijos ( recordemos que cenan a diario en una pizzería ).
No me gusta que los docentes no sepan quién es el niño acosado y acosador, los confunden.


Mª Elena Rodríguez Pérez.

Anónimo dijo...

Ninguna de las proyecciones las podemos aplicar para los alumnos de primaria,pero si tuviera que trabajar como transversal el acoso escolar sin duda sería con esta película.
Claramente está el niño acosado que lucha porque nadie se entere y al final él será acosador.
El chulito de turno,acosador ,sin valores de ningún tipo.No se comunica ni con su padre ,que lo suple llenándolo de regalos,ni con su madre,que ella desconfía siempre de su hijo.
Gran papel el de Paz Padilla.
A su vez la madre del niño acosado ,no tiene tiempo para hablar con su hijo aunque es periodista.
Me sorprende que el profesorado no distinga entre el acosador y el acosado.

Sonia Blanco Cortés.

Anónimo dijo...

Mi comentario anterior se refiere a la película "Cobardes".

Sonia Blanco Cortés

sarae dijo...

Lo cierto es que la peli se la he puesto a los niños, y curiosamente no se han sentido identificados para nada, ni con el instituto ni con los actores. Ellos se tratan más estrechamente, se insultan más frecuentemente, y además, luego ni se acuerdan. Lo cierto es que el hecho de que el bueno se vuelva malo, y le coja el gustillo al miedo, tampoco lo han captado de esa forma. Creo que es una peli realizada por humoristas, y en la mayoría de los casos no se refleja la realidad: los acosados se intentan suicidar o no salen de casa, por miedo. La reacción final, es una reacción aconsejada por el mafioso; es una salida original, al fin y al cabo. Los actores están bien; pero los alumnos la miran y se quedan en lo superficial de la historia.

Anónimo dijo...

La película enfoca con gran precisión social el tema del acoso.Si bien el tema se ha tratado ya en diversas películas.Cobardes se encuentra enmarcada de forma concreta en una etapa de la vida (la adolescencia) donde parece que los efectos traúmaticos del acosado se ven amplificados,al concurrir en el acosado una situación de carencias formativas referente al desarrollo de la personalidad,propias de una persona que está en fase de formación.La vulnerabilidad y la impotencia,en estos casos,adquieren mayor dimensión.Por ello la película es impactante,desde el punto de vista emocional.
Guille,el niño acosador está muy bien caracterizado:de cara a su entorno social aparece como una persona incapaz de hacer daño a nadie;más bien al contrario,demanda protección y encuentra un blindaje social ante cualquier reproche.Es manipulador,por cuanto no solo se autoprotege sino que crea una atmósfera social de hostigamiento hacia el acosado.Se observa que Guille(niño acosador)reproduce patrones de conductas cuya referencia más cercana la constituye su propio padre,quien le relata episodios,escolares,análogos cuando él era un adolescente,respecto a otro chico,al que ,igualmente, llamaban "zanahoria".

ANA ANDALUZ CARMONA

15-mayo-2009

Luz dijo...

“Cobardes” es la película que menos me apetecía comentar porque es la que menos me ha gustado con diferencia de todas las proyectadas en el II Ciclo de cine y educación, en cuanto a calidad artística se refiere. En cuanto a contenido, como docente, reconozco que sí se le puede sacar partido. Seguramente que todos le ponemos algunas caras familiares a los personajes del acosador y sus secuaces, por desgracia.
La película trata también otro de los temas que más nos preocupa a los docentes, el de la educación que los padres dan a sus hijos, pues claramente ésta determina la conducta que sus hijos desarrollan en todos los aspectos de su vida. Quizá sería apropiado proyectar esta película en una escuela de padres también, porque de verdad hace falta concienciar a los padres de lo importante que es una buena educación, y que ésta no puede ofrecérsela únicamente el maestro o el profesor.
Debo elogiar la interpretación de Paz Padilla; expreso mi disgusto por su faceta como humorista; pero su trabajo en “Cobardes” es bueno.

María de la Luz Romero Rodríguez.

Anónimo dijo...

La película está muy bien porque relata el bullying que siempre ha existido en muchos centros y del cual hoy en día parece que somos más conscientes. La violencia contra los más débiles es un tema actual del cual en los centros, los docentes debemos estar siempre alerta y actuar rápidamente. Además la película refleja el desconocimiento real de los padres ante esta situación. Matiz que también debemos tener muy presente en nuestro trabajo diario.

Rafael L. Carballo López

Anónimo dijo...

Me parece una película interesante desde el punto de vista de la docencia. Muchos casos de acoso y otros muchos comportamientos violentos, son jaleados en el propio seno familiar. También destaca la importancia de la comunicación entre padres e hijos y el reflejo que todo ésto tiene en la conducta de los hijos y su comportamiento en las aulas y en sociedad. Muchas veces, los niños, con su comportamiento, sólo nos están llamando la atención del abandono en el que viven. Los docente tenemos que estar atentos a estas señales.
Benilde Álvarez Córdoba

Anónimo dijo...

Creo que es más de lo mismo. No es un film que me llegue, pasa de puntillas en el tema dejándolo en lo anedótico y morboso. No analiza realidades visuales, ni perspectivas de un problema aveces dificil de dectectar e incluso complicado de atajar.
No la usaría como recurso didáctico en la eso.

Celia López Moreno

Israel dijo...

Cobardes me parece una película para ver con gusto, aunque en este ciclo ha sufrido las consecuencias de ser proyectada después de cuatro obras magnas y, por tanto, su valoración debe realizarse desde parámetros bien diferentes.
Cositas buenas de la película me parecen algunas interpretaciones como la de Paz Padilla (quien sorprende en un registro muy distinto del que nos tiene acostumbrados), que se aborde una temática poco tratada en el cine español, un final que rompe el maniqueísmo de la historia y, a veces, la chispa de los diálogos. Por el contrario, la película se resiente de personajes tópicos (sobre todo el del padre del niño malo, que encima es político), la llamada a los bajos instintos pasionales de los espectadores en lugar de a su reflexión (excepto al final), una pinceladas románticas sin gracia ni química entre los actores, la voluntad de que personajes como el pizzero caigan en gracia al espectador y, en cierto sentido, los diálogos con chispa.
En cuanto a la utilidad educativa del filme, creo que no va más allá de la empatía con el chico maltratado y la compasión que despierta. Ciertos aspectos, además, caen en tópicos: las madres conocen mejor que los padres a sus niños; los hijos de políticos famosos son unos sinvergüenzas cuyo comportamiento es opuesto a lo que predican sus padres; las chicas no maltratan e incluso se ponen del lado de los débiles, y, por supuesto, los profesores no se enteran de nada en lo concerniente sus alumnos. Respecto a la ambigüedad final, ¿juzga la película el triunfo de su protagonista y, si lo hace, en qué sentido?

Israel Alberto Cardador Castanedo

Anónimo dijo...

La película no me dejó mal sabor de boca al salir del CPR y me pareció en principio muy interesante. Sin embargo, cuando empieza uno a pensar en ella descubre demasiados defectos y carencias, tanto desde un punto de vista narrativo como pedagógico.
Para empezar, me da la sensación de que “Cobardes” se mueve a caballo entre la realidad cotidiana de nuestro sistema educativo y los efectistas giros de guión de algunas películas americanas. Y, precisamente, por esa mezcla de elementos tan incompatibles, creo que la historia pierde la seriedad que debería tener al abordar un tema tan espinoso como el del acoso escolar. El personaje del italiano mafioso, con su código moral de reminiscencias bíblicas que transmite al protagonista -“omertá” incluida-, me resultó al principio pintoresco, y a los dos segundos, absurdo. Es discutible que el cine deba imitar a la realidad, pero lo que no es discutible es que el cine deba imitar al mal cine.
Por otro lado, me parece que la película adolece de profundidad psicológica respecto a la descripción que hace del maltrato. Es cierto que se nos describe a través de varias escenas el entorno familiar del muchacho maltratador, por aquello de que su comportamiento antisocial debe tener su origen en la relación con sus padres, pero es difícil deducir de esas escenas algo más que una relación escasa y poco afectiva por parte de su padre sobre todo. Si el director pretende que del hecho de que el padre del muchacho diera collejas a algún compañero cuando era un adolescente se extrae la conclusión impepinable de que el hijo debe ser convertirse en acosador…, es que la psicología humana es algo mucho más sencillo e inocente de lo que yo pensaba.
Y por último, desde la perspectiva pedagógica, creo que el mensaje que transmite la película no es en absoluto adecuado para nuestros alumnos, incluso aunque antes de proyectar la película les avisemos de que la solución adoptada por el protagonista es la errónea. Nuestros amados alumnos -a los cuales creo que la película les gustaría mucho-, quedarán sin duda seducidos por una de las escenas del final en la que el chicuelo de tres al cuarto se hace el chulo con la mujer policía y la pone en su sitio (no se sabe si por ser policía o por ser mujer). El caso es que esa escena, y aquella otra en la que intimida a los maltratadores cual si fuera Michael Corleone, serán las que se quedén grabadas en su mente adolescente, mucho más intensamente que escenas moralizantes como la de la chica que abandona al protagonista porque ha cambiado y ya no mola. Y es que el mal es siempre infinitamente más atractivo que el bien. ¿Quiere eso decir que si proyectamos el filme en las aulas se nos llenarán los Institutos de maltratadores? No lo sé, quizás me equivoque de plano.
Diego Calleja

Anónimo dijo...

A pesar de la imagen que se da de los profesores en la película (¿de verdad alguien no vería un caso tan claro de acoso?), me parece una película muy real y muy útil tanto para un visionado en una tutoría como en una escuela de padres. Creo que se analiza bastante bien el problema y el caso omiso que se hace en ocasiones a las víctimas (el papel de las familias es fundamental). También me ha gustado mucho cómo acaba la película. Sin caer en el cómodo final feliz se ve algo más habitual en la vida real: la víctima se convierte en verdugo.

Mercedes Vaca Romero

Anónimo dijo...

Creo que ésta es una de las películas más útiles del ciclo para usar en una tutoría. El tema es muy cercano a los alumnos y está muy bien analizado. Se ve la importancia de los distintos ámbitos de la vida del niño: amigos, familia... Los adultos son fundamentales a la hora de resolver un problema así. El papel de los padres y los profesores es crucial y así se ve en la película. Al no recibir ayuda en ninguno de los dos sectores que le deben ayudar, el protagonista recurre a dejar de ser un chico acosado para ser un acosador. No es de extrañar que la compañera que le ayudaba desde un principio prefiera alejarse de él al final de la película.

Mª Belén Vaca Romero

carmen dijo...

Aunque en un primer plano se presente el acoso escolar como eje vertebrador, en el telón de fondo aparece un amplio espectro de otros tipos de miedo.
Guille, hijo único, buen estudiante y deportista, de familia respetable, actúa como verdugo de Gaby, un buen chico, de clase media, por el único hecho de tener el pelo rojo. Supongo que ésta no es más que la excusa necesaria para justificar el afán de "respeto" motivado por el deseo de no defraudar a su padre. Su padre, a su vez, es un hombre con mucho poder y con miedo a perderlo. Por otro lado, está su madre con miedo a no conocer la verdadera personalidad de su hijo. En la familia de Gaby también se reflejan miedos, por un lado el de su padre a perder el trabajo y por otro, el de su madre a que su familia evolucione por derroteros que ella no desea.

Mercedes Gómez Almeida.

Prof Manuel Pimienta dijo...

Cobardes ha sido una grata sorpresa, sobre todo considerando la excentricidad de Corbacho. Sugiere temas muy cercanos a los alumnos de secundaria: el acoso escolar, la deficiente comunicación en la familia o el papel de los profesores. Por cierto, el retrato de los profesores aquí pasa de refilón por algunos temas importantes como el pesimismo o la evasión, pero desde una óptica de alguien que no comprende las dimensiones de nuestro trabajo. Desasosegante el final: ¿se convierte el acosado en acosador?
Es una película muy interesante para trabajar en tutoría en la ESO, y armándome de valor, es de las que me atrevería a proyectar. Después trabajaría en el análisis de personajes como Guille y sus padres o los acosadores. Guille me parece inteligente, pese al final, que sabe aguantar estoicamente todo lo que le cae e incluso encuentra una vía para afrontar y resolver sus problemas. Y por supuesto hablar largo y tendido de ese final: es inaceptable que alguien que ha sido machacado adopte una actitud siquiera sospechosa de acosador.
Respecto a Gentuza, un corto muy simpático (como no iba a serlo si termina en la puerta de mi casa) que consigue recoger la complejidad (inexplicable desde nuestro punto de vista de adultos) de las relaciones entre adolescentes: cómo puede ir una relación de un extremo a otro en cuestión de segundos. Un preámbulo muy adecuado para la proyección de Cobardes.

Manuel Pimienta

Anónimo dijo...

Cobardes me ha gustado mucho, creo que es muy interesante. Aunque es difícil cree a Paz Padilla en ese papel tan rígida y tan seria ¿no os parece?.

Me la bajé y la he visto con mi hijo de nuevo en casa, es de 3º ESO y quería ver que tal respiraba...curioso, identificó perfectamente a los diferentes "tipos" de "su" clase.

Me parece buena para trabajarla en una tutoría.

Lo que no me gusta ver, es algo que ya he oído comentar demasiadas veces, que el maltratado se convierte en maltratador. ¿Cómo rompemos esa cadena?.

Carmen Loureiro

Anónimo dijo...

Cobardes: antes de que se me olvide, es verdad lo que dice Gloria María Aceituno, en lo referente al PLAN DE CONVIVENCIA donde un alumo/ a junto con un profesor/ a, a través de un diálogo intentan mediar ante los conflictos que se puedan dar en la convivencia escolar. Claro, tras un curso de preparación (que si es buenop o no eso ya no sé.
Muy buena actuación, o más bien diferente a lo que estamos acostumbrados, de Paz Padilla. Trabajar sobre este tema poniéndonos en el pellejo de cada personaje: maltratador, maltratado, madre de uno y del otro.... es como sería interesente, analizar cada personaje, intentar sacar porqué actuan de esa forma, si sería posible hacerlo de otra, con qué recursos cuentan unos y otros....

Estas situaciones se han dado siempre, o es que ahora son más evidentes.... Diálogo frente a una torta a tiempo?????

Mucho qué hablar y analizar, como cada una de las que habéis puesto.

Fdo: Manuela Dpomínguez Vinagre

¿Dónde estamos?


Ver CPR de Badajoz en un mapa más grande