Las mujeres de verdad tienen curvas

10 de abril, 20h.

Real Women Have Curves
EE.UU., 2002, 90 min., color, V.O.S.E.
Dirigida por Patricia Cardoso
Interpretada por América Ferrera (Ana), Lupe Ontiveros (Carmen), Ingrid Oliu (Estela), George López (Sr. Guzman), Brian Sites (Jimmy)
Guión de Josefina Lopez, George LaVoo
Música: Heitor Pereira
Fotografía: Jim Denault

Calificación: todos los públicos


ARGUMENTO:


Ana es una chica de 18 años de origen hispano que reside con su familia en Los Ángeles. Está a punto de acabar los estudios de secundaria y es la primera de su familia que puede atreverse a soñar con ir a la Universidad. Tiene posibilidades reales de conseguir una beca, pero su madre se opone. No cree que sea lo más conveniente para ella, pues lo que espera es que se ponga a trabajar, adelgace y encuentre novio pronto. Al acabar las clases Ana tiene que empezar a trabajar en el taller de costura de su hermana, presionada por un gran pedido.



DATOS DE INTERÉS:

- Es la ópera prima de la colombiana Patricia Cardoso, que estudió en la UCLA con una beca Fullbright y trabajó en Sundance.

- Está protagonizada por América Ferrera, joven por entonces de 18 años que con esta película debutó en el cine, y la veterana Lupe Ontiveros.

- Se basa en la obra de teatro de Josefina López, escrita a partir de sus propias experiencias como trabajadora sin papeles en un taller de costura de Los Ángeles.

- El rodaje tuvo lugar en Los Ángeles a partir de principios de 2001 con un presupuesto de tres millones de dólares.

- Consiguió el Premio Especial del Jurado y el Premio del Público en el Festival de Cine de Sundance 2002 y el Premio de la Juventud del Festival de Cine de San Sebastián 2002, así como el Premio a los Productores de los Independent Spirit Awards 2003.

- Manu Chao colabora en la banda sonora con su tema Minha galera:




SUGERENCIAS PARA EL DEBATE:


- Analiza los numerosos temas que aborda la película y su potencial didáctico: los modelos de belleza, la inmigración, las relaciones madre-hija, la voluntad de superación, la autoestima, el paso hacia la vida adulta, y muchos más que se pueden apurar.

- En ocasiones la misma familia que supuestamente apoya el proceso de enseñanza, también se convierte en un freno a la promoción de nuestros alumnos. ¿Cómo se refleja esta actitud en la película?

- Observa la actitud que mantienen los personajes (la madre, el padre, el profesor, el novio) con Ana, la protagonista, y cómo esa actitud influye en su percepción de sí misma.

- En la película se puede ver con nitidez la explotación económica a la que los países de adopción someten a sus inmigrantes. Es el caso del negocio textil (maquiladora) de la familia de Ana (y no menos el trabajo de jardinero del padre en una casa de adinerados). ¿Recuerdas la canción "La niña", de la cantante mexicana Lila Downs? En ella se puede ver reflejada esta situación. Para una actividad sobre el tema musical, pincha aquí. Y si no te acuerdas de la canción, ahí va su letra:


Desde temprano, la niña reza,
pa' que su día no sea tan largo
y con la luz de madrugada,
hace limpieza de sus encargos
cierra los ojos pa' no mirarse,
que en el espejo se va notando
que su trabajo la está acabando
y es que su santo está en descanso
todos los días, todas las horas,
en esa espuma de sus tristezas,
uñas y carne, sudor y fuerzas,
todo su empeño, todos sus sueños,
se van quedando en sus recuerdos,
en la memoria de sus anhelos

Ay! melena negra carita triste, Rosa María
buscando vives tus días y noches una salida
que un domingo libra este infierno tuyo por tu alegría.

Maquiladora sólo un recuerdo será algún día
y la cosecha tu propio fruto será algún día,
será algún día.

Que redimidos sean tus patrones será algún día
y que la humildad se vuelva orgullo será algún día
y que seas igual a los demás será algún día,
será algún día.


- Las mujeres de verdad tienen curvas es una película que se vertebra desde su mirada femenina, en parte porque a la directora le interesa retratar las vivencias de sus compatriotas mexicanos, emigrantes en un país competitivo y clasista que los relega a meros esclavos. Quizá por eso Ana (inmigrante, mujer y entrada en kilos) deba estudiar, para hablar con otra voz desde sus orígenes. Observa el perfil humano de los personajes femeninos, su dureza y a la vez la ternura y el apoyo que se dan entre ellas; igualmente analiza los estereotipos sexuales de su entorno familiar.

- La película se decanta por una defensa de la educación y de la comunicación intergeneracional como salidas al subdesarrollo y la pobreza (no sólo económica). Ana representa una ilusión de progreso y de voluntad de ser libre, aunque en ningún caso supone por ello una renuncia de los lazos familiares.

- Observa (supongo que no será necesaria esta recomendación) la relación entre madre e hija. No tiene desperdicio. Refleja dos modelos de mujer que colisionan con virulencia ante intereses y visiones del mundo casi incompatibles. Analiza los modelos de mujer que se ejemplifican en estos dos personajes y en el resto de mujeres del reparto.



WEBS DE APOYO:

- Pressbook de la película.
- Web oficial.
- Ficha didáctica.
- Actividades para ESO.
- Actividades para trabajar la película en el aula.
- Las mujeres de verdad,... ¿cómo son? (actividades de aula).
- Autoestima: cine y salud
(actividades de aula).
- Educar la mirada (actividades de aula).
- Modelos de belleza.
- Estereotipos del "latino" en el cine norteamericano.
- Los modelos sexuales en cine y TV.


OTRAS PELÍCULAS:
(que abordan temas similares)

- Quinceañera, Wash Westmoreland, Richard Glatzer (2006)
-
María, llena eres de gracia, Joshua Marston (2004)
- La boda de Muriel, P. J. Hogan (1994)
- Billy Elliot. Stephen Daldry (2000)
-
El color púrpura, Steven Spielberg (1985)
- Quiero ser como Beckham, Gurinder Chadha (2002)


MATERIAL AUDIOVISUAL:

(se recomienda no ver los vídeos sin haber visto antes la película)


67 comentarios:

Anónimo dijo...

he disfrutado la película de verdad. ¡Cuántas cosas duras, y también hermosísimas, me ha removido por dentro!.
Me gustaría destacar la figura de la madre que, con su actitud, me hace pensar en todas esas madres que proyectan sobre sus hijas sus frustraciones y puras envidias. Y todo camuflado con chantajes emocionales, cuando no son insultos reales.
Me encanta la postura de la hija, Ana, luchando contra eso y superando los complejos que la madre se empeña en imponerle.
Una buena amiga siempre me dice "hay que romper el cordón umbilical, aunque sea a mordiscos". Y he tenido esa frase en mi mente mientras veía toda la película.

Tiernísima la escena en que ella, desnuda, se muestra al muchacho tal y como es, no hay más ni menos que eso. Y ella la abraza y le susurra "qué bonita".


gracias por esta proyección.

elena torres bautista

maria josé rica dijo...

La sensación de cercanía, de encontrarte en con Ana en la casa, en el taller..., es lo que ha conseguido transmitirme Patricia Cardoso. Es como estar en casa. No ha sido mi experiencia concreta, en la que tuve la suerte de que para mi madre el desarrollo intelectual de las mujeres fuera un valor indiscutible, pero sí lo que viví en el ambiente de emigrantes de mi barrio: las mujeres tienen un futuro: trabajar para preparar la casa y casarse.

El afán de ser libre, de superarse y aspirar a conseguir lo que en tu medio no se valora, sin que ello implique romper con el entorno y seguir emocionalmente comprometida con él, creo que está muy acertadamente conseguido. Ya había trabajado estos temas - superación, lucha por defender tus valores, ligazón emocional con los tuyos- con Billy Elliot, aunque en la mirada de un niño no queden tan claro el compromiso con la familia o yo po lo menos no lo había apreciado con tal nitidez.

Me llama la atención que en ambas películas el entorno social, nacional, universal, etc. se presente siempre como algo adverso: huelgas, explotación,... No hay una esperanza por cambiar el mundo. Aunque en ambos sean las "becas" de las distintas Instituciones ¿privadas? las que premien a los buenos estudiantes y les den posibilidades para crecer. ¿Es el mundo el que puede esperar buenas cosas de estos alumnos?. En ambas películas se apuesta por ·los buenos estudiantes·

"Un último detalle": las madres acaban imponiéndo muchas cosas de su visión del mundo, a pesar de que hayamos roto en lo que parece esencial y hayamos creído que nunca lo haríamos: Ana acaba andando "como una señora".

Anónimo dijo...

Coincido con los dos comentarios que aparecen, los primeros. También he disfrutado viéndola y me parece una buena película para analizar con adolescentes.
Suerte que la chica es inteligente y se salva. No es fácil con tanta presión por parte de su madre.
Es una chica muy sana, aunque parece que no se relaciona con chicas y chicos de su edad. Pero el tema de la película es otro. Y aunque hay detalles difíciles de creer, como la manera tan serena, de Ana, de adaptarse a las circunstancias, y sin embargo acaba haciendo lo que ella quería.
Un saludo
Fina Cortés Arias

Anónimo dijo...

Chantaje emocional y cierto maltrato sicológico es la manera no muy sutil,por cierto,en que la madre intenta controlar la rebeldia de su hija Ana para que ayude en el taller de su hermana Estela y se olvide de proseguir sus estudios y cuando esto falla, recurre a exagerar sus diversas dolencias e incluso finge un embarazo que ni Ana se cree.Sin embargo,y a pesar de estos intentos de manipular la vida de sus hijas,se ve que tanto Estela como Ana son dos mujeres fuertes a las que los comentarios sobre su peso no hacen ninguna mella y que incluso provoca una de las escenas mas divertidas de la pelicula cuando se quedan es en sujetador y bragas y se dedican comparar michelines.La película también muestra a una madre tozuda,que no entiende que tiene una hija maravillosa y lista,la cual tiene la oportunidad única de ir a una de las mejores universidades del pais,no sabe apreciar la gran oportunidad de Ana,lo cual es una ironia pues si ella y su marido emigraron a los Estados Unidos fue precisamente para cambiar su suerte y tener una vida mejor.Con todo,no es una mala madre sino que su estrechez de miras le impide imaginar que en la vida y los sueños de una mujer existan otras metas aparte de casarse y tener hijos.
Helena Grajera Jariego

Pepa dijo...

Me encanta la defensa de la Educación que la directora proyecta en la película, para salir de la pobreza, de la explotación, del pensamiento opresor, de la mentalidad machista de la madre, del clasismo…
He disfrutado muchísimo con esta película, y me he emocionado también con la música, ¡qué bonita la canción de Manu Chao y que acorde con la escena!.
Gracias,
María José Ruiz Casillas

Julia Timón dijo...

Acabo de leer todos los comentarios hasta ahora escritos y he sentido lastina al no encontrar entre ellos ningúno de autor mAsculino. Bien, me hubiese gustado saber que piensan los hombres de esta pelicula.
Ya había visto la pelicula en otra ocasión, pero tiene tantos matices que me ha parecido nueva.
La obra toca muchos puntos y casi todos del ámbito femenino, pero como no es cuestión de comentar todo daré algunas pinceladas resaltando lo que me ha impactado.
Ana tiene la suerte de poseer una inteligencia suficiente que la salve de todos los estereotipos que la rodean y por ello se merece ser "salvada" por el guionista. Todos nuestros alumnos no tienen esa suerte, los hay normales según Gauss, y mediocres para el sistema educativos actual. No merecen becas si su expediente no es muy muy destacado en un país como EEUU. La inteligencia sigue siendo un valor en alza en una sociedad tan competitiva como la nuestra. Lástima. Es aún necesario descubrir incluso entre los docentes, que si hay una escala de valores esta no puede seguir siendo encabezada por la inteligencia si queremos que nuestra sociedad consiga el objetivo básico, convivir felizmente.
Algo muy a favor del guión, es que, aunque Ana es una chica bastante adulta tiene sus rebeldias como cuando se enfrenta a su madre, cuando quema el vestido, cuando acompaña a su hermana a ver a la jefa de pedidos. Esto la hace más real.
Ya se ha comentado acerca de papel de la madre como perpetuadora del sistema social, por lo que me fijaré en el papel de mujer que se niega a envejecer, que no quiere perder su juventud y que por ello se niega a creer que haya llegado a la menopausia, llegando incluso a inventarse un embarazo.
Me llama la atención que todos los docentes creamos que la felicidad está en tener hermosos títulos colgados de nuestros despachos y aplaudamos unanimemente Ana cuando decide marhcarse a estudiar. Bien por Ana si eso era lo que quería. Pero creo que la actitud del profesor es primero saber que es lo que quiere Ana, no que es lo que puede llegar a ser. Si ana hubiese juzgado mejor para su felicidad quedarse con los suyos a pesar de su "gran potencial intelectual" el proefesor debería haber seguido insistiendo? TEngpo muchas dudas de cuál es el lugar de cada uno y si este debe estar regido por la raza, el sexo, la apariencia física, o incluso la inteligencia

Anónimo dijo...

La película trata el tema de la unidad familiar frente a la realidad que se considera amenazante y peligrosa. La madre, celosa de las capacidades de la hija, es el principal obstáculo para que Ana continúe su formación en la Universidad. No obstante, sus ideas claras al respecto, y la ayuda del profesor de Inglés de la muchacha, contribuyen a que esta ejerza su derecho seguir su formación. El padre dió su bendición y ella fue a la Universidad. Muy buena película y muy bueno lo de la mezcla de idiomas en los diálogos de la película.

M. Carmen Ginestal Chamizo.
14 de abril de 2008.

Anónimo dijo...

Me ha parecido una película muy buena para trabajar con adolescentes,sobre todo chicas, que piensan que el físico es lo único importante. La actitud de la madre es típicamente antigua, en la que piensa que el único futuro de su hija es adelgazar para encontar un marido, sin plantearse siquiera la posibilidad de que ella sola se labre su destino.
Destacar también la defensa que hace la directora del valor de la educación para cualquier persona, sea hombre o mujer.
La música de la película me ha parecido perfecta.
En definitiva una película muy interesante y que captura al espectador.

Pilar Cerro Ledo

Anónimo dijo...

Yo también he disfrutado mucho viendo la película. En ella se muestran con naturalidad los conflictos cotidianos de cualquier familia, los cuales se oponen al derecho a ser uno mismo, a la autoestima, a aceptarse tal como se es y a encontrar el propio camino de la mejor manera posible, todo ello a caballo entre la tradición y la modernidad, que hacen que una hija se sienta atrapada por una madre obsesívamente ególatra, pero a la vez, adorada y comprendida.

Pilar Cayero Lebrijo.

Anónimo dijo...

La película se me hizo bastante corta, no sé si porque me gustó, o porque tal vez me esperaba algo más. Lo cierto es que en tan poco tiempo se le da la vuelta a un montón de interesantes temas para tratar con nuestros adolescentes, como por ejemplo, esperar el momento oportuno para ser uno mismo, tal y como le ocurre a Ana, que primero ha de acabar el último vestido y no permitir que su hermana fracase, para poder ir en busca de su futuro.
En esta película se muestra cómo se puede ser uno mismo sin tener en cuenta el físico, sino lo que uno es por dentro, cosa que Ana intenta explicarle a su madre, pues desea conseguir su sueño sin que nadie se lo impida,ya que ve necesario que cada uno tome su camino para mejorar pues los seres queridos siempre estarán ahí.

Blanca Cayero Lebrijo

Anónimo dijo...

Interesante película donde se reflejan algunas de las claves que mueven las motivaciones y actitudes de la juventud. Por un lado desarrolla apectos como el descubrimiento del amor, el deseo de estudiar y de acercarse al conocimiento, la timidez... y por otros la necesidad de descubrir que hay que colaborar con la familia si esta l necesita, los problemas personales de los que te rodean,...
Pero las bases del triunfo o los logros d ela película los vemos en el desenfadado enfoque que se da tanto a los aspectos anteriores como a aquellos más "serios" o qu poseen un calado más alto. Entre ellos el abandono del hogar, las costumbres y creencias de una familia de inmigrantes mejicanos que intenta vivir lo mejor posible en los EEUU. Por lo demás, ni me gustó el final...que queda abierto, ni me gustó el título...qué tiene que ver que las mujeres de verdad tengan curvas para que una familia salga adelante?
Entretenida.
Es que no estoy muy inspirado hoy.
José Muñiz Rodríguez

Piedad Jiménez Rivera dijo...

¡Una película completa en todos los sentidos!. Destacaría dos aspectos fundamentales: (existen otros muchos temas importantes, pero al tratarse de un breve comentario me centro, en los que para mi son la columna de la película)1- La relación entre madre e hija y 2- la educación, la cultura como instrumeneto imprescincible para salir salir de la pobreza.
En la relación madre-hija se aprecian dos formas distintas de ver la vida, de ver a la mujer. La madre está convencida que la vida de una mujer debe limitarse a casarse y tener hijos, por lo tanto a la familia.Pero para encontrar marido hay que ser-estar guapa, delgada; le da mucha importancia al aspecto externo.
Ana, por su parte, tienen una madurez impropia de una chica de 18 años. A diferencia de las mayoría de las chicas de su edad no le da importancia al aspecto físico, sabe que ella es algo más que unas medidas. La mujer tiene sentimientos, ideas, proyectos, ilusiones profesionales...la mujer piensa.
Respecto al tema de la Educación, Ana sabe,tiene claro, que no quiere pasar su vida en taller de costura y ciudándo niños. Sabe(difícil de saber con 18 años) que la universidad puede abrirle las puertas a ese futuro que ella a imaginado miles de veces.
Es consciente que su familia la necesita en un momento determinado de su vida( el tema de la familia y los vínculos afectivos está muy bien tratado), cuando concluye la obligación para con los suyos, se lanza a conquistar sus proyectos.
Amante de la familia, ideas muy claras, responsabilidad, trabajadora...¿ se pude pedir más a una chica de 18 años?.

Anónimo dijo...

la película recoge una actitud ante el entorno, ante el referente social y, sobre todo, a uno de los básicos para una chica como es su madre.

Una actitud de lucha en este caso, por salir del espejo, empujar a esa imagen y enfrentarte a la vida con lo puesto o lo quitado para buscar tu sitio que no tiene porqué ser el mismo que ocupaban tus padres.

Carmen Folgado Fernández

Anónimo dijo...

Lo que más me ha llamado la atención es la diferente actitud de los padres ante el futuro de su hija. La madre es la transmisora de las tradiciones y sólo desea que la chica se case, sin importarle la explotación laboral que tanto ella como su hija mayor sufren. El padre, sin embargo, tiene una mentalidad más abierta y anhela un futuro mejor para su hija.
La aceptación de la obesidad por parte de los personajes femeninos es de lo más notable así como la dulce historia de amor entre los dos chicos pertenecientes a culturas diferentes.
Montaña Rojo Romero

Anónimo dijo...

Me gustó mucho volver a ver la película, que vi por primera vez en televisión, porque pude fijarme mejor en muchos aspectos que antes me pasaron desapercibidos: es la ventaja del cine frente a la televisión. Me parece una película de gran frescura, con grandes interpretaciones femeninas. Para mí es esencial cómo se otorga a la educación un papel relevante en la superación personal y en la posibilidad de progresar , y ser más libres. La familia, a veces, puede frenar el acceso a niveles superiores de educación, hecho que se aprecia en la actitud de la madre intentando que su hija repita sus experiencias.: el chantaje emocional que soporta Ana es tremendo. La actitud egoísta de la madre se compensa, al menos en parte, con el apoyo que ofrecen el abuelo y el padre. Las dos hermanas, a pesar de sus diferencias, se apoyan y tratan de abrirse camino, aunque de forma diferente, pues Ana se muestra más luchadora y rebelde.
La familia que se nos muestra está muy unida aunque es curioso el hecho de que, ante los problemas económicos de la empresa de la hermana de Ana, tenga que ser ella la que pida ayuda económica al padre. Ana quiere estudiar y ser libre, pero no quiere renunciar a su familia.
Otros aspectos de la película también son muy interesantes: la explotación de los emigrantes, la importancia del dominio del idioma del país de acogida, el papel del profesor como elemento motivante, la rebeldía ante los modelos que intentan uniformar el aspecto físico de las personas, ...
Por último, quiero resaltar la banda sonora de la película, sobre todo el tema Minha galera , de Manu Chao, que pone un colofón precioso a la película, mostrándonos a la protagonista fuerte y segura ante la ilusionante
experiencia que le espera. Eustaquio Morgado Corchado.

Anónimo dijo...

Me ha parecido una película muy completa para poder trabajar en las aulas, pienso que el tema de la aceptación del propio cuerpo es un gran problema para los adolescentes de hoy, y que en la película se observa la gran personalidad de Ana, aceptándose tal y como es, incluso ante los numerosos ataques que recibe de la madre.
Me parece que muchos adolescentes podrían aprender de Ana, ella lucha por su sueño, ir a la universidad, y lo consigue, pero primero ayuda a su hermana a sacar la empresa adelante e incluso pidiendo dinero a su padre; y lo último que pide es para ella.
Ana es una adolescente muy madura que lucha con una madre muy absorvente que quiere mantener las tradiciones, ella consigue salir gracias a su lucha y constancia.

Me gustaría también mencionar la figura del profesor, ayudando a su alumna a conseguir su sueño.

Un saludo
Mª del Mar Jiménez Lozano

Anónimo dijo...

Bajo la apariencia de una comedia suave y amable, esta película trata un tema especialmente delicado como es el del maltrato psicológico. No todos los maltratadores pegan a sus hijos, les violan o apagan cigarrillos en su piel. Esos son los casos más evidentes y de los que mayor eco se hacen los medios de comunicación, pero no son en realidad muy representativos del maltrato. El maltrato psicológico es mucho más habitual, menos evidente, a veces sutil, pero igual o más destructivo que el otro; y no suele consistir en gritar a un hijo o llevarle siempre la contraria, sino que a menudo se fundamenta simplemente en hacer hincapié en sus defectos o en no señalar nunca sus virtudes.
Aunque ahora esté de moda hablar sobre los padres dominados por sus hijos -que los hay-, como profesores sabemos de sobra que hay alumnos destrozados anímicamente por sus padres, los cuales van minando la confianza de aquellos en sí mismos hasta convertirles en marionetas neuróticas que no se atreven a dar un solo paso fuera de casa. La protagonista de la película tiene la suerte de haber presenciado ya ese maltrato antes, en la figura de su hermana, y eso es lo que la ha hecho ser consciente de que su madre la odia de manera enfermiza también a ella. Las odia a ambas por el hecho de que tienen la posibilidad de ser felices, posibilidad que ella piensa que le fue vedada. Ella fue educada en la creencia de que en la vida había que sufrir para sobrevivir, había que matarse a trabajar desde niña, había que encontrar un marido para ser mantenida, había que tener hijos para perpetuar la sociedad, había que ir dejando cicatrices que atestiguaran que se había cumplido con lo estipulado… La llegada de la menopausia es terrible para ella, porque si no puede tener ya hijos a los que concebir, parir y alimentar el sentido de su vida se desvanece. Prefiere autoengañarse y fingir que está embarazada a asumir que ya no sabe para qué sigue viva. Esta mujer así educada se encuentra de pronto con que sus hijas viven en otra sociedad, una sociedad en la que una mujer puede verse a sí misma como algo más que una madre, un cocinera o una vulva. La madre de Ana no soportaría que sus hijas fueran felices porque ello le recordaría que su vida ha sido una frustración permanente. Tienen que sufrir como ella, tienen que pasarlo mal.
Una de las anteriores intervenciones se lamentaba de no ver ningún comentario masculino a la película. Aunque ello en parte se explica porque en el curso hay una mayoría abrumadora de mujeres, creo que el comentario es acertado porque precisamente la película nos recuerda que en muchas partes del mundo el papel de la mujer ha cambiado radicalmente en sólo un par de generaciones, y eso ha generado fracturas como la que se producen entre Ana y su madre. Los hombres no hemos vivido tanto la fractura generacional como las mujeres, y es posible que por ello la historia nos cueste de entender un poco más. La madre de Ana odia a su hija precisamente porque ve que Ana no va a tener que hacer de “mujer” como le tocó a ella, es decir, que la principal razón para querer lastimar a sus hijas tiene que ver con ese papel de esclavas que les tocaba desempeñar antaño a la mayoría de las mujeres quisieran o no. Con su actitud conservadora y represora, la madre contribuye de manera terrible a perpetuar el machismo, mucho más que los hombres que aparecen en la película.
Por otro lado, aunque la historia es claramente “femenina” y está escrita por una mujer que quiere saldar cuentas con su madre, me ha gustado mucho el feminismo moderado que defiende y que en su descripción de la mala situación de las mujeres no eche la culpa de esa situación a los hombres. Curiosamente en la cinta todos los hombres que aparecen son muy “femeninos”: tiernos, comprensivos, familiares, flexibles en sus gustos sexuales… La valoración de “lo masculino” es muy alta, y si no compárese con la criminalización que hace Almodóvar de los hombres en “Volver”. Realmente también las mujeres que aparecen resultan agradables en su manera de ser, con la excepción de la madre.
Por último me gustaría hacer una crítica a la directora del filme. Me parece bien que en la escena en la que todas las trabajadoras del taller se muestran unas a otras sus michelines, celulitis, estrías y demás, la cámara se centre en la mirada atónita y escandalizada de la madre ante el trastocamiento de todos sus valores morales, pero no me gusta que no se ofrezcan primeros planos o al menos planos medios de esos defectos, y todo se reduzca a planos generales en lo cuales incluso alguna de las mujeres se sale del encuadre. De la misma manera, cuando Ana se acuesta con su novio, la cámara oculta sus michelines aunque Ana los muestra sin complejos ante el chico. ¿Por qué la protagonista no tiene complejos pero la directora sí parece tenerlos a la hora de mostrarnos esos “defectos” físicos?
Diego Calleja

Anónimo dijo...

Hemos vuelto a ver una pelicula estupenda en todos los sentidos; de ésas de las que se sale con un buen sabor de boca cuando termina la magia del cine y te adentras en la realidad del mundo cotidiano. Precisamente de cotidianidad, además de una buena dosis de ternura, es de lo que esta película está llena. Ya la había visto antes doblada al español, pero ahora en versión original, creedme, gana muchísimo, ya que se aprecia con qué naturalidad los personajes pasan del inglés al español, e incluso al spanglish; fantástica en este sentido.
Por otra parte, la banda sonora es muy oportuna en todo momento. Sería prolijo destacar todas y cada una de las escenas que me han emocionado, pero, por poner únicamente un ejemplo representativo, destacaré la escena en la que ella se decide a mantener relaciones sexuales con su chico y aparta de sí las telarañas mentales y físicas que le han venido imponiendo o el de la lucha final que entabla la madre entre el amor que siente hacia su hija y sus propias convicciones.
A lo largo de la película hemos ido asistiendo a un proceso de aprendizaje por parte de Ana y apreciamos su titánico esfuerzo para vencer los muchos escollos que se va a encontrar en su camino y sus desfallecimientos, que a veces la hacen sucumbir en el empeño, para, afortunadamente, salir finalmente airosa de semejante lucha tal y como se aprecia en los pasos firmes de esa mujer segura que vemos en la escena final dando taconazos por el suelo de Manhattan...

Sixto Galán Melo.

malena dijo...

LAS MUJERES DE VERDAD TIENEN CURVAS


La historia que se nos narra en esta película me ha parecido muy actual e interesante. Se tocan diversos temas, pero uno de los más didácticos es el desfase generacional que hay entre madre e hija.
Ana es una adolescente, la más pequeña de una familia de emigrantes mejicanos que viven a las afueras de EE. UU.
Esta joven posee una personalidad muy marcada. Sabe lo que quiere y planta cara a su madre, Dª Carmencita, que ejerce de matriarca. Tiene una concepción machista de la familia y piensa que la mujer únicamente debe cuidarse físicamente de joven con el fin de atraer a un hombre y cumplir así su fin: casarse y procrear.
Ana se rebela ante ese modo de concebir la vida que tiene su madre.
Es inteligente y su profesor, el Sr. Guzmán, la anima para que opte por una beca y pueda estudiar en Columbia, una de las universidades más prestigiosas de EE. UU. Pero la familia se opone a ello, concretamente Dª Carmen, quien desde los trece años está trabajando y eso mismo es lo que ha de hacer su hija pequeña. Ana; obligada por su madre ayudará a su hermana mayor, Estela, solterona, de carácter apacible y bonachón, quien dedica su vida a trabajar día y noche para una firma norteamericana de alta costura, cuyos trajes los venden por un porcentaje tres veces mayor que el que le pagan a Estela, quien previamente ha de desembolsar dinero para comprar las telas o demorarse en el pago del alquiler del local, e incluso, sus asalariadas, chicanas sin recursos tienen que esperar a cobrar su sueldo.
Carmen trata cruelmente a su hija pequeña, a la que siempre insulta y critica su descuidado estilo al caminar y su sobrepeso. Sin embargo, Ana no se acompleja por ello sino que “le planta cara” a su madre.
Ana ayuda a su hermana Estela en el taller de costura, destartalado y sucio almacén, a sacar adelante el trabajo. Éste consiste en planchar a vapor los trajes confeccionados. Un día, el calor asfixiante que hace en aquel lugar y la falta de ventilador para refrescar el ambiente, pues Estela lo tiene prohibido para no ensuciar los trajes con el polvo que se levantaría, Ana se desnuda y se queda en ropa interior ante el asombro de su madre. Ana se siente abrigada en su protesta por las tres operarias del taller y su hermana Estela, quienes optan también por desnudarse.
La joven protagonista tiene en su vida de cómplice al tierno y cariñoso abuelo quien vive con la familia. Para éste su nieta simboliza el “oro” que un día hubiera ido a buscar como sus compatriotas a las montañas.
Gracias a su abuelo acude a la cita con su compañero de clase y conoce el amor de adolescente: su primer amor.
Ana se muestra valiente y decidida. Un día, después de pedirle respetuosamente a su padre que la apoye a realizar su sueño: estudiar en la universidad de Columbia, puesto que ha conseguido una beca, únicamente serán su abuelo y su padre quienes la respalden. Su madre, mujer que entiende egoístamente el amor de madre, no se despide de su hija.
Ana sabe lo que quiere. Elige su futuro. Toma el avión que la llevará a alcanzar su libertad.
Por fin, la joven de andar desgarbado, camina elegante y decidida. Ana se pone el mundo por montera.

Anónimo dijo...

Desconocía por completo la película y, la verdad, me ha resultado de todas las proyectadas, las que puede tener más aplicación práctica en el área que imparto: Biología y Geología. La razón es muy sencilla: la temática en la que, desde mi punto de vista, gira la película es en torno a la aceptación del propio cuerpo, sus virtudes y defectos, tema muy importante en los chaveles, sobre todo en las chicas a las que damos clases. Cuando los profesores de Biología tratan el tema de la nutrición y alimentación y algunas de sus enfermedades derivadas (anorexia y bulimia) es realmente muy dificil ponerles un ejemplo, aunque sea ficticio, sobre una persona de su misma edad e intereses que se acepte tal y como es, que demuestre tener la personalidad que el personaje de la película demuestra y que sepa vencer cualquier tipo de crítica directa en torno a su cuerpo.

Desde luego tendré en cuenta esta película a la hora de tratar estos temas.

M. del Mar Paredes Maña

Anónimo dijo...

Efectivamente la gran mayoría de personajes son mujeres hispanas.

Destacan dos fuentes educativas principales:

-Una la mezcla de las dos culturas, tradiciones e idiomas.
Cuanto más íntimo es el ambiente más predominio hay de roles y tradiciones esteriotipadas; así en el círculo familiar y laboral sólo encontramos hispanas con una concepción muy tradicional del papel de la mujer.
En el instituto aunque hay referencias a ambas culturas(publicidad,personajes...), ya se trata de un mundo más norteamericano, donde los personajes tienen una percepción más moderna de la vida.
Por último aparece “el sueño americano” alejado de los protagonistas y sólo representado en la visita a la firma de modas para la que trabajan cosiendo y cuya jefa se muestra como una ejecutiva prepotente, opresora y despiadada.

-Otro referente educativo para ofrecer esta película en las aulas es la percepción que tiene la protagonista de sí misma.
Su personalidad desbordante supera las dichosas tallas 36 y 38 , los modelos de referencia que nos impone la sociedad e incluso las críticas crueles de una madre manipuladora.A ésta llega a enfrentarse afirmando con rotundidad “soy más de lo que tengo entre las piernas”.
En su fugaz relación con el chico muestra del mismo modo su convicción. Es ella la que telefonea para la primera cita, tiene elegidos los temas de conversación, es franca, compra los perservativos e incluso propone iniciar relaciones sexuales, tambien es ella la que decide dejarlo como una experiencia sin continuidad.
Divertidísima escena en el taller cuando, tomándola como ejemplo, todas (excepto su madre) comienzan a desnudarse. Aunque muestran rechazo por su cuerpo y lo critican tambien logran sentirse orgullosas de sí mismas, seguras y alegres.
Su familia y especialmente su madre ve ir a la universidad como renegar de ellos, sus principios, sin embargo cuando el abuelo se despide de ella le dice “siempre te llevaré en mi corazón” creo que expresando con ello la aceptación y su bendición.
El caminar seguro y decidido por una calle de Nueva York vuelve a mostrarnos a esta soberbia mujer.

Fdo: Eva Morales

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho la película y me ha parecido "real como la vida misma"
Por fín una mujer se atreve a ir contra la idea de "mujer florero" de medidas perfectas y "cuerpo Danone", que impera en nuestra sociedad en que el buen aspecto físico está sobredimensionado. Pasamos horas en el gimnasio perdiendo líquido y peso y poco tiempo delante de un libro, ya sé que esto es un tópico pero no por ello es menos cierto. Desafortunadamente, muchos de nuestros adolescentes siguen ese modelo.

Creo que el personaje que encarna Anita, es perfecto para mostrar que la tenacidad y el esfuerzo dan sus frutos (en su caso una beca para la universidad), que hay otra vida rica y divertida fuera de los "reallities" de la tele, del "botellón" o del "futbol" de fín de semana. Anita lo sabe y lucha por conseguirla.
En el entorno de inmigrantes mejicanos en que vive, es difícil, a veces, sustraerse a la realidad (trabajo en malas condiciones para sobrevivir, el peso de la familia), pero ella no se rinde, quiere alcanzar su sueño, y lo consigue.

Me parece deliciosa la naturalidad y la seguridad con que muestra su cuerpo (fuera de los cánones de la moda), sin complejos, sin vergüenza, es gorda ¿Y qué?, pero su "chico" la encuentra "bonita".
También las empleadas se desnudan y bailan mostrando con "frescura" sus curvas, están contentas con ells mismas, no tienen que demostrar nada a nadie.

Mención aparte es el personaje de la "madre". Procedente de una cultura tradicional, es más "machista" que los hombres de la familia. Su única meta es casar a sus hijas y cumplir así con el mandato de su tradición, en la que la mujer no tiene otra salida que el matrimonio.
Su vida no ha sido dichosa y no acepta que sus hijas traten de salir del círculo. Para evitarlo, no duda en maltratar, chantajear y humillar a Anita, quien, sin embargo, no la odia y al final pide su bendición y sigue su consejo (moviéndose como una señora en Nueva York en la última escena).

La película nos muestra un mundo de "mujeres" en la que todos los "roles" son asumidos por ellas. Trabajadoras y amas de casa (en la empresa textil), ejecutiva agresiva (mejicana más dura con los suyos que los propios hombres), adolescente inconformista con la vida que le tienen preparada, cabeza de familia que trata de mantener la unión familiar.

El título: no sé si todas las mujeres "de verdad" tienen curvas o no pero seguro que tienen en la cabeza algo más que la mera apariencia.
Me parece una película muy aprovechable para nuestros alumnos de instituto.
Firmado: Mª Jesús Penco

Anónimo dijo...

Me gustó mucho la película y me pareció muy bien elegida para utilizarla en clase.
Por un lado, la madre que proyecta en sus hijas todos sus complejos, frustraciones y mentalidad trasnochada. Por otro Ana, que se siente fuerte para afontar la situación pero con el peso de la culpa de ser "mala hija" si lo hace.
El contrapunto está en los papeles masculinos (padre y abuelo), cómplices y aliados de Ana en "su guerra" por vivir una vida diferente a la de la generación que le precede.
Fue estupendo ver la película en versión original: el uso del "spanglish" sitúa muy bien el entorno en que estos personajes han tenido que salir adelante.
Utilizan palabras en español para llamarse cariñosamente en familia, para quejarse, para el cotilleo en el taller... Ana marca de nuevo la diferencia con su madre utilizando casi siempre el inglés.
Y cómo no mencionar el tratamiento que hace la película de la importancia de la imagen de la mujer ante sí misma y ante los demás. Ana se acepta como es y a su chico le parece preciosa.
Toda una reflexión sobre los modelos impuestos y distorsionados de que todos tenemos que ser iguales y perfectos para triunfar.
Ana prefiere romper con todo eso, ir a la universidad e intentar decidir su propia vida.
Pilar Merino

Anónimo dijo...

Yo la he votado como la que más me ha gustado, aunque he visto un montón de buenas películas en este querido Ciclo de Cine y Educación.
Yo no sé si ha sido la frescura que transmite, las canciones que nos acompañan mientras disfrutamos de ella,la figura de Ana, tan madura, y con tanto sentido común..., el caso es que me ha encantado.
Es una película muy apropiada para profesores, para alumnos y para padres. Nos hace reflexionar sobrela importancia de la educación, y sobre lo negativo que es el querer imponer nuestros modelos de vida sobre los demás.
Destaco la figura del profesor y de la hermana, sin dejar atrás al padre y al abuelo.¡Y qué decir de las compañeras del taller! Espléndida en mi humilde opinión.
M. Paz Pérez Rodríguez.

Anónimo dijo...

Otra maravillosa película dentro de este Ciclo.Magnífica Ana, queriendo ayudar a su familia, y a la vez con las ideas muy claras respecto a su vida. La madre nos ofrece muchos motivos de reflexión, porque todos tenemos tentaciones de controlar las vidas ajenas, especialmente la de los hijos. Película muy buena para ser vista por los alumnos, porque les enseña que el querer estudiar también puede ser una meta ilusionante.M. Ángeles Martín Manso.

ElSalvador dijo...

Durante las largas horas en el taller pasando calor, Ana empieza a darse cuenta de cuánto trabaja su hermana y del talento que tiene. Ana enseña a sus compañeras de taller a querer a sus cuerpos opulentos y a apreciar todo lo que les hace diferentes. Durante este proceso, descubre que nunca entenderá a su madre ni su madre a ella.
Esta es una de las principales trabas que encuentra un educador cuando desarrolla su trabajo. No siempre se consigue entender y hacerse entender
José Manuel González Muñoz

Anónimo dijo...

He disfrutado visionando esta película y viendo la gran defensa que se hace a la educación.
Muy interesante la relació madre-hija.
Por un lado Carmen, la madre, bastante tradicional en sus costumbres. Cree que la mujer está hecha para casarse y cuidar al marido y a los hijos.
Por el otro, Ana, adolescente, latina; vive en un barrio al este de los Ángeles y está a punto de terminar los estudios de secundaria con un futuro brillante y esperanzador.
Para ella lo más importante es estudiar una carrera y no casarse y cuidar a un marido y unos hijos. El físico no es lo más importante para ella. Valora a las personas no por cómo son, sino por lo qué son. Se verá presionada por su madre, sim embargo, su gran autoestima, hará que lo supere.
Efectivamente, visionando esta película podemos ver una gran variedad de temas: explotación laboral, amor en la adolescencia, virginidad, relaciones personales... que nos hacen reflexionar.
Un saludo;
Mª Elisa Sánchez Piris.

Anónimo dijo...

Ya había visto la película pero no me importó volver a verla pues me parece muy buena.
Ana se me hace muy cercana, tanto que si hubiéramos coincidido en la misma pandilla de amigas,creo que hubiera sido de mis más allegadas. Me gusta su porte, su manera de ser, su transparencia a la hora de decir lo que piensa, es una joven fuerte y madura para su edad.
Ella toma al final una resolución: seguir su formación en la Universidad, sabe que el amor de su familia no se va a romper por ello y su madre... su madre nunca la entenderá, ella es diferente a todos los demás miembros de la familia, es egoísta y Ana no merece eso, igual que ningún hijo de "padres amantísimos".
La película no sólo trata bien a las mujeres (aunque sí es verdad que se centra en ellas principalmente) sino también a los hombres, todos son tiernos y comprensivos (sin caer en el empalagoseo).
La música de Manu Chao acaba por rematar el buen sabor de la película.
Estoy segura que si se proyectara en clase sería muy bien acogida por los alumnos. Y si captan los mensajes, mejor.
Antonia Pajuelo Rollán

Manuela dijo...

En esta no he notado los muelles de la butaca y tampoco he mirado el reloj. Peli divertida y un gran acierto ponerla en versión original, que como bien comentó Ramón Pérez, los diálogos mdre - hija, no tenían desperdicio.

Alegra ver una chica que se quiere, segura de sí misma y con una AUTOESTIMA normal, algo que parece que a una misma y a la mayoría de nuestros alumnos hay que animar o enseñar a tener. Algo que me parece curioso es cómo ha podido desarrollarla en el ambiente que parece ha crecido y vivido. Madre anclada en una educación de mujer florero, hermana esclava de un trabajo donde se ve claramente la explotación... ¿Quizá la universidad como forma de abrirle la mente a un mundo de posibilidades?.

Ay que madre!!!! cuanto chantaje emocional, se parece a la mia ( me mojo en lo personal), pero la mujer fué educada para ser así y piensa que es lo que tiene que inculcar y que es lo mejor para ellas (momento gracioso con el Santo que supongo el de Padua con el fin de encontrar marido para sus hijas) .

Más chicas de este tipo hacen falta!!!!, con cartucheras y barriga sin complejo niguno (como se dice en Extremadura). Buena película para tratar en el aula con estos adolescentes que tienen el seso absorbido por la estética (que mal hizo ese anuncio pionero de CUERPOS DANONE).

Peli con buen ritmo. Señalar la figura del padre, como el ángel de la trama, en quien busca compresión y apoyo, curioso. Buena elección, como cada una de ellas. Gracias Ramones.

Manuela Domínguez Vinagre

lola. dijo...

Camina como una mujer, le dice su madre, y por fín cuando ella se siente realizada camina como ellas.Bonita fotografía de ella caminando sola por las calles de Nueva York.Con la cabeza alta y contoneándose como una mujer porque se siente así.Lola Molina.

Anónimo dijo...

Me ha gustado mucho esta película, resulta entretenida y amena. Resulta curioso que no se vea cómo se relaciona la protagonista con chicos y chicas de su edad, a excepción del chico con el que inicia una relación.

El papel de la madre no tiene desperdicio. Como se ha comentado anteriormente, la buena mujer no duda en imponer su voluntad sobre la de su hija, sin importarle si tiene que chantajearla emocionalmente para conseguir que haga lo que ella crees que es lo mejor.

Resalta la seguridad de la chica, en sí misma y en lo que quiere conseguir, que creo que es el motivo por el que termina obteniendo sus metas.

Victoria Cejudo García

Anónimo dijo...

Me parece genial la elección de esta película para este ciclo de cine. Es cierto que puede utilizarse para verla con los chicos/as en clase y analizarla después porque son muy diversos e interesantes los temas a tratar.

Desde mi punto de vista, quizás lo más interesante fue la victoria de Ana frente a la influencia de su madre y en definitiva de las costumbres machistas de su familia.

Rosalía Benítez

Anónimo dijo...

Es una película amable, de esas que daberían programar más en las tardes inciertas del domingo, así podríamos evitarnos que un buen número de adolescentes tuviesen que ver desde el sofá de su casa los dramones apocalípticos de factura norteamericana que acostumbran a regalarnos los canales televisivos de los que disfrutamos.
El espectador capta la vida soporífera que Ana sufre y de la que es buena metáfora la plancha de vapor con la que intenta dejar impecables vestidos de talla imposible que nunca podrá ponerse, hecho que su progenitora le recuerda hasta el cansancio, con sus animosas monsergas maternales
Es interesante el perfil de este personaje (el de la madre), no viene mal recordarle a alguna feminista recalcitrante, en época como ésta de demonización del varón ibérico, que las conductas machistas, que obviamente censuro, nacen al calor de dulces nanas maternas.
Por lo demás es genial la comunión y el festejo de michelines en la escena del taller, la historia de amor, la lucha por la vida y la superación de un grupo hermoso de seres humanos en el reino de las barbis millonarias
Al final, en la vida de Ana, Nueva York, el inicio de su realización personal y el reencuentro consigo misma con paso firme de modelo anoréxica en la pasarela curva de la vida.
Por cierto, creo que un hombre, podría suscribir cada una de las palabras de este comentario o de cualquier otro que aplauda, como se hace en esta película, la dignidad de una persona, independientemente de cuál sea su condición biológica . Cuando entendamos las mujeres que esto es así y dejemos de pensar que un hombre emitiría una opinión contraria a la nuestra tras ver el triunfo de un grupo de mujeres gordas, las cosas cambiarán en este cansino asunto de la lucha de sexos, la cuota femenina, la igualdad..., pero eso sí, habrá quien se quede sin trabajo en el Observatorio para la Igualdad entre hombres y mujeres.
Rosa Rodiño

Anónimo dijo...

Ana, la protagonista, es una estudiante que al finalizar el Instituto debe decidir si continuar o no sus estudios. Esta joven está triplemente discriminada: por pertenecer a una minoría, por ser mujer y también por tener unos kilos de más.
Pero ella tiene muy claro lo que quiere y luchará por conseguirlo. Se revela ante aspectos como:
1. El cuerpo y los cánones de belleza (su propia madre se burla de su gordura y las tallas de los vestidos no superan la talla 40).
2. La virginidad y la sexualidad(la madre representa una educación tradicional y llena de prejuicios; su hija, por el contrario,practica sexuales seguras e incluso afirma que "una mujer es algo más que lo que hay entre las piernas".
3. La maternidad y el matrimonio, objetivo que tiene la madre para sus hijas.

Ana representa la esperanza de progreso en un entorno de subdesarrollo y explotación económica.

Sin duda, la escena más espectacular es la del taller de costura, donde Ana y sus compañeras se desnudan y muestran sus michelines,estrias y celulitis.
Es una forma de plantar cara a las exigencias sociales de "mujer perfecta".

Anónimo dijo...

Ana, la protagonista, es una estudiante que al finalizar el Instituto debe decidir si continuar o no sus estudios. Esta joven está triplemente discriminada: por pertenecer a una minoría, por ser mujer y también por tener unos kilos de más.
Pero ella tiene muy claro lo que quiere y luchará por conseguirlo. Se revela ante aspectos como:
1. El cuerpo y los cánones de belleza (su propia madre se burla de su gordura y las tallas de los vestidos no superan la talla 40).
2. La virginidad y la sexualidad(la madre representa una educación tradicional y llena de prejuicios; su hija, por el contrario,practica sexuales seguras e incluso afirma que "una mujer es algo más que lo que hay entre las piernas".
3. La maternidad y el matrimonio, objetivo que tiene la madre para sus hijas.

Ana representa la esperanza de progreso en un entorno de subdesarrollo y explotación económica.

Sin duda, la escena más espectacular es la del taller de costura, donde Ana y sus compañeras se desnudan y muestran sus michelines,estrias y celulitis.
Es una forma de plantar cara a las exigencias sociales de "mujer perfecta".
Dulce Maria Pardo San José

Anónimo dijo...

Comedia inteligente que se centra en la comunidad latina, en concreto mexicana, de Los Angeles.
El tema de la película no nos enseña nada nuevo: chica mexicana de 18 años dotada para los estudios, en particular, la escritura, ve su sueño de ir a la universidad trucado por una madre excesivamente tradicional que considera que los estudios son inútiles para una mujer.... su hija tiene que conseguir un trabajo, un marido e hijos como cualquier mujer que se precie en su comunidad. Para ello, esta madre autoritaria, está dispuesta a todo, chantaje, engaño y mentiras poco piadosas a pesar de su ciega devoción por los santos. Una historia que se repite en tantos sitios del mundo y que , por desgracia, pocas veces termina bien porque no todas las hijas son tan valientes y decididas como la protagonista de esta película.
Es un cocktail agridulce que hace reír en varias ocasiones sin olvidar nunca la denuncia social de los ghettos raciales, la reivindicación femenina y la crítica a las modas que reducen a tantas mujeres a la anorexia por intentar coincidir con los cánones de belleza establecidos. En este caso, las latinas y sus apetitosas curvas son las protagonistas, dejando sus complejos de celulitis a un lado en una de mis escenas favoritas: El striptease improvisado en el taller de costura artesanal.
En definitiva, en esta película se utiliza el humor para enseñar de forma inteligente y sensible una sociedad llena de limitaciones impuestas por unas tradiciones mal entendidas y el rechazo social de las minorías cada vez más numerosas en países desarrollados.
Mercedes Naranjo

mariana dijo...

Estupenda película que analiza numerosos temas de gran interés educativo, como son la inmigración, el modelo de familia, el modelo de belleza, la superación personal, las primeras ralaciones sexuales, etc. Todos tratados de una manera exquisita, con mucho tacto, a pesar de la dificultad que plantean muchos de ellos... Me ha gustado mucho el tratamiento que hace del modelo de belleza y de la autoestima.

Anónimo dijo...

La película me ha encantado. La he sentido muy cercana.No hace mucho que muchas madres pensaban así, frente a una minoría que querían que sus hijas estudiaran a toda costa. La presión emocional de la madre lo viví hace poco, ya que una alumna no asistió a una actividad porque según su madre "va a estar mucho tiempo lejos de mí".
Me ha gustado también el papel del profesor, insistente, que busca soluciones y se mueve por su alumna, creyendo siempre en sus posibilidades aunque ni ella misma quiera creérselas.
Ana comprende que sólo con estudios podrá avanzar, defenderse y poder ser más libres de lo que son su hermana y su madre.
Si el final hubiera sido distinto, creo que habríamos salido desazonados de la proyección.
Blanca I. Martín

Anónimo dijo...

Una vez más, buena elección para alumnos como los nuestros. Veo que entre los "CRÍTICOS" que han escrito ya, han surgido dos tendencias:
- los que defienden la educación como pilar fundamental en la vida
- y los que abogan por los valores de la persona ante todo para triunfar.
Yo diría que en la película intentan demostrar que ambas cosas unidas funcinan muy bien, ya que Ana es una chica que para su edad a más de uno nos hubiera gustado tener la mitad de conocimiento que ella en todos los aspectos. Soporta las críticas de su madre con una serenidad pasmosa, así como acepta su imposición de trabajar en el taller de su hermana, o soporta los comportamientos victimistas de su madre para chantajearla con mucha sicología.En definitiva, es inteligente, sensible y sensata,lo cual podría representar la imagen de la mujer actual.
Su madre, por el contrario representa el modelo de mujer tradicional que no aspira a nada más que casarse VIRGEN, tener hijos, y dedicarse exclusivamente a la familia.
Por ota parte, vemos que su hermana se ha quedado un poco a mitad de camino. Ha emprendido su propio negocio, pero no tiene la oportunidad de triunfar porque no estudió, y tiene que ser el eslabón más bajo de su "cadena" profesional.
Por lo tanto, la película nos muestra los cambios generacionales mediante las tres protagonistas.
Para terminar, me ha gustado la metáfora de la forma de andar de Ana.
Rosa I. Tamurejo Sánchez

Anónimo dijo...

Es la segunda vez que veo la película. Me gusta mucho. Quiero destacar la frase :"tienes algo que ofrecerle al mundo". Nuestros alumnos adolescentes deberían tenerla como lema.Puede representar el resumen de toda la película. Me encanta el orgullo con el que lleva su cuerpo y lo pasea sin complejos.
Desde mi punto de vista, teniendo en cuenta las asignaturas que trabajo y mis alumnos, considero que es la película del curso más fácil de trabajar en clase por toda la problemática que presenta.Los temas, entre otros, que se podrían comentar son los siguientes: inmigración, inmigración y segunda generación, búsqueda de la identidad personal, superación de uno mismo, lucha por un ideal de formación y experiencias, relaciones familiares, publicidad, trabajo, creencias religiosas, normas...
Firmado: Maria Teresa Claver.

Anónimo dijo...

De verdad que ha sido una proyección que se adapta perfectamente a la actualidad y esto se nota sobre todo cuando tienes alumnos y, sobre todo alumnas, que se encuentyran en esa misma situación.
De hbecho cuando he comentado con mia alumnas de tutoria que me había gustado mucho y que si alguna de ellas la habían visto, me lleveçé una sorpresa pueastyo quye fueron bastantes las que la vieron y la opinión general es que les había gustado porquie se sentían identificadas con el personaje de la misma o, dicho de otra manera, se sentían representadas por ella.
La historia está presente en muchos hogares y a todos los niveles y el feraudwe sentimental empleado por los padres es algo que está a la orden del día: unas veces pòr aparentesd enfermedades, otras por falsos estereotipos, otras por la diferencia de clase y otras diferencias.... el caso es que no sólo quierebn vivir su vida sino también las de los demás, sino plenamente sí de una forma parcial que no gte deja espacio para tu propia realización.
Verdaderamente en la mayoría de los casos se va produciendo una educación inmvefrsa en el que el parásito también se transforma y recicla y al final se poroduce un cambio que a corto y medio plzxo es positivo y que a la larga hace que tú, que yo y que los otros comprendamos mejor a quien nos rodea y que tomemos como importante lo que verdaderamente lo es y sin tapujo y falsas apariencias. Me gfgustó mucho y me arrancó, además de unos recuerdos familiares, unas sonrisas sencillamente liberadoras, !Hurra por Ana y por todas las Anas del mundo¡
Antonio Pérez Ortiz

Anónimo dijo...

Podemos decir que la película trata de varios aspectos:

Aspecto 1: La liberación de la mujer.

La liberación de la mujer, tanto de las ataduras que impone la educación tradicional (personificada en la madre) como de las ataduras estéticas que imponen el mercado y la publicidad. ¿Recuerdan aquello que suelen contar la gente mayor, cuando en los años 40 y 50 se comercializaban pastillas para engordar porque la estética era la de señoritas entraditas en carne?. Pues eso, la imposición de una estética contraria actualmente. Y no se trata solo de una liberación estética. Hay un tercer elemento: la mujer (la chica) no se reduce meramente a la estética, no se queda en mero objeto sexual. Es una chica que disfruta de la sexualidad sin tabues, pero como una faceta más de su personalidad, sin un reduccionismo que la lleve a contemplarse solamente en ese espejo (como muchas veces, también, imponen los valores del mercado y la publicidad). La muchacha vive su lado sexual con desenvoltura y naturalidad, pero también cultiva y se contempla a si misma desde muchos otros prismas que la enriquecen y hacen más libre.

Aspecto 2: La explotación laboral

La explotación laboral que se personifica en la hermana de la protagonista, pero también en sus trabajadoras. Es una crítica global al sistema capitalista (perdón): la empresaria norteamericana que subcontrata en precarias condiciones a una hija de inmigrantes metida a pequeña empresaria-trabajadora que a su vez se ve obligada a contratar trabajadoras (incluyendo su madre y su hermana) con bajos salarios, parece que sin contrato, trabajando a destajo, sin aire acondicionado, sin poder a veces hacer frente de manera inmediata a sus compromisos salariales (como cuando habla con la que se va a casar para decirle que no puede pagarle en ese momento...). En fin, la explotación mostrada verticalmente como una parte consustancial del sistema.

Por cierto, como toda la película, está basado en hechos reales. A este respecto me gustaría hacer dos apuntes.

El primero, como anécdota significativa, es contar que es muy normal en bastantes pueblos de Andalucía (yo se de Córdoba) en los que existen numerosos talleres clandestinos de ropa, que no están registrados en ningún sitio y que contratan trabajadoras jóvenes de entre 14 y 20 y pocos años para “la costura”, por supuesto sin contrato legal y con sueldos bajos. Todo ello al servicio, por supuesto, de grandes firmas de costura y grandes almacenes de nuestro pais. Como veis, esta realidad no está tan lejos.

El segundo es respecto a la ropa que compramos. Seguro que ya lo habéis hecho alguna vez, pero volved a echar un vistazo a la etiqueta de la ropa que comprais en el mercadillo, en Zara o en el Corte Inglés. Todo Made in China, Turquía, Marruecos o Vietnam. Pensad en quién y cómo las fabrica. Ya se sabe, las cosas de la globalización.

Aspecto 3: La educación liberadora

A este respecto creo que podemos señalar dos rasgos: por un lado la educación vista como un medio para lograr un conocimiento, un saber conducirse por el mundo y una libertad tanto de acción como de pensamiento, es decir, una educación liberadora. Por otro lado, la educación vista como un vehículo integración y promoción social.

En el primer caso, la idea de una educación liberadora, es algo que está presente en toda la película y, apara Ana, es un factor determinante que la redime de su destino: su actitud crítica la redime de los prejuicios y chantajes de su madre, de la estetíca impuesta por la sociedad y su madre, de los embarazos indeseados y, me atrevería a decir, de romanticismos irreales y edulcorados.

Con respecto a esto último, su relación con el chico es tierna y sincera, pero en todo momento se palpa que no es definitiva, que la universidad los separará en breve y que no es, ni mucho menos, una relación destinada al matrimonio o al amor eterno. Y ella lo sabe y lo acepta, y decide disfrutar de ello: una relación sincera y tierna, que no cae en ensoñaciones romanticoides pero tampoco en una relación carnal sordida y fria.

El constraste de esta historia es la mujer que trabajaba para su hermana, que conoce a un hombre, regresa a Mejico para casarse y, finalmente acaba embarazada y plantada en el altar. Era el ideal de la madre de Ana, pero, finalmente, cae víctima de los prejuicios sociales (el anhelo del matrimonio como el mejor destino y la realización personal de una mujer), de su falta de actitud crítica (la idea pseudoromántica del “Principe Azul”) y de su propia ignorancia (por no saber del uso de medios anticoncptivos o por ceder ante actitudes machistas a la hora de ponerlos en práctica). La relación de Ana y la de esta mujer se ponen en contrapunto durante el film, y muestran la capacidad de liberación que tienen la educación y la inteligencia.

Con respecto al segundo punto que señalábamos, la idea de la educación como una vía de promoción social, está claro que el film se desarrolla en EEUU.

A diferencia de lo que ocurre en la España actual, los estudios y la formación si son en EEUU un trampolín que permite escalar de un estrato socioeconómico a otro. Que Ana estudie en la unversidad no solo significa mayor apertura mental, sino que también salir de los trabajos basura y mal remunerados (como la hamburguesería o el taller de su hermana) hacia ocupaciones mejor pagadas, más estables y socialmente mejor consideradas ... como la de su profesor, también de origen hispano. Y no solo eso; supone dejar atrás un cierto ambiente social que, junto con unos elementos positivos a los que no se renuncia (lazos familiares, vinculos emotivos ...), también está cargado de una serie de aspectos negativos ya señalados: prejuicios sociales, superstición, machismo, ignorancia, explotación, etc. Todo eso queda atrás cuando Ana marcha a la universidad. No se trata de un abandono tan solo por los años de carrera universitaria: es algo definitivo, porque, tras sus estudios, Ana encontrará un empleo con las características señaladas antes: prestigio social, buena remuneraciñón y cierta estabilidad.

Un ejemplo del cambio de vida que significa la universidad para los estadounidenses es que allí las familias están dispuestas a entranparse hasta las cejas para que sus hijos cursen estudios universitarios. Y, más impactante aun, muchos jóvenes de extracción social humilde se enrolan en el ejercito norteamericano y marchan a Irak porque eso les permite ganar dinero suficiente durante un par de años para ahorrar y financiarse luego los estudios universitarios. Esto no es un hecho aislado, sino que, por contra, es bastante común.

Por supuesto esta faceta de la película no es para nada aplicable a nuestra España actual. Hace un par de años publicaban el siguiente titular en varios medios “El 72% de los hijos de obreros no continúa estudiando después de la E.S.O.”

(http://www.stecyl.es/Prensa/060427_hijos_obreros_abandono_ESO.htm)

Y recientemente el ABC comentaba que comenzaban a faltar licenciado en Telecomunicaciones (“Faltan 30.000 telecos” rezaba el título). Señalaba el artículo, entre otras cosas, lo siguiente:

“La alarma sobre la escasez de especialistas llega desde diversos ámbitos. La compañía de formación Garben, ya afirmaba en 2006 que en toda Europa existía un déficit de 800.000 profesionales en el sector de las telecomunicaciones. La Comisión Europea asegura que las necesidades en España llegarán a los 30.000 ingenieros de telecomunicación en 2010. A los que se añadirían otros 10.000 profesionales informáticos altamente cualificados y 15.000 perfiles técnicos de media y baja cualificación.
La situación ha llegado a un grado tal que ya se buscan soluciones fuera de lo común. Así, los ingenieros de telecomunicaciones [...] ha perdido [por jubilación] a más del 50% de sus licenciados superiores y técnicos.
[...] la escasez de estos profesionales parece endémica en la Europa más rica y nuestro país no es lo suficientemente competitivo en cuanto a salarios en comparación con los países nórdicos, Gran Bretaña, Holanda, Francia o Alemania.
[...] los estudiantes no se comprometen con las empresas y no ven perspectivas de futuro de crecimiento dentro de éstas que, por su parte, «deciden no subir salarios cuando quizás deberían hacerlo», remarcó.”

Podeis ver la notica completa en: http://www.abc.es/20080505/sociedad-sociedad/hacen-falta-telecos_200805050243.html

Durante los últimos veinte años los licenciados universitarios solo han logrado contratos basura con bajos salarios (funcionarios aparte). Ganaba más un peon de construcción que un informático. Incluso los mejor formados han tenido que marcharse fuera de España. En fin, sin extenderme mucho más, la conclusión es que en España los estudios, la formación y la Universidad no son, ni mucho menos, una via de ascenso social y económico. Frente a Estados Unidos u otros paises europeos, donde la formación si es valorada económica y socialmente, aquí no ha sido así en los últimos veinte años.

Por ello estoy completamente en desacuerdo con lo que ha afirmado una compañera en un post anterior: “La inteligencia sigue siendo un valor en alza en una sociedad tan competitiva como la nuestra”. Eso será en Estados Unidos y la Europa al norte de los Pirineos: aquí los grandes triunfadores son Pocholo, Ana Rosa Quintana, Belén Esteban, el Pocero de Seseña, Sandokán (el de Córdoba, real, no el novelesco de Borneo) y el Cachuli.

Por ello, esta película choca con la realidad española. En España a Ana le tocaría regresar a la casa paterna tras los años universitarios y volver a trabajar en la hamburguesería o en el taller de su hermana. Hasta los alumnos lo verían así si se trabaja con ellos la película.

Aspecto 4: Amor y chantaje emocional

Es interesante analizar también la relación existente entre Ana y su madre, “Dª Carmen”. La historia de Doña Carmen es una historia dura y triste. Es cierto que su actitud es egoista y muchas veces mezquina, pero tiene también facetas tremendamente sobrecogedoras por sus circunstancias y su generosidad. Como somos los seres humanos, Doña Carmen es compleja.

Es altruista porque ama a sus hijas y quiere lo mejor para ellas. Pero es estrecha de miras y machista porque piensa que lo mejor para ellas es lo que ella misma ha vivido: un buen matrimonio y un trabajo duro. Es también tremendamente egoista en su amor maternal: pretende tener siempre a sus hijas cerca de ella, aun a costa de que éstas pierdan un futuro mejor. Para ello no duda en usar, mezquinamente, el chantaje emocional. Pero tampoco podemos olvidar la parte altruista y sacrificada de Doña Carmen en esta historia: ha trabajado desde los 13 años, ha tenido que emigrar a EEUU desde su Mexico natal, abandonando a sus familiares y a todo aquello que conocía y, por último, ha dedicado su vida a sus hijas, especialmente Ana, que es su favorita a pesar de todos los reporches que le hace. Ellas son lo que da sentido a su existencia. Por eso su egoismo y su chantaje hipocondríaco son de un extremado egoismo, pero responden también a una mujer que trata de aferrarse a todo aquello que durante años ha dado sentido a su existencia y a todo el sacrificio que ha hecho.

Después está la relación de Ana y su hermana mayor, Estela. En ese tira y afloja que Ana establece con su madre, Estela acaba colocándose junto a su hermana porque sabe que, si no es así, acabrá igual que ella, condenada a la misma situación. Y Ana, al pasar por el taller de su hermana, aprende a reconocer y apreciar el trabajo y el sacrificio que Estela y su madre hacen.

Me ha gustado mucho esta película.

Andrés García Ruiz

administrador dijo...

Gracias, Andrés, por disfrutar de esta película y por compartir estas reflexiones tan detalladas y sustanciosas con el grupo.

Nos vemos en la próxima.

M.Carmen García dijo...

La película es una auténtica joya.
Aborda un montón de temas de actualidad relacionados con la educación:
- El modelo de belleza que se centra en lo físico más que en la totalidad de la persona.
- La inmigración presente en la sociedad actual ya a la vez excluida de ella.
- Las relaciones madre-hija tan difíciles y conflictivas en la adolescencia. La madre que siente que su hija tiene que continuar la tarea empezada por ella misma. La hija, que siente que ese mundo no es el suyo, que no le pertenece.
- La voluntad de superación de la hija, sus ganas de abrir el círculo familiar.
- La autoestima. El aceptarse tal y como es. El buscar sus cualidades.
- El paso hacia la vida adulta. Nadie, ni siquiera nuestros padres o profesores pueden elegir por nosotros. Cada uno tiene que dar el paso, elegir su propio camino, arriesgarse para crecer. (Envejecer el obligatorio, madurar es optativo)

A la familia le asusta enfrentarse a lo desconocido, que su hija de un paso que ninguno de ellos ha dado.
La madre no puede ver en su hija más que unos brazos jóvenes para trabajar.
El padre tiene una visión más abierta pero no quiere enfrentarse a su mujer, prefiere la comodidad de lo establecido.
El profesor sabe ver las cualidades de su alumna, se preocipa por ella, intenta ayudarla yendo incluso en más de una ocasión a su casa a hablar con su familia (¿Estamos nosotros como profesores dispuestos a dar ese paso?)
El novio ve más allá de los estereotipos: hispana, rellenita,...La acepta y le gusta tal como es.
El abuelo ve en la nieta a su tesoro.
Las mujeres de la película no paran de trabajar dentro y fuera de la casa. Hacen una piña entre ellas y se apoyan unas a las otras.

Me ha dado mucha pena que al final la madre no haya sido capaz de salir a despedir a su hija, aunque en el fondo lo estaba deseando, no ha querido dar su brazo a torcer.

La escena final en la que Ana camina con gran seguridad por las calles de Nueva York pone el broche de horo a una gran película.

Anónimo dijo...

Sin dudas el personaje que interpreta la chica es realmente admirable: no solo tiene que luchar por defender su derecho a estudiar lo que le guste, sino que además debe hacerlo contra su propia madre que se muestra como su principal enemiga en un ambiente hostil hacia las minorias.
Me encanta la gran personalidad de la chica, la claridad de ideas, la manera tan idonea de tratar a su madre, la forma tan honesta de llevar la relación con el chico, sin olvidarnos de la aceptación de su físico. Entiendo que la buena relación que tiene con su padre y su abuelo es la que le sirve de apoyo para haber alcanzado esa madurez tan poco corriente en esa edad;asi como la actitud del profesor de ingles y el compromiso de este hacia su trabajo.
Es un buena película que deberian ver en los institutos y finales de primaria,se podrian sacar muchas conclusiones interesantes.
Yolanda Carrasco.

hablador dijo...

PELICULA-6:
"LAS MUJERES DE VERDAD TIENEN CURVAS"

Una familia de inmigrantes en EE.UU. es algo normal y por ahí nada nuevo.
Confrontación entre dos culturas: Sí puede llamarse.
Si la chica protagonista (dieciocho año recién cumplidos) huviese estado en su pais natal, México, habría resultado más fácil para los padres convencerla para no estuduar en la universidad.
El ambiente de igualdad de oportunidades formativas para ambos sexos consiguió el objetivo a través del un Tutor de Bachillerato perseverante y comprometido con la orientación académica.
La lucha interna entre dos ideas: Una es dar gusto a su madre y la otra hacer lo que le recomienda el consejo orientador de su Instituto (es una ilusión para ella).
Durante la mayor parte de la película puede observarse como la egoista madre pretende educar a la chica al modo antiguo y para ello recurre a infinidad de estrategias a fin de provocar desanimarla: Insiste en el excesivo peso corporal y quiere evitarle ideas de éxito. Finge, la madre, embarazo para retener la hija y así asegurarse no perderla de su lado...
El ofrecimiento de participar -a la fuerza- en el negocio paterno ha sido recurso normal para los padres egoistas y puede que aún se esté produciendo en el mundo.
Cuando una alumna o alumno tiene perspectivas de triunfar en estudios posteriores, necesita el empuje familiar para salir del hogar. Pero es muy fuerte la renuencia que deben afrontar los padres posesivos. Ellos, sólo piensan en que pierden el afecto diario de su hijo/a y en los gastos correspondientes. Son estos quienes necesitan un tutor.
En el guión, el Tutor aparece como un ejemplo de profesional... ¡Al final cumple el objetivo!
Fdo./ Antonio Trenado Ojeda

Anónimo dijo...

Esta película me ha gustado mucho porque nos presenta la variante a las típicas películas de adolescentes preocupadas (o mejor dicho, obsesionadas) con su físico. En ésta, no: la protagonista está, como se suele decir "rellenita" y no le preocupa lo más mínimo, ni repercute en su autoestima negativamente. Al contrario, tiene una gran seguridad en sí misma, y "un par" para respaldar sus opiniones.
Tmabién podemos ver otras dificultades subyacentes a las económicas: nula concienciación por parte de su familia de la importancia de continuar los estudios, presión para que empiece a trabajar...
Mientras que los profesores del centro la intentan ayudar recomendándola para becas e intituciones educativas debido al gran potencial que ven en ella. Con lo que también podemos ver la dificultad que supone a veces ayudar a los alumnos si la familia no colabora.
En definitiva, una película interesante, especialmente para alumnos/as de secundaria que comienzan a decidir su futuro a la vez que constituyen el principal grupo de riesgo de enfermedades psicológicas como la anorexia o la bulimia (o sin ir tan lejos, por la característica importancia del físico que se da en estas edades).

Elena López Parejo

Anónimo dijo...

Relato sencillo y asequible de un conflicto generacional. Disputa de intereses, edulcorada por un sentimiento de sometimiento emocional. El tratamiento resulta cercano al espectador, sin alaracas ni grandilocuencias. Una buena película que no deja se ser un docudrama cotidiano.

Luis Alonso Rubio Muñoz

Anónimo dijo...

Una película que como he leido en algunos comentarios, podría ser trabajada con adolescentes,y que sin duda merece la pena ver.
Me ha gustado mucho como trata el tema de la autoestima y las dificultades e importancia que tiene el contexto en el que los alumnos crecen. La postura de la madre no ayuda a esta chica, que sin embargo se mantiene firme en sus principios, en sus ideas y en sus proyectos. Sin embargo, como he comentado con compañeros, me parece que la chica muestra una madurez poco habitual a su edad. Me quedo principalmente con la importancia de mejorar la autoestima en nuestros alumnos.
Un saludo.
María José Prudencio Pérez

Anónimo dijo...

Aunque ya había visto esta película, me ha gustado verla otra vez, darme cuenta de algunos pequeños detalles.
Los temas que más me han interesado de la película son el concepto de belleza (tanto de la madre como de la hija) y el afán de superación de Ana interrumpido por la sobreprotección de su madre.
En primer lugar, el concepto de belleza. Mientras que la hija entiende la belleza como sentirse bien consigo misma, la madre la entiende como tener unas determinadas medidas que se llevan, que le permita encontrar un novio y casarse; después puede estar gorda si quiere.
Luego está el continuo intento de Ana por superarse, por conseguir ser alguien en la vida, conseguir salir de la esclavitud en la que viven inmersos, aunque su familia casi no se dé cuenta. Y la madre de Ana que, aunque sabe que estudiar en esa universidad será muy bueno para su hija, intentará por todos los medios impedir que su hija se vaya. Para entenderlo yo creo que hay que ponerse en el lugar de las dos. Desde el punto de vista de la madre, que Ana se quede supone un sueldo más en la familia y, a la vez, una ayuda para su hermana (de Ana). Pero también supone que su hija se quede a su lado, no se vaya lejos. Desde el punto de vista de Ana, ella quiere viajar, conocer otros lugares, estudiar para poder salir de la condición en la que viven, y, desde luego, no se va a olvidar de su familia. ¿Cuál sería la opción correcta? Yo diría que depende de la personalidad de cada uno (la de Ana, por ejemplo, es tan fuerte que es capaz de irse a la Universidad a pesar de la oposición de su madre). Aún así, los padres deberían facilitar las cosas y no oponerse a la educación y autorrealización de sus hijos.

Sara Flores González

Anónimo dijo...

La película retrata, a mi entender, pefectamente las discrepancias generacionales que se dan en algunos ambientes familiares. Los mayores aferrándose a las costumbres y los hijos queriendo "despegar". ¡Cómo la vida misma!.
Me pareció muy interesante también el canto que se hace a aceptarse tal y como uno es, y luchar por tus metas en la vida.

Antonio Vivar Muñoz

Manuel dijo...

Las mujeres de verdad tienen curvas

Esta película me pareció la de mayor potencial didáctico de las del ciclo. Además es muy amena y estoy seguro de que conseguiría captar la atención de los alumnos de secundaria (algo que no sucede con todas las buenas películas).
Desde la materia de Ciencias Sociales múltiples me parecen los aspectos abordables, pero destacaría sobre todo la perspectiva que ofrece de la precariedad y dureza de las condiciones de vida de los inmigrantes. Debería hacer reflexionar a nuestros alumnos sobre este fenómeno en su entorno más inmediato; aunque no sea muy políticamente correcto decir esto, mi experiencia en Secundaria me demostró que una mayoría significativa de nuestros alumnos muestra una actitud intolerante, cuando no xenófoba y racista, hacia personas procedentes de otros lugares, apoyándose en estereotipos fáciles. Proyectada junto con “Las cartas de Alou” serviría para profundizar más en esta cuestión. Por otra parte la temática de los problemas de integración y diferencias culturales se tratan muy bien también en otra de las películas que vimos (“Oriente es Oriente”)
Un segundo aspecto interesante desde mi área sería cómo se refleja uno de los aspectos más perversos de la globalización: el bienestar de unos a costa de la explotación de otros, incluso dentro de un mismo país. Esto se refleja muy bien en el tema de trabajo de uno de los documentos complementarios, que recoge una frase de la película en la que Ana muestra su inconformismo: “Nos pagan a dieciocho y lo venden a sesenta”.
Otra cuestión que, como profesor de una sección bilingüe me resulta especialmente interesante es el de la comunicación entre los personajes, a veces en inglés, otras en español y, la mayoría de las veces, en spanglish. Una cuestión muy interesante para que los alumnos comprendan la importancia de los idiomas y el diferente planteamiento que se hace en cada lugar.
Obviamente hay otras cuestiones muy interesantes que no quisiere dejar fuera del comentario por su trascendencia educativa: la plasmación de dos modelos de mujer opuestos (Ana frente a su madre), la seguridad y fuerza de Ana ante su futuro –curioso contraste con la falta de iniciativa y apatía de demasiados alumnos- o la sexualidad.
Me dejo en el tintero muchas otras cosas recogidas en algunas de las entradas del blog, pero me parece una película especialmente idónea para trabajarla en 3º o 4º de la ESO.
Saludos: Manuel Pimienta Muñiz

Anónimo dijo...

me ha gustado mucho la pelicula.

en ella se tratan dos temas principales muy cercanos a mi, el primero el fisico, que para su madre es tan importante, el hecho de estar gordo y que se lo recuerda constantemente, y el otro es el tema de estudiar, es un tema muy complejo y que muchas veces se da en la vida cotidiana donde ni;os con capacidades para estudiar no siguen porque los padres consideran mas importante el trabajo, creo que la pelicula es muy buena, ha sido una de las que mas me ha gustado. solo me gustaria resaltar que ojala todos fueramos como ANA, luchadores, ella lucha por lo que quiere y al final lo consigue.

JOSE CAYETANO DEL HOYO MOLINA

Anónimo dijo...

Esta película gusta mucho a los alumnos de ESO, igual que la de Quiero ser como Beckham.
En todas las películas que hemos visto en el curso hasta ahora la figura de la madre ha sido muy importante. Hemos visto madres permisivas como la de El milagro de Ana Sullivan o Thirteen;o que ya no son madres como la de Hoy empieza todo. Y en el lado opuesto, la madre de la protagonista de Las mujeres de verdad tienen curvas, que pretende controlar al máximo la vida de su hija y que sea una réplica exacta de ella. Sin embargo, en Pequeña Miss Sunshine o en Oriente es Oriente, son madres preocupadas por sus hijos, a los que intentan proteger, pero también respetan su individualidad. Al menos en las películas, los hijos de este último tipo de madres son los más felices.
Isabel Miguel Pérez

Anónimo dijo...

Me ha encantado ésta pelicula.se disfruta mucho con ella.He salido emocionada.
Me vino a la cabeza sin quererlo, una canción de nuestra extremaña Bebe "ELLA", que siempre se significa con las mujeres y que compuso una canción el la que se tratan temas de la película:
...Hoy vas a sé la mujé
que te de la gana de sé...
Es injusto que alguien tenga que continuar con las ideas tradicionales de los padres sin dejar opción a que cada persona se realice o se signifique.

Un saludo.
Mª del Rosario Marqués Muñoz.

Anónimo dijo...

Magnífica película para ser proyectada en el aula en clase de ética o en tutoría. En ella podemos observar la confrontación entre las aspiraciones personales de una adolescente y la oposición de la familia en base a sus tradiciones, todo en el marco de la inmigración. De este último aspecto podemos sacar otro tema, el de la difícil integración de las comunidades de inmigrantes en su lugar de origen, debiendo salvar el idioma como primera barrera.
Cabe destacar los distintos papeles de la película; la madre conservadora, el padre que duda, la hermana con aspecto triunfante dentro de la explotación que sufre,etc.

José Luis Galeano Martínez

Anónimo dijo...

Tengo que decir que junto a la de Pequeña Miss Sunshine esta es la película que más me ha gustado del curso. Sobre todo porque creo que transmite valores, sobre todo para nuestras alumnas, que les pueden ayudar a salir de ese estado de aturdimiento que a veces observamos en ellas. Me ha gustado la determinación de la protagonista, que no acepta los roles que le marca su madre, y el papel del padre, que a pesar de todo es menos machista que la madre, aunque parezca increible. Sin duda la nota de humor la pone esta.
Es una película muy idónea para nuestras tutorías.
Un saludo a todos.
Isabel Venegas Torvisco.
I.E.S. San Roque

Anónimo dijo...

Las mujeres de verdad tienen curvas, es una película con una visión totalmente femenina, pero refleja como entre las mujeres existen posiciones muy diferentes frente al papel que deben desempeñar en la sociedad.
Ana, la protagonista, pertenece a una familia de inmigrantes mejicanos, en su familia su madre le trasminte la idea de que debe adelgazar, dejar sus estudios y trabajar en el taller de su hermana para ganarse la vida y conseguir casarse lo antes posible. También da mucha importancia a que Ana agrade a los demás y no abandone a su familia, la chantajea diciendo que si va a la universidad abandonará a su abuelo, trasmitiendo así la idea de que es más importante complacer a los demás que la realización personal de uno mismo.
Sin embargo, Ana ha asistido al instituto y alli ha aprendido lo importante que es tener una buena formación para conseguir un puesto de trabajo en le que se sienta más realizad. Tambien ha aprendido que lo importante no es gustar a los demaś, sino que debe aceptarse y quererse a sí misma y da prioridad a cultivar el aspecto intelectual, antes que cultivar su cuerpo.
Así, Ana y su madre, con una visión totalmente opuesta de la vida chocan constantemente, y en este conflicot se observa también la visión de otras mujeres,la hermana de Ana, las chicas del taller, que a medida que avanza la película van asimilando algunas de las ideas de Ana, esto se manifiesta en una de las escenas más divertidas en la que todas se desnudan en le taller de costura y aceptan y se rien de sus propios cuerpos, pero el cambio es más profundo, tambien han cambiado, aunque sea un poquito, su percepción del mundo y del papel que desempeñan en el como mujeres.
La película termina cuando Ana consigue ir a la universidad, la visión de Ana vence a la postura sumisa de su madre.
Inmaculada Casimiro Manzano

Anónimo dijo...

LAS MUJERES DE VERDAD TIENEN CURVAS (Marisa Gil Burdallo)

Con un aire tragicómico, la película aborda una serie de temas profundos y cotidianos, como los problemas de integración de los inmigrantes, las limitaciones impuestas por la sociedad y la familia a una adolescente, los conflictos por su imagen personal (gordita, peor vista por su madre que por ella misma) o la iniciación a la vida sexual.

El personaje de Ana guarda similitudes evidentes con Jesminder, la protagonista de la también muy recomendable “Quiero ser como Beckham”, unos prototipos muy aprovechables para los alumnos de Secundarias frente a la pléyade de “triunfitos” y “supermodelos” que nos acosan.

Interesante también el papel del profesor, empeñado más allá de los límites de su trabajo en ayudar a Ana, aunque choque con la hostilidad de la madre.

En definitiva, una película muy emotiva e idónea para proyectarla a los alumnos de Secundaria.

Anónimo dijo...

Aunque, con retraso, coincido con la mayor parte de las aportaciones reflejadas. Se trata de una gran película que se agradece que sea en versión original. La doblada es bastante más artificial. Junto con pequeña Miss sunshine, es la mejor película de las proyectadas. Al menos, desde mi punto de vista. Nos presenta un montón de posibles actividades para poder trabajar en el aula:
-La dureza de la vida de los inmigrantes.
-La explotación de las personas.
-El despertar de la sexualidad.
-El concepto de belleza, la autoestima.
-El egoismo de los progenitores.
Muchos y buenos motivos para trabajar con adolescentes.
Fdo: Francisco Javier García Carrero.

Anónimo dijo...

Marginación, explotación, primeras experiencias sexuales, egoismo... toda una mezcla de elementos confluyen en el entorno de la protagonista quien, a pesar de ese ambiente hostil que la rodea, lucha denodadamente por salir del mundo que le ahoga y pelea por el sueño de conseguir una vida mejor.
La relación con su madre es asfixiante: sufre continuamente la crítica por su aspecto físico y a la vez ignora la constante presión de su progenitora por reclamar su atención (inventa hasta un embarazo) para que siempre siga sometida a la familia. El carácter extraordinariamente maduro de Estela hará que rechace todo eso y finalmente y con la ayuda del elemento masculino (cosa irónica), lucha por perseguir y conseguir su ansiado sueño. Genial.
María Jesús Sánchez Carrero.

Anónimo dijo...

Muy buena la película para tratarla en clase. Me ha gustado mucho el humor y los valores que transmitía, sobre todo el del esfuerzo, que tan perdido tenemos hoy en las aulas! Muy sano el acercamiento que se hace al tema de la autoestima y la autoimagen. Muy recomendable para la clase.

Victoria Cobo

Anónimo dijo...

Las mujeres de verdad...

¿Cuántas mujeres de verdad hay en la película?

Todas. Cada una a su manera.

Ya había visto antes la película, pero me resultó muy divertido poderla disfrutar en versión original esta vez.La mezcla de español e inglés hace algunas situaciones más cómicas si cabe de lo que son.

Todos los modelos de mujer que aparecen merecen respeto: la madre es todo un personaje. Luchadora de su época y triunfadora a su manera (con trabajo, familia y "buen tipo")sólo desea perpetuar su modelo para sus hijas, sin darse cuenta de que ellas tienen otras posibilidades mejores para vivir.

Se resiste a que experimenten, a que prosperen. Ella se ha pasado toda la vida trabajando para poder disfrutar su jubilación a costa de sus hijas, pero ve que esto no es lo que ellas desean.

Casi lo consigue con la mayor, pero ésta ha quedado atrapada entre dos mundos. Tiene trabajo pero ninguna posibilidad de matrimonio. No tiene tiempo. Demasiadas responsabilidades.

Ana, sin embargo, puede escapar(tiene ganas, fuerza y talento) gracias a la ayuda de los hombres de la película: por un lado el profesor que tanto lucha por ello , por otro su padre, sin el cual no hubiera podido irse y también el abuelo, que le sirve de coartada en las escapadas con su novio.También gracias a un hombre, su novio, el tema del aspecto físico por el que tanto es censurada por su madre, queda anulado.

Ana es sensata y generosa en todo lo que hace, ayudando a su hermana en el taller, intentando mejorar sus condiciones de trabajo frente a su jefa, ayudando en casa, escuchando a su madre, mediando con su padre para conseguir el préstamo para su hermana, tomando precauciones en sus relaciones sexuales...

Es una buena película para utilizar en las tutorías. Será interesante escuchar lo que los alumnos tienen que decir de todo esto, porque al fin y al cabo, ellos son los que deben hacer la reflexión.Otra buena elección.
Un saludo.

Mª Jesús Núñez

Anónimo dijo...

Me encantó la película. En cuanto tenga oportunidad me gustaría ponersela a los alumnos ,para despues debatir sobre los diferentes temas que sugiere.
Me parece exagerada la `postura que adopta la madre,de puro egoismo,cuesta creer que no vea la valía de la chica y que no quiera para su hija algo mejor que lo que tiene ella.Resulta chocante que sea el padre,el que al final muestre mas apoyo a Ana
Pepa Moreno Bayort

Anónimo dijo...

La película nos muestra el duro camino que muchas mujeres han tenido y tienen que sufrir para conseguir su superación y liberación, en un entorno machista, donde aveces las madres, son las principales responsables en perpetuar.
Muy adecuada para debatir con adolescentes donde se muestra una chica inteligente,madura y que tiene que vencer grandes obstáculos para alcanzar su sueño, que es ir a la Universidad.
Me gusta también el papel de la hermana. Esa mujer sumisa y que a lo largo de la película,y al tiempo que su hermana, vamos descubriendo su gran valía.
Ana Andaluz Carmona

Maribel dijo...

La había visto antes y me había gustado. No estoy de acuerdo con el comentario de que sólo damos importancia a la inteligencia. En esta peli, como en Oriente es Oriente se vive la confrontación de tradición y los pr qués en busca de justicia, creo que en todo caso aquí se aplaude la iniciativa, el hacia adelante, frente a la aceptación sin preguntas. Lo divergente es creativo.
Tal vez veamos algo negativo pq los personajes hija mdre puedan parecernos planos, pero en realidad hay muchas familias que se encuentran así

Maribel dijo...

Perdón, el último comentario era de Maribel Apostua

¿Dónde estamos?


Ver CPR de Badajoz en un mapa más grande